28 de marzo de 2009

Las nuevas líneas de metro ligero harían de la plaza de Pontevedra un área intermodal.

El recién y ya polémico estudio para el proyecto de metro ligero de A Coruña contempla la existancia de dos estaciones intermodales en las que confluirían los buses y los transportes sobre raíles. Uno de ellos es la plaza de Pontevedra, que tendría que someterse de nuevo a obras.

La plaza de Pontevedra parece condenada a sufrir una serie continua de reformas. Primero tuvo que acoger durante años a los placeros del mercado municipal de la plaza de Lugo, para después pasarse casi otro año de reformas antes de adoptar su actual apariencia. Y ahora, el estudio del proyecto del metro ligero coruñés de la Consellería de Política Territorial designa el espacio como un punto clave para el trazado de este transporte público. “La plaza de Pontevedra -reza el documento- constituye un área de intercambio modal, ya que en ella confluyen la mayoría de las líneas de autobús urbano y confluirán dos de las líneas del metro ligero” .

El estudio no aclara qué sera del tráfico rodado, que ya ha tenido que ceder una buena parte de su espacio al carril bus que pasa por las calles de Rosalía de Castro y de San Andrés. Sin embargo, el texto insiste en que la plaza “debe ser tratada como un intercambiador”. Hay que tener en cuenta que eso implicará la creación de una estación que, según el informe, “constará de uno o dos andenes de 30 metros de longitud, tres metros de anchura mínima y 30 centímetros de alto”. Sin contar los carriles, el estudio señala que “siempre que ha sido necesario, se ha recurrido a la vía sencilla con un solo sentido de circulación. Aún así, resulta fácil imaginar los problemas que causará en arterias tan vitales como la de Juan Flórez, donde la Concejalía de Transporte ya estudia introducir un carril bus, y por donde el estudio del metro ligero contempla también que circule la línea 2.

Eso sí, no será la plaza de Pontevedra la única área de intercambio modal. El estudio también señala a la estación de autobuses como segundo intercambiador, aunque la instalación de la infraestructura no parece tan problemática en unas calles que no soportan tanto tráfico y que son considerablemente más anchas.

Son precisamente las calles con más envergadura las que tendrán que soportar las líneas 2 y 3, que tendrán líneas de metro ligero diviéndolas por las mitad. Estas líneas dobles, que podrían medir entre seis y siete metros de ancho, se instalarían en calles como Manuel Azaña, ronda de Outeiro o la avenida de San Cristóbal, en el que caso de la 2. El trazado de la ruta 3 también circularía por la ronda de Outeiro, pasando por la avenida de Buenos Aires hasta llegar al intercambiador de la plaza de Pontevedra.

Pero la Concejalía de Tráfico ya tiene en su poder un informe que valora positivamente que se instale en la ronda de Outeiro un carril bus, un proyecto que se contempla a largo plazo, porque es necesario realizar pruebas y eliminar varios giros a la izquierda. Algo parecido contempla también el informe del metro ligero, lo que supondrá un reto a la hora de compatibilizarlas.

Fuente: El Ideal Gallego
Imágenes: El Ideal Gallego y La Opinión de A Coruña

1 comentario:

  1. No son capaces de poner un sistema de buses normales como para gestionar el metro ligero. Le agonsejaría a la Xunta que deje de hacer gasto inútil, por lo menos a lo que Coruña se refiere.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: