31 de marzo de 2008

Se retrasa el Carril Bus. Esperadlo para mayo.

Se anunciaba para marzo, luego, para el mes de abril y, finalmente, habrá que esperar hasta el mes de mayo para que el carril bus funcione. El vial es una de las últimas novedades en movilidad que, junto con la supresión de los tornos, afectan al servicio del transporte urbano.

El concejal de Tráfico, Florencio Cardador, confirmó la semana pasada que el carril bus no estará listo hasta, como muy pronto, la últimas semana de abril, aunque lo más probable es que su puesta en marcha no se produzca hasta la siguiente, la primera de mayo.

Aunque la competencia del nuevo servicio depende del departamento de Transportes, que dirige el edil José Nogueira, el área de Cardador se está encargando de todo lo referente a la señalización, el pintado y, también, de la consecuente reorganización del tráfico que conllevará el nuevo vial.

Según explicó Florencio Cardador, el retraso que marca la puesta en funcionamiento del primer carril bus en la ciudad se debe a “un problema presupuestario”, que ya se ha resuelto de “manera satisfactoria”. Por lo que al carril bus apenas le quedan escollos para instalarse en las calles coruñesas, concretamente entre dos barrios, el Ensanche y Monte Alto, una ruta muy concurrida por lo usuarios de este transporte público urbano y que se materializarán entre las paradas de Federico Tapia y Orillamar.

El principal inconveniente para aquellos residentes en las calles por las que transcurrirá la vía para el uso del transporte público está relacionado con los problemas de tráfico y, también, con el aparcamiento, su carencia es uno de los principales problema de los barrios de la ciudad, entre los que se encuentran, precisamente, los que darán cabida al carril bus como son el Ensanche, Pescadería y Monte Alto. Las quejas están fundadas y prevén traer cola en el futuro. No en vano, está previsto que se eliminen hasta 150 plazas en las calles más céntricas.

Sin embargo, desde la Compañía de Tranvías, su gerente, José Prada, señala que los beneficios que traerá el carril tanto para buses como para el servicio de taxis compensarán todos los inconvenientes. Uno de ellos es que los pasajeros verán disminuido notablemente el tiempo de su viaje, lo que podría atraer la llegada de más usuarios y en consecuencia la disminución del tráfico rodado en la urbe. A este respecto, José Prada explica que “en ese eje se mueven 35.000 usuarios que ahorrarán cinco o diez minutos de tiempo en sus trayectos”.

De igual forma, Prada indica que “la última gran ventaja” del carril bus no será ganar minutos, “sino ganar seguridad y fiabilidad en el transporte público”.

El gerente insiste en la necesidad de fomentar el uso del transporte colectivo, el cual debe ser, para Prada, minimizado. “Ahora se está dando un abuso del coche particular”, explica, a la vez que señala que “hay que ponerle coto a esta opción”.

Asimismo, este responsable coruñés de Tranvías se muestra convencido de que, a pesar de la negativa inicial que suele darse entre la sociedad ante lo desconocido, los conductores se acostumbrarán rápidamente a la nueva organización circulatoria.

“Es probable que los primeros días se genere algún inconveniente, pero serán anecdóticos”, señala.

Prada es del todo optimista y concluye asegurando que el carril bus, pionero en A Coruña, supondrá un “éxito para la compañía operadora, pero sobre todo para los usuarios”.

Fuente: El Ideal Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: