2 de octubre de 2018

Tranvías exige parar el concurso del bus hasta que los jueces decidan la fecha de extinción de la concesión.

Seguimos de cerca la actualidad busurbana, en este caso, centrada en el tema de la baja de las tarifas, decisión unilateral del gobierno local de la Marea, y con la que la empresa no está para nada de acuerdo. De hecho, toman posiciones. Este artículo lo firma Ana Rodríguez en La Opinión de A Coruña.

Los responsables de la Compañía de Tranvías aseguran que mantienen "incólume" su "optimismo" en que los jueces "restablezcan" sus derechos, que consideran "conculcados". Hablan así en su memoria e informe de gestión anual, en los que admiten la "incertidumbre" por la fecha de extinción de la concesión, que el Concello fijó en noviembre de 2016 con prórroga de dos años, en contra de sus consideraciones, que la sitúan en el año 2024.
Piden que, hasta que los tribunales se pronuncien sobre el asunto, no se abra un nuevo concurso, línea con la que parece estar de acuerdo el Gobierno local. En todo caso, la sociedad ya habla de la "probabilidad" de participar en el proceso de licitación y de que se "obtenga una nueva concesión del servicio"

La Compañía de Tranvías de A Coruña sostiene que hay que esperar a que los tribunales diriman cuál de las partes tiene la razón, según refleja en la memoria anual de 2017 depositada en el Registro Mercantil. En caso de que el Ayuntamiento decida abrir la licitación, adelanta que pedirá su suspensión cautelar. El Concello señala que está preparando los pliegos pero también aboga por dejarlos en la nevera hasta la decisión judicial.

El Concello esgrime que un decreto comunitario en vigor desde 2009 impide que las concesiones de transportes que hayan sido otorgadas sin concurso podrían seguir funcionando pero por un máximo de 30 años. El Gobierno local inicia el cómputo del plazo el 30 de noviembre de 1986 cuando el pleno dominado por el PSOE de Francisco Vázquez encargó a la empresa de la familia Prada la unificación y gestión de todas las líneas. Tranvías replicó que, en 1992, hubo una modificación de contrato, también sin concurrencia competitiva, por la que asumió el tranvía turístico y que estableció su finalización en 2024, fecha que defienden.

El asunto está judicializado. Lo lleva el juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de A Coruña y "está visto para sentencia". Cabe la posibilidad, según la previsión de Tranvías, que el propio juzgado solicite una "decisión prejudicial" al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). ¿Qué es este incidente? Si un juez estatal tiene dudas sobre la aplicación de una normativa comunitaria, puede solicitar a dicho tribunal que resuelva la cuestión, que queda en sus manos.

No es la única resolución del tribunal comunitario que espera la Compañía de Tranvías. Según figura también en el documento que incorpora memoria e informe de gestión del ejercicio de 2017, el TJUE ha de pronunciarse sobre otra cuestión prejuicial planteada por el Consejo de Estado de Italia precisamente sobre "la duración máxima de 30 años de las concesiones afectadas como la nuestra, esclareciendo definitivamente dicho extremo". Tranvías indica que se halla "a la expectativa" para poder adoptar, en su caso, "las acciones cuidadosamente sopesadas que sean favorables para los intereses de la empresa y sus accionistas".
"No obstante, mantenemos incólume nuestro optimismo en que se produzca un pronunciamiento que restablezca los derechos, por el momento conculcados, de la Compañía de Tranvías"

Agosto de 2017

El Concello realiza en el Diario Oficial de la Unión Europea el trámite de información previa, un paso que se debe realizar al menos un año antes de sacar a concurso el nuevo contrato. Por el momento, no ha iniciado la licitación aunque ya tiene en sus manos informes previos. Una asistencia técnica hecha pública -por La Opinión- fija el plazo de la nueva concesión en diez años, con un coste del servicio en esa década de unos 250 millones de euros, de los que el Concello asumiría en torno a un 44%.

Incluiría nuevos servicios como patrullas para controlar y denunciar a los automóviles aparcados en la parada y una nueva oficina de atención al público. 

Plantea un billete de 1,17 euros.

Si el Concello no paralizase el concurso, Tranvías avanza que es posible que la sociedad instase a la medida cautelar para que se bloquease la adjudicación. Según lo anticipado por el Concello, no habrá concurso hasta que los jueces tomen una determinación para evitar perjuicios económicos a las arcas municipales que pudiesen derivar de un fallo negativo que ratificase que la concesión ha de prolongarse seis años más. En la memoria de la sociedad, insisten en que tienen razones "de índole jurídica y económica" que le hacen "confiar" en que seguirán prestando el servicio. Además, "no se puede olvidar tampoco la probabilidad de que intervenga en el proceso de licitación y obtenga la nueva concesión del servicio".

Fuente:
La Opinión de A Coruña, 01-10-2018, Ana Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: