28 de noviembre de 2008

J.Prada: "Se reducirán las frecuencias al ir por calles menos conflictivas".

¿Cómo cree que repercutirá el cambio de líneas en el día a día de la ciudad?

-Creo que va a mejorar la ciudad. Se trató de buscar una mejor coordinación, una mejora en la frecuencia y creo que lo positivo radica ahí, en la coordinación. Se reducirá el tiempo entre origen y destino. La línea 12, por ejemplo, no sólo aumenta la frecuencia, sino que los pasajeros van a estar menos tiempo en el autobús porque va a evitar zonas conflictivas.

-Pero habrá zonas que no se podrán obviar en los recorridos, por lo que los autobuses estarán retenidos, como siempre.

-No como siempre. En A Coruña y en todas las partes del mundo, que yo conozco suele haber problemas de tráfico en las horas punta, pero si evitamos las más conflictivas, haremos una cosa buena. La línea 12 por ejemplo, en lugar de ir por O Castrillón circulará por General Sanjurjo, que es un trayecto más corto. En algunos casos nos meteremos también por el carril bus de Federico Tapia, que le viene mejor a la gente que la avenida de La Marina y los Cantones, en uno de cuyos lados sólo hay un jardín.

-¿No sería mejor saber por dónde va a discurrir el carril bus para hacer los cambios?

-No, porque estas líneas no tienen nada que ver con la reforma del carril bus y, si coincidiese, bendito sea Dios, porque mejoraríamos más todavía. Las líneas que se modifican en muchos casos no cumplen con la frecuencia para la que fueron diseñadas, ya que circulan por calles que son conflictivas. Lo deslindo totalmente del futuro carril bus que se vaya a hacer. Si coincide, todos encantados, pero no tiene nada que ver. Era urgente porque había protestas de los usuarios de las líneas 12, 14, 21 y 23, ya que los 20 minutos marcados no se cumplían y se pasaba cada 40. Estamos convencidos de que con esta reforma vamos a mejorar porque iremos por otras calles.

-Los vecinos de Mariñeiros se quejan de que pierden la conexión con el Hospital Universitario. ¿No había más remedio que hacer ese cambio?

-Entre la ronda de Outeiro y la de Nelle hay una avenida que se llama Peruleiro, que tiene una longitud de 300 metros. No veo un problema de conexión, ni siquiera veo un perjuicio. Si yo tengo que andar 300 metros para coger un bus que me lleva a mi destino, creo que puedo decir que tengo un servicio público de transporte razonable.

-Pero hay muchos mayores que se quejan de que 300 metros es una distancia grande.

-Entonces, para ir al cementerio de Feáns tendríamos que tener 32 líneas, porque tendríamos que hacer una línea desde cada barrio para que nadie se queje. En A Coruña funciona desde hace doce años el sistema de transbordo. Trescientos metros es una distancia razonable en cualquier ciudad, porque las líneas no se hacen de puerta a puerta, sino de barrio a barrio. Pero las personas a las que les vaya muy mal andar 300 metros pueden hacer un transbordo, que es gratuito, para ir a cualquier lugar. Los vecinos de Mariñeiros, si no quieren andar hasta Peruleiro, pueden hacer el transbordo en la estación de ferrocarril, donde hay una línea que les lleva al hospital de manera directa y más rápido que antes. Si andan 300 metros ganarán un cuarto de hora o 20 minutos. Hay solución para todo. El diseño de las líneas no se puede hacer pensando en cada uno, porque entonces precisaríamos de 500. En Madrid, el hospital más grande tiene tres líneas de bus y si no existiese el transbordo, necesitarían muchísimas más.

-¿Habrá más autobuses?

-Sí, pero es más importante circular por mejores calles que tener más vehículos; porque si ponemos más autobuses a circular por las calles por las que se atascaban los que funcionan ahora, aumentamos el atasco.

-¿Por qué no se acometió antes esta reforma?

-Los problemas van surgiendo poco a poco. Hasta hace tres años, las calles por las que circulan la 21 y la 23 eran más fluidas. Novo Mesoiro, como consecuencia de sus residentes y de los universitarios, está saturado. La zona de Salgado Torres, por ejemplo, también ha empeorado. Llevamos un año trabajando con las asociaciones y cambiando las cosas en función de las peticiones de la ciudadanía. Es posible que los que están a favor no digan nada y que la única asociación que tiene cierto motivo para enfadarse, no todo, haga más ruido que las demás.

Los comentarios que le dedican los lectores a esta entrevista con el gerente de Tranvías, realizada por Gemma Malvido, van por este camino:
Prada tiene razón: las líneas no se pueden diseñar pensando en cada uno... sino solo en uno. En él mismo y sus intereses. ¿O es que vamos a convertir el bus en un servicio PÚBLICO? El que tenga que andar 300 metros (o 1000, qué más da) pues que ande, leches, también es que somos unos vagos. Pero no es cierto que el mal servicio sea culpa de las retenciones: las frecuencias se reducen poniendo buses en la calle y diseñando una red de líneas cortas; Prada lo sabe y por eso hace lo contrario: tenemos menos líneas que en los setenta, y más largas. Porque eso hace que los buses vayan abarrotados, reduce el coste por viajero y aumenta el beneficio, más aún si elevas la tarifa a ritmo de dos duros por año. Eso supone un 6% (pero la inflación es solo el 2,4%). Para quien aún tenga dudas: la rentabilidad de esta empresa supera el 20%.
MNTLD.

Fuente: La Opinión de A Coruña

Imagen: El Ideal Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: