19 de julio de 2009

El Tranvía, obstaculizado. ¡Cómo no! Es el pan de cada día... Y se quejan al conductor!!?

Nos remiten imágenes de un caso más (como es habitual) de mal estacionamiento en el entorno de las vías del Tranvía Turístico. ¿Qué es lo que falla? ¿Hasta dónde llega el umbral del entendimiento humano? Sinceramente, lo ignoramos.

El caso, según parece que ha ocurrido: Despues de ver la Torre de Hércules, nuestros visitantes iban camino de la parada del Tranvía, con el riesgo de perderlo, pues estaban a unos50 metros cuando este les rebasó.


Paró a la altura del poste de la parada del bus y se bajó parte del pasaje. Pensaron que se podía subir ahí y le preguntaron al conductor. Pero este les respondió que la parada estaba más adelante, pero que no podía seguir. Había un coche mal aparcado que tendrían que esperar.


Efectivamente, como vemos, el coche sobrepasa las marcas que delimitan el carril de circulación y obstruye el paso del Tranvía.


Y lo que es peor, está montado en la acera! Si nos permitís opinar, hay que ser bien cazurro y corto de mentalidad. Si lo montas en la acera, ser humano por debajo de lo permitido, móntalo un metro más adelante y así no estorbas.



Claro, el conductor parece que calculaba si pasaría o no, pero con buen criterio aplicó los tres pasos de rigor: Bocina tocada al estilo "doble fila", llamada a la central para que enviasen al 092 y luego paciencia.


¿Qué haríais vosotros? (...) No, si ya sabemos que no aparcaríais así; nos referimos a qué haríais si fuéseis el conductor. Lo que sí hicieron nuestros visitantes fue irse al Roma, que está al lado, a tomarse un refrigerio. Y según nos cuentan, cuando salieron la situación estaba casi igual que cuando entraron! Calculadles unos 15 minutos...


Pero llegó el 092 y con ellos la grua. Y como veis, detrás del primer tranvía se amontonó el siguiente. Teniendo en cuenta que circulaban cuatro, menos mal que no se juntaron todos... Podrían engarcharlos y hacer el "transcantábrico" en versión coruñesa...


Ver para creer! Pero eso no es todo. Parece ser que a través del transmisor del conductor, otro tranvía le alertaba de que se iba a encontrar coches aparcados en la vía principal de acceso a las cocheras donde se guardan estos vehículos. Increible. La grua hace en estos días de verano y aglomeraciones su agosto particular. Pero es que en el caso del Tranvía, lo vemos bárbaro.

Pues nada, para este tipo de espabilados solidarios consigo mismo, informarles que las líneas que les pueden acercar al depósito de la grua, allí al lado de Pocomaco, son la 21, 23 y 23-A. Y les cuesta el billete 1,06 €. Algo menos que la broma por aparcar mal.

Y volvemos a sorprendernos (es un decir...) con la gente, aparentemente normal: ¿Cómo se concibe que los que estaban esperando por el Tranvía le "recriminen" el retraso al conductor, aunque sea en "tonito no agresivo"?
-Señora, protéstele al del coche; al del coche... que yo no tengo la culpa.
Faltaría...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: