22 de abril de 2009

San Andrés tendrá que esperar meses antes de convertirse en una calle de sentido único.

Aún habrá que esperar varios meses antes de que se cumpla una de las ambiciones de los vecinos del Ensanche y la calle de San Andrés se convierta en una vía de sentido único. Así lo advierten los responsables de las concejalías competentes después de examinar el resultado del mes y medio de obras de la calle del Pórtico de San Andrés que terminaron la semana pasada y que habían mantenido un carril cerrado a la circulación.


Tanto el concejal de Tráfico, el socialista Florencio Cardador, como el de Rehabilitación Urbana, Mario López Rico, coincidieron en reconocer que la experiencia ha sido positiva, y que durante el tiempo en el que la calle de Pórtico de San Andrés estuvo cortada al tráfico, la de Orzán había sido capaz de absorber el flujo de vehículos con éxito. “Funcionou bastante ben, e iso que o principios nos asustaba moito o que podería pasar co tráfico”, señaló López Rico. Por su parte, Cardador fue más comedido y se limitó a señalar que el resultado había sido “objetivamente positivo”.

Las autoridades municipales habían adelantado que la oportunidad que suponían estas obras sería aprovechada por los técnicos para analizar la posibilidad de suprimir definitivamente uno de los carriles, el que va en dirección hacia la plaza de Pontevedra con el objetivo de “ablandar la calle y lograr que San Andrés deje de ser poco menos que una autopista urbana”, en palabras de Rico.


La idea del responsable de Rehabilitación fue acogida por entusiasmo por los comerciantes de la zona, que consideraban que se hacía eco de una demanda ya tradicional de su colectivo. El edil nacionalista les dio la razón al señalar que...
“non coñezo ningún caso de xente que se opoña a peatonalizar unha vía, ou facer beirrarúas máis anchas, porque supón devolverlle a rúa aos cidadáns”.

Pero para que este proyecto se convierta en una realidad, todavía existen algunos cabos que atar, para asegurarse de su viabilidad. Ya se ha comprobado que la calle del Orzán puede absorber el tráfico proveniente de la plaza de España, pero quedan otros dos requisitos que el edil de Tráfico considera imprescindibles antes de pasar de las ideas a los hechos. “Por el momento, del tema se ha hablado, se ha comentado, pero no hay nada cerrado”, recordó Cardador.


  • El primero de los requisitos sería un estudio de la Concejalía de Transportes que avalara los cambios en las rutas que necesariamente implicaría el cierre de un carril en la calle de San Andrés. Durante las recientes obras, seis líneas resultaron afectadas: 4, 5, 6, 6A, 7 y 11. La mayoría tomaban la calle de Cordelería para salir al Paseo Marítimo y de allí se desviaba a la plaza de Pontevedra por la calle de Modesta Goicouría, lo que obligó al cambio de varias paradas. Correspondería a la titular de Movilidad y Transportes, Eudoxia Neira, determinar si estos cambios podrían adoptarse de manera permanente.
  • En segundo lugar, Cardador señala que cualquier medida que se tome respecto a San Andrés debería depender del Plan de Movilidad de Ciudad Vieja y Pescadería. “Como todo el mundo sabe, el casco antiguo se dirige hacia una completa peatonalización”, recordó el edil de Tráfico. Eso implica el cierre de varias calles a la circulación, que deberá ser absorbida por otras vías. Para Cardador, “no hay alternativas lo suficientemente elaboradas a San Andrés, y en temas como éste no podemos guiarnos por la intuición”. Habrá que esperar pues, varios meses, antes de poder pasear por una calle de San Andrés de aceras más anchas y arboladas, como espera conseguir Rico.

Fuente: El Ideal Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: