17 de marzo de 2009

Luz verde al C-Bus en la Ronda de Outeiro próximamente.

Aunque todavía está en el aire la decisión final, el informe que ha recogido la Concejalía de Tráfico se posiciona a favor de la instalación de un nuevo tramo del carril bus en la ronda de Outeiro.

Dicho tramo estaría comprendido entre la estación de autobuses y el barrio de Los Rosales.

El concejal de Tráfico, el socialista Florencio Cardador, condiciona la creación de esta nueva fase de la polémica infraestructura a la eliminación de varios giros a la izquierda y a la desaparición de numerosas plazas de aparcamiento. Sin embargo, las obras que se llevarán a cabo próximamente en el cruce de la ronda de Outeiro con la avenida de Arteixo podrían retrasar la instalación del carril bus por tiempo indeterminado.

La infraestructura municipal más polémica de los últimos tiempos, el carril bus, continuará su expansión recorriendo una de las principales vías de la ciudad, la de la ronda de Outeiro. Por lo menos, en lo que respecta a la Concejalía de Tráfico, cuyo informe da el visto bueno a su instalación en un tramo que comprendería desde la estación de autobuses hasta el barrio de Los Rosales. Es decir, la mayor parte de la vía que va a morir a A Gaiteira.

“Creemos que sería positivo -reconoció el edil de Tráfico, Florencio Cardador- a raíz de este informe”. El documento en cuestión, que ha sido elaborado por una empresa especializada, todavía no ha sido llevado a debate por el gobierno municipal, pero ya se sabe que se deben cumplir tres condiciones para que una de las vías más anchas de la ciudad cuente con carril bus.

  1. “La primera de las condiciones es que habría que eliminar varios giros a la izquierda”, señala el edil. Aparte de la confusión inicial que causaría en los conductores, los técnicos ya han estudiado cómo y a dónde desviar la circulación, así que no debería provocar más trastorno. “Eso ya lo tenemos estudiado”, insiste Cardador.

  2. La segunda condición es siempre la que crea más disgusto entre los conductores: la eliminación de plazas de aparcamiento. La ronda de Outeiro es una de las vías más anchas que atraviesan el mapa urbano coruñés, y llega a tener tres carriles de ancho en ambos sentidos pero, para minimizar el espacio que restará al tráfico de vehículos privados la instalación del carril bus, será necesario eliminar la única zona en la que se puede estacionar actualmente en el margen derecho.

  3. Sin embargo, y una vez se cumplan estas dos condiciones, todavía quedará pendiente una tercera que no es responsabilidad del Ayuntamiento: la instalación de una recogida de pluviales en el cruce de la ronda de Outeiro con la avenida de Arteixo, una obra que puede convertirse en una verdadera pesadilla a ojos de los responsables municipales. “Nos perjudica muchísimo”, reconoce Cardador. La instalación de una canalización para la recogida de pluviales que prestara servicio a las nuevas viviendas de O Vioño llevaría necesariamente a alterar la circulación en dicho cruce, que ya de por sí no resulta fácil de gestionar. “Es el más complicado y de más peligrosidad de toda A Coruña”, recuerda el concejal socialista.

    Desde el Ayuntamiento ya están tratando de que se tomen medidas para paliar los efectos de dicha obra en el tráfico, alterando el trazado de la canalización, pero todavía está en fase de estudios: es necesario saber si el suelo lo permitiría o si hay, como temen algunos técnicos, demasiada roca debajo del asfalto.
En cualquier caso, la aprobación definitiva del proyecto es una decisión que compete al gobierno municipal y especialmente a la concejala de Transportes, Yoya Neira, tal y como recalcó su homólogo de Tráfico. Neira ocupa su actual cargo desde hace poco, tras la retirada de su predecesor, José Nogueira, pero ya adelantó en su toma de posesión del pasado mes de febrero que está a favor de seguir implantando el carril bus en la geografía urbana coruñesa.

Fuente: El Ideal Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: