30 de agosto de 2011

Demandas de horarios más amplios en los veranos coruñeses (para los buses urbanos).

El artículo es de El Ideal Gallego y las imágenes del Blog Busurbano:

El verano es una época en la que el transporte público tiene que hacer frente a una curiosa paradoja: la reducción en el número de sus pasajeros es evidente, pero al mismo tiempo existe una demanda en alza para que se amplíe el horario de servicio.


La causa es la gran cantidad de actividades lúdicas que tienen lugar en la zona centro
, en lugares como la plaza de María Pita o Méndez Núñez, y que suelen prolongarse hasta pasada la medianoche, momento en el que los buses entran en cocheras. Los propios choferes son, como es habitual, los primeros en recibir las críticas de sus usuarios, que en su mayor parte son gente mayor.

Actualmente, el único bus de horario nocturno es el llamado búho, que sólo funciona los fines de semana [y vísperas de festivos]. El problema es que con el verano aumenta el número de noches festivas para la mayor parte de la gente, incluido el público adulto, que es el que más solicita este servicio. Sin embargo, es poco probable que la Concejalía de Transportes adopte una decisión al respecto, habida cuenta de que la temporada vacacional ha entrado en su recta final y que las estadísticas siguen mostrando una tendencia reducida en el número de viajeros, incluido el horario nocturno. “A partir de las nueve y media de la noche, los autobuses van casi vacíos”, señala Antonio Puñal, presidente del comité de empresa de Tranvías, que pone en duda la necesidad que manifiestan los usuarios.

Tampoco el nivel de ocupación del búho justifica que se mantenga en servicio, sino que se tienen en cuenta otros factores, como el posible efecto disuasorio y también que permite ofrecer una alternativa a la gente para que no se decida a coger el volante si no está en condiciones.

El descenso veraniego puede rondar el 30%, dependiendo de la línea; de ahí que la compañía de Tranvías haya retirado los transportes articulados de las líneas que menos viajeros reciben. El descenso de la demanda es un resultado lógico de la falta de actividad veraniega, porque los buses ya no transportan a los estudiantes ni a los trabajadores hasta sus lugares de empleo. Sin embargo, la saturación puntual de algún bus ya levantó protestas entre los viajeros, como es el caso de la línea 14. Según estas protestas, los buses de esta ruta viajan al máximo de su capacidad desde que Tranvías retiró los buses articulados, aunque los mismos conductores aseguran que se trata de un fenómeno muy puntual.

Otro asunto bien distinto es el de la línea 12 (que recorre la ciudad desde Emilio González López -Los Rosales- hasta la Residencia de As Xubias) desde que se modificó su recorrido, en noviembre de 2009, hace ahora un año y medio. La razón es que antes pasaba por la estación de autobuses y los usuarios que descendían del bus en esa parada se han visto obligados a optar por la línea 14, que ha visto aumentar sensiblemente el número de viajeros al convertirse en la alternativa hacia la estación de autobuses. De ahí que casi todos los transportes de la línea 14 sean articulados, para poder hacer frente a la demanda de los pasajeros.

De hecho la línea 14 es la única, junto con la 11 y la 1-A, en la que todos los coches son articulados. Entre las tres se distribuyen los 15 transportes de este tipo con los que cuenta la Compañía de Tranvías.

Para los conductores, el gran problema en las líneas de bus no es su frecuencia ni horario, sino el estado en el que se encuentran muchas de las paradas donde deben recoger a los viajeros. Mientras que en la zona centro la mayor parte de estos puntos están bien señalizados, en los barrios periféricos la situación empeora sensiblemente hasta el punto de que son consideradas “superconflictivas” por los representantes sindicales de los choferes.

Pero también se deja notar este problema en puntos como A Grela, Elviña, Monte Alto o Los Rosales. En algunos casos es la falta de señalización, que permite a los vehículos aparcar en un espacio que, en teoría, está reservado al bus. En otros, la localización de las paradas, que obliga a los choferes a realizar maniobras ilegales, como la de la Delegación del Gobierno.

Fuente: El Ideal Gallego
Imágenes: El Blog Busurbano


[En cuanto a esta última circunstancia que se da ante de la Delegación del Gobierno, los buses se "saltan" el semáforo para ponerse en cabeza de los coches que esperan en la línea de detención.
La solución sería tan simple como habilitar señalización horizontal/vertical específica que haga "válida" las maniobras "ilegales" que los buses realizan ahí.
El caso es que las realizan, no por ser más chulos, sino para permitir la agilidad del tráfico. Para los que se "indignen", aclararles que lo hacen por no obstaculizar el carril del giro a la derecha -hacia Alférez Provisional- después de salir de la parada existentre metros antes]
.
La comentaremos en un post "ad hoc", incluyendo unos fantásticos y maravillosos montajes fotográficos....

1 comentario:

  1. O reforzo das liñas en época festiva xa a realicei eu ao concello fai un par de anos, e a resposta que tiven foi que non se podía ampliar o horario xa que o convenio colectivo da CT non o permitia, e que cando se asinase o novo convenio se faría esta modificación.

    Tras máis de dous anos, asinado xa o novo convenio colectivo da CT, seguimos nas mesmas os actos festivos todos na Praza de María Pita e se vives en calquer barrio ou vas andando a altas horas da noite, pagas taxi, ou baixas en coche nun centro colapsado e cos aparcadoiros cheos.

    Eu antes baixaba e subía en bus, ata que un bo día estábamos todos esperando a que chegase o derradeiro bus do día da liña 23 a Porta Real, de súpeto a liña desapareceu do indicador electrónico. Todos os que alí estabamos quedamos sorprendidos e fumos mirar os horarios, faltaba por vir o derradeiro.

    Chamo á compañía de tranvias e que me din o chófer decidiu non facer a última viaxe, e regresara a cocheiras que acababa de entrar, que podía que tivese permiso para sair antes, "se quere pode mandar unha reclamación por escrito" dixerónme. Ainda hoxe estou a esperar a contestación. Naquela ocasión a xente colleu outro autobús que lles achegase o máis próximo ou optaron por ir andando, a min se me facía tarde, había unha señora maior que a deixará o fillo e a nora na parada para voltar a casa na Cabana, e non sabía que facer así que lle dixen que viñese conmigo que tamén tiña que ir á Cabana, collimos un taxi que paguei eu.

    Dende aquela paso de baixar a actos que terminen tarde, xa que ou me queda máis de media hora andando a miña casa, collo un taxi (que me sae caro, para min só), e paso de baixar en coche a un colapsado centro.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: