8 de enero de 2009

Respuesta de Tranvías al Barrio del Ventorrillo.

A cuento de la nota que hace pocos días se le remitía a la Compañía de Tranvías, y de cuyo apunte dimos cuenta ayer, con origen en el blog del Barrio del ventorrillo, nos alertan los compañeros del Blog del barrio que ya hay respuesta.

Reproducimos el texto íntegro -es un poco extenso, lo sentimos- y aprovechamos para sugerir a los responsables de la Compañía lo siguiente: Si incluyesen en la información que no facilitan a los usuarios detalles acerca de estas -y otras- actuaciones puntuales, tan sencillas de explicar, y de entender, y facilitasen la comprensión al usuario de que es una manera de agilizar e intentar mejorar el servicio, como parece querer convencernos el autor de la carta, no se tendrían que dar estas aclaraciones epistolares pseudopintorescas, ya que el usuario sabría de antemano cómo es el proceso y la razón por la cual se hace. No habría quejas y por tanto no habría estos micro cabreos.
A ello...

"La queja en cuestión fue remitida por un vecino anteayer día 5 al blog, y hoy día 7 la Compañía de Tranvías ha contestado.
Buenas tardes:

¿Qué ha pasado esta mañana (del 5 de enero) con la línea 7? En realidad no ha sido sólo por la mañana, ni siquiera por la mañana se produjeron más problemas que el resto del día.

Recordemos que la víspera de Reyes, por la tarde, nos visitan todos los años Sus Majestades los Reyes Magos que, con su séquito, bloquean toda o una buena parte de la ciudad, pero antes, por la mañana los "ayudantes" de los Reyes Magos realizan sus tareas de busqueda de regalos para que los niños (y los que ya no somos tan niños) nos despertemos al día siguiente con la esperanza de que estos insignes visitantes se hayan acordado de lo buenos que hemos sido durante todo el año.

Este problema es habitual en la época de Navidad, muy en particular la víspera de Reyes: mucho tráfico y muy lento, aparcamientos en doble fila que lo dificultan todavía más, ... Y nosotros, que circulamos por las mismas vías que el resto del tráfico, sufrimos los mismos problemas que los demás usuarios que se desesperan a bordo de sus vehículos, con la única, aunque fundamental, diferencia de que nosotros transportamos a un buen número de usuarios a los que les incomoda la lentitud del servicio mientras circulan en el autobús y cuyo enfado es todavía mayor cuando esperan en las paradas por un autobús que no aparece a la hora convenida.

En estas circunstancias se producen situaciones como la descrita por nuestro usuario, situaciones que lamentamos ya que nada nos gustaría más que realizar un servicio puntual y sin incidencias; situaciones que sufren nuestros conductores y que, por supuesto, son los primeros en lamentar, primero porque a todos nos gusta realizar eficazmente nuestro trabajo y, en segundo lugar, porque él (el conductor) es el primero en recibir las reclamaciones de los usuarios, que le reprochan el retraso del servicio, un retraso del que no es responsable.

En cuanto al cambio de usuarios de un autobús a otro y con el fin de aclarar el motivo por el que se toma tal decisión, voy a tratar de exponerlo de la forma más clara posible:

En cualquier ciudad del mundo en la que exista transporte urbano de viajeros en autobús y superficie, cuando dos autobuses llegan juntos a una parada, al menos uno de ellos va retrasado; si optamos porque sigan circulando juntos, el retraso se mantendrá y la frecuencia no se cumplirá. En tales circunstancias se suelen pasar los usuarios del autobús que va retrasado al otro autobús, de forma que aquel realice un "corte", es decir un desvío de su itinerario habitual sin viajeros y sin tomar nuevos usuarios, hasta incorporarse a su línea en un lugar en el que se haya "puesto en hora". A partir de dicho lugar se prosigue el servicio normalmente, los usuarios del itinerario no realizado los recogerá el otro autobús con el inconveniente del ligero retraso que habrán observado en esa línea pero con el servicio ya regularizado.

Sin embargo, en situaciones especiales: Navidad, Fiestas de Agosto, Feria Medieval, Carnaval y sus carrozas, etc., el problema no se resuelve de una forma tan sencilla como la descrita, de hecho nuestro usuario ha sido testigo y ha padecido la situación de tres autobuses que se juntan, de los cuales el último de ellos (356) es precisamente el que va en su hora y que se encuentra con el problema en la parada del Mercado de Hércules:
  • Llega a la parada y se encuentra con otro autobús de la misma línera 7 y unos usuarios enfadados por el retraso de la línea;
  • se pone de acuerdo con el otro conductor para tratar de reducir las consecuencias del retraso.
  • Finalmente recoge a los usuarios que esperaban en la parada y a los que venían en el otro autobús (alguno de los cuales había cambiado de autobús previamente), con el fin de que el autobús retrasado se ponga en hora según el procedimiento descrito anteriormente.
Entretanto, mientras realizaban esta maniobra, una usuaria increpaba al conductor por el retraso, contestando éste que no es culpa suya que los autobuses se hayan juntado y que no puede hacer otra cosa; me comenta dicho conductor que, seguramente, su error sea gesticular tanto, "hablar tanto con los brazos" fueron sus palabras exactas, algo que efectivamente es cierto, abusa del lenguaje corporal. Me comenta, sin embargo, que, aparte del enfado de la usuaria, algo perfectamente comprensible, y su contestación más o menos afortunada, no se produjo una situación especialmente tensa ni cree que haya actuado de forma incorrecta con los usuarios.

En cualquier caso, el retraso a que se refiere nuestro usuario no es tan escandaloso, téngase en cuenta que se subió en Rodrigo A. de Santiago a las 13:23, deconozco la hora a la que se se subió al autobús en sentido contrario ya que no aporta fotocopia del billete, pero manifiesta haber llegado a su destino en Monasterio de Bergondo a las 14:45. Téngase en cuenta que el viaje completo de la línea 7 es de 65 minutos. Hagan cuentas y verán que, tratándose de un viaje realizado el 5 de enero en hora punta y con las especiales circunstancias de tráfico que concurren en dicho día, el retraso no es tan importante.

Reciban un cordial saludo nuestro usuario, los administradores, colaboradores y lectores de esta WEB a todos los cuales les deseo un feliz año 2009.

Manuel Freire

Dicho está.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: