25 de junio de 2013

Sobre la tarifa plana mensual, el abono familiar de bus y demás, nada hasta el Plan de Movilidad (...).

 Febrero de 2011:
"Lo abordaremos después de acometer la retirada del carril bus y de poner en marcha las vías preferentes"
Esto era lo que manifestaba el alcalde, Carlos Negreira, sobre la aplicación de una tarifa plana para los viajes en los autobuses urbanos, una de sus principales promesas electorales en el campo de la movilidad.

 Junio de 2013:

El Ejecutivo local aplaza el cumplimiento de cualquier compromiso en materia de circulación y 'parkings' al diseño del nuevo Plan de Movilidad Urbano Sostenible (PMUS).

Todo la esperanza está puesta en él. Cuando el Ejecutivo municipal es inquerido sobre las futuras decisiones de movilidad y los problemas de circulación de la ciudad remite a este documento, que sustituye uno encargado por el Gobierno anterior, que no quiso poner en marcha y volvió a licitar por medio millón de euros.

¿Qué ha de salir de ahí? Pues de ahí tiene que salir...
  • ... la peatonalización de la Ciudad Vieja,
  • ... la culminación de la Vía Prioritaria Vigilada, actualmente sin cámaras en algunos de sus tramos desde su inauguración,
  • ... la búsqueda de nuevos aparcamientos
  • ... o el diseño de la futura intermodalidad entre el tren, la alta velocidad, el autobús, la bicicleta y todo cuando medio de transporte quieran usar los coruñeses.

En todo caso, hay más promesas que quedan en el tintero y que dependen, además de ese plan de movilidad, de la relación con la Compañía de Tranvías y la concesión con la empresa, que expira todavía en 2023, que el Ejecutivo ha renunciado a revisar a cambio de sentarse a "negociar una serie de mejoras".

Así tendrá que hacerlo para poder cumplir
con uno de sus compromisos estrellas
durante la campaña de mayo de 2011:

 la tarifa plana mensual  y  el bono familiar  que el Partido Popular avanzó que iba a implantar en el caso de salir elegido con mayoría suficiente para gobernar en el Concello coruñés.


Se ve que hay otras materias que solicitan en mayor medida la atención y los recursos del concello, cosa que podríamos comprender... Pero hay otras claves que en el artículo de La Opinión salen a relucir para refrescarnos la memoria a los usuarios del bus en Coruña:
  • El billete del bus ha aumentado, aunque el Ejecutivo defiende que "por debajo de lo que marca el convenio firmado con la Compañía de Tranvías".

  • Tampoco hay, como garantizaron, una disminución en los tiempos de espera de los transbordos.
  • Y la supresión del carril bus ha aumentado las frecuencias en las líneas afectadas, especialmente en la 4.

  • La disminución de pasajeros del bus urbano, también influida por la situación de crisis y el aumento del desempleo, ha crecido.

  • El Ejecutivo tampoco se ha puesto a modificar o aumentar las líneas de los autobuses, cambios que a sus antecesores le costaron bastantes disgustos en forma de contestación vecinal.

  • En el programa electoral para varios barrios, el PP programaba una nueva línea de autobús, que uniría Os Rosales y la Universidad, que transcurriría por la ronda de Outeiro para conectar los polígonos de Pocomaco (sobre el cual versará un próximo post), A Grela y el Campus Universitario.

  • Garantizó además que se mejoraría la frecuencia de la línea 20 (hospitales) y de las líneas 23 y 23-A (Mesoiro y Feáns, y Urbanización Breogán)...

  • ... además de poner marquesinas con información digital en tiempo real (las dos que había fueron desconectadas).

Así también podríamos ganar nosotros las elecciones, prometiendo todo aquello que los ciudadanos quieren oir. Bueno, en realidad, esto funciona así, con lo cual no podemos criticar nada. Es el juego de cada cuatro años. En los próximos comicios, el juego se repetirá y así hasta la extenuación y el aburrimiento. Luego, la desazón por comprobar que los compromisos son vapor de agua hacen de la indignación y el desencanto, por confiar en balde, un estado de ánimo.

Por cierto, algo que recomendamos que se tomen los partidos como promesa electoral..., o mejor: simplemente como "promesa":
  • La sustitución de las pésimas y defectuosas -en general- Tarjetas Millennium. Es escandaloso que en un solo viaje, el hecho de tener que esperar una cola de usuarios, cuyas tarjetas van fallando en un porcentaje mayor que el 50% retrasan munitos a cada "x" paradas, repercutiendo en el tiempo total del viaje. Comprobadlo por vosotros mismos, por favor. Aparte, las molestias que conlleva para los usuarios en cuanto a recarga (más que comentadas por aquí) y sustitución por "fallo" en las dependencias correspondientes...

  • Y otro tema, la total accesibilidad de las paradas, de modo que impidan toda posibilidad de parada o estacionamiento de vehículos que obstaculicen el subir y bajar del bus por cualquier usuario. Hay que destacar que se va actuando -pero lentamente- en este sentido, si bien es un proceso que nos alegraría que se acelerase en la medida de lo posible.

Fuente: La Opinión de A Coruña 
Gráfico: Blog Busurbano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: