28 de enero de 2008

Los vecinos temen que el Carril Bus dificulte aún más la circulación.

El proyecto del carril bus ha despertado el interés de la ciudadanía. Todos están convencidos de que es preciso alcanzar una mejor circulación del tráfico coruñés, pero una buena parte duda de si el carril bus será práctico en una geografía urbana como la de A Coruña, con un complejo trazado de calles estrechas que muchas veces mengua aún más debido a los aparcamientos irregulares en doble fila. Y todo esto se da en unas vías cuya capacidad actual es, a todas luces, insuficiente para el tráfico rodado que ya soporta. Sin embargo, la Concejalía de Transportes está decidida a poner en funcionamiento el carril bus a partir del próximo mes de marzo en la zona comprendida entre Federico Tapia y Orillamar.

La vía, como es sabido, sólo será de uso autorizado para bus urbano y taxi. Precisamente es el de los taxistas uno de los colectivos que se muestran más a favor de la medida, dado que se prevé que aumentará sus beneficios al poder realizar más desplazamientos.

Un colectivo del volante que no ve esta medida bajo una luz tan positiva es el de los repartidores. No sólo no podrán usar el carril bus, sino que tendrán que ceñirse al espacio más reducido que compartirán con los vehículos particulares y las paradas en doble fila para hacer el reparto generarán aún más atascos si se hacen en vías estrechas.

Es un punto, el del aparcamiento, que no deja indiferente a nadie. El centro es una zona donde los conductores no suelen encontrar plazas donde estacionar su coche y muchas veces se dejan en doble fila, en las paradas de autobús o las de carga y descarga. Líderes vecinales ya han solicitado que, al mismo tiempo que se instala el carril bus, se lleven a cabo soluciones adicionales para que este problema no se agrave.

Por el lado bueno, se espera que más de 30.000 personas que emplean habitualmente el autobús se beneficien del ahorro de tiempo y dinero que supondrá este carril, que cuenta con un presupuesto de 130.000 euros.

Esta es una política que apoya la Xunta. La Consellería de Política Territorial invertirá 553.000 euros con vistas a instalar estos sistemas. A Coruña es, junto con Vigo, pionera en esta medida que la Xunta considera útil para favorecer el uso del transporte público. Al reducir en diez minutos el tiempo medio del trayecto, podrá equipararse en velocidad al vehículo particular anulando así su principal ventaja para el usuario.

Fuente: El Ideal Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: