22 de julio de 2020

Seguro sí, pero ojo con los viajeros SIN mascarilla y al aforo puntual en los buses urbanos de Coruña.

Hace unos días expresábamos nuestra impresión sobre la seguridad sanitaria que nos infundía el viajar en el bus urbano de Coruña y , por nuestra propia experiencia, afirmábamos que sí nos parecía seguro. Pero a condición de que cada uno de nosotros cumpla con las básicas normas y recomendaciones fijadas por las autoridades y estamentos competentes.

Es decir:
  • mascarilla bien puesta y sin manipularla durante la travesía; no está permitido acceder sin mascarilla al bus (si bien hay excepciones sometidas a discusión...)
  • uso de gel ANTES y DESPUÉS de viajar en bus urbano (luego apuntamos algo importante sobre este punto)
  • mantener en lo posible una actitud y distancia de seguridad lo más racional posible
  • todos los asientos pueden ser ocupados pero quizá no convenga sentarse si hay espacio en la zona de pie
  • a la vez, para los que no se sientan, sigue establecido el criterio de dos personas por metro cuadrado; pero...
  • por supuesto, se mantiene la recomendación de que cualquier persona que presente síntomas que pudieran relacionarse con el coronavirus, que se abstenga en lo posible de utilizar el transporte público, por las repercusiones que pudieran derivarse.

Pautas de seguridad viajando en bus - TranvíasCoruña

En el diario Quincemil leemos que hay viajeros que protestan porque -afirman- estas directrices no se están cumpliendo como se debiera:
- usuarios que intentan subir sin mascarilla,
- o viajeros que dentro del autobús se la quitan, sea por calor o por lo que sea; como si los demás no sudásemos...
- lo del gel, ya que no está de más, quisiéramos creer que todo el mundo se lo aplica...

También advierten que algunos de los autobuses van "demasiado llenos" (para lo que hoy día se considera "lleno"). Ya hemos citado las referencias de ocupación y a tenor de las imágenes, se podría deducir que la cosa va "justita".

Imagen de un bus urbano de Oruña - Quincemnil

Como todos sabemos, la situación actual conlleva riesgos que no vemos, que no podemos prevenir si no nos acogemos a los gestos de evitar "toquetear" en lo posible, mantener las manos higienizadas antes y después o ponernos adecuadamente la mascarilla. Si fallan estas premisas, igual alguien se lleva "el premio" a casa...

Tranvías dixit:

Antes estas exposiciones, la empresa declara lo obvio:
  • ... que todos sus vehículos cumplen con las medidas de prevención frente al coronavirus 
  • ... que avisa a las autoridades pertinentes cuando detectan alguna infracción por parte de los viajeros
  • ... que hace un llamamiento "a la responsabilidad, a la convivencia y al civismo" para garantizar la seguridad en el transporte urbano
  • ... y que está manteniendo la política de refuerzos de líneas a horas punta, cuando más afluencia de viajeros hay:

"En referencia a la ocupación de los autobuses, aclarar que la Compañía de Tranvías está aplicando refuerzos y vehículos articulados en aquellas líneas y horas con mayor ocupación, incluida la línea 6, si bien estos vehículos pueden ser sustituidos por labores de mantenimiento o para cubrir otras líneas con especial ocupación actualmente, tal y como puede ser el servicio de verano a la playa de Santa Cristina en la 1-A"


Dicen en Quincemil:

"El problema de la "saturación" de los buses se produce sobre todo en los trayectos realizados en hora punta, como es el caso de la línea 6 por la mañana. Ante esta situación, los usuarios habituales de la línea piden que se incremente el servicio o que la compañía ponga "un bus articulado" en los momentos en los que existe más demanda"

Sin duda, es un papelón para la Compañía de Tranvías, que no envidiamos. Mas no sabemos en qué escenario nos estaríamos moviendo si en lugar de noventa y pocos buses, la empresa contase con 120. por ejemplo... No es el caso, ya que desde hace décadas, el movimiento habitual de renovación de la flota de Tranvías se limita a "las gallinas que entran por las que salen". Y mientras tanto, la ciudad es más grande a cada paso, hay más frentes que cubrir y las futura reorganización de las líneas uy demás mejoras en boca de PSOE, PP, Mareas y demás. nunca llegó. Pero en fin, eso puede ser objeto de otro post en otro momento.

Sobre los viajeros SIN mascarilla.


Hace tiempo sugerimos que quizá habría estado bien una cuadrilla de inspectores que pululase por las líneas más conflictivas, con potestad sancionadora y, por ende, ejemplificadora. Los conductores bastante tienen con conducir, además de hacer de policías...

Aparte de ciertos elementos viajeros conflictivos por convicción, siempre hay los típicos que se creen más listos que los demás: a ellos les dedicamos la sugerencia.

Y hay otro grupo: las personas con certificados médicos que les eximen de llevar mascarilla en el bus urbano. Ya os comentamos que ya ha habido ciertos casos delicados en las que esta circunstancia se contradice con la directriz que el conductor exhibe en el vehículo. Así que ha tenido que venir la Policía para autorizar (¿será bajo su responsabilidad?) que esa persona puede viajar SIN mascarilla.

Vamos a ser directos y polémicos, seguramente. Pero atendiendo a la crudeza de la situación:
  • Un certificado no protege del virus. Es un papel.
  • Pongámonos en lo peor, Dios no lo quiera: si una persona que va sin mascarilla tiene la mala  suerte de contagiarse fuera del bus urbano sin enterarse, ¿qué podría pasar si se sube al bus y a su vez expande ese virus? (...)
  • Si todos los viajeros llevan mascarilla menos uno... nosotros, que vamos detrás, no sabemos nada de si esa persona puede o no llevarla, de si está bien (alla tampoco); algunos se bajarán en la siguiente parada..., a no ser que el conductor anuncie por megafonía "TRANQUILOS; NO PASA NADA; ESTA PERSONA TIENE CERTIFICADO". Entonces ya respiraríamos de alivio, ¿verdad?
  • Pero es que ya no es por nosotros, por los viajeros que vamos enmascarados. Es por esta persona. Viajar en el bus -insistimos- es, bajo nuestra percepción, seguro, siempre que se cumplan las directrices básicas, insistimos. Pero una persona que viaje sin mascarilla está bajo un porcentaje de riesgo a considerar (y esto ya lo relacionamos con los niños que viajen también en el bus). ¿Es necesario? 
  • Imaginaos que un aficionado del Fuenla, con cuestiones de salud que le eximen de usar mascarilla, y con su certificado en la mano, se sube a vuestro autobús. Estamos convencidos de que si vosotros sois responsables, lleváis bien la mascarilla y os aplicáis gel, nada pasará. Pero ¿y si la que se contagia, del modo que sea, es esta persona, por no ir suficientemente protegida? (...)

Conversando con conocidos sobre el tema, alguno aconsejaba que lo mejor que podrían hacer estas personas es evitar viajar en bus, por su propio bien y por el de los demás. Nosotros no estábamos muy por la labor de aceptar esto, ya que nos ponemos en su pellejo y, claro..., según cómo se enfoque, hasta habría que considerar si sería lo recomendable.

Podéis replicarnos, darnos palos o simplemente estar en desacuerdo, con argumentos razonados; pero la cuestión está ahí. Nosotros sí sabemos qué le diríamos a un ser querido que estuviese dentro del colectivo del certificado.

Gel higienizante en el interior del autobús - P. G. Fraga
____________________

A mayores, No os perdáis este breve hilo de Valentina Gelatina:

¿Queréis saber qué ocurrió con la señora, la policía de Coruña y nuestra amiga Valentina...? Pues pinchad en el tuit y que Twitter os muestre el desenlace...


Sobre el uso del gel hidroalcohólico en el bus, antes y después:

Algo muy sencillo de realizar:
  • Aplicaos gel cuando subáis al bus urbano.
  • Aplicaos gel cuando os bajéis del bus.


La filosofía es clara, reflexionadlo:
  • Si traéis el virus con vosotros al bus, os lo podéis cargar con el gel.
  • Si os lleváis el virus del bus, lo destruiréis con el gel.

La vida sigue.

Sed precavidos.

_________________

Fuente e imagen:
Quincemil, 22-07-2020, Paula Quintás
Imágenes:
Quincemil
Tranvías Coruña

Patricia G. Fraga

17 de julio de 2020

¿Viajar en bus urbano es seguro? El certificado AENOR respalda que sí lo es. Y nosotros también lo creemos.

A lo largo de esta crisis del coronavirus se han ido extendiendo los temores -comprensibles- entre la población en general y los usuarios del bus urbano y los transporte público en particular. Se han dado numerosas visiones y versiones en las que el bus queda encuadrado dentro de los lugares más "peligrosos" para el contagio. Pero creemos que hay que revisar esta circunstancia, ya que todo depende de varios factores.

El que nosotros en particular consideramos como primordial es la RESPONSABILIDAD PERSONAL. Hablaremos al final de post de esto, porque antes vamos a destacar el hecho de que Tranvías de A Coruña ha recibido la certificación AENOR frente a la enfermedad COVID-19.


En Coruña, la empresa concesionaria del transporte urbano ha ido tomando las medidas de precaución sanitaria pertinentes -desde antes del estado de alarma- hasta llegar al punto de que estas han sido reconocidas por AENOR.
  • Actualmente el protocolo establece la OBLIGATORIEDAD de subir al bus urbano CON MASCARILLA y por consiguiente, llevarla en todo momento puesta (BIEN PUESTA)
  • Se indica que se ha de respetar en lo posible una distancia de seguridad
  • Se dispone en el interior de gel hidroalcohólico para aplicárnoslo al subir al bus.
  • A día de hoy se permite la ocupación de todos los asientos, pero se recomienda distribuirnos por el interior de la manera más racional, teniendo en cuenta la circunstancia.
  • Entendemos que la ocupación continúa regulada a razón de 2 viajeros por metro cuadrado en los pasillos y zonas de pie, pero la impresión que nos da es que ya nadie es consciente de esta indicación.
  • Se mantiene la recomendación de que cualquier persona que presente síntomas que pudieran relacionarse con el coronavirus, que se abstenga en lo posible de utilizar el transporte público, por las repercusiones que pudieran derivarse.
  • Los buses siguen siendo objeto de una limpieza y desinfección periódicas.
  • Un recordatorio sobre lo que muchos planteáis: "el conductor no lleva mascarilla". Bien, primero de todo, preocuparos vosotros por ir bien protegidos, eso lo primero. Y luego, dos cuestiones: el conductor está aislado por una mampara -por su bien y por el vuestro-. por esta razón no tiene la obligación de estar sus ocho horas al volante con la mascarilla. Ahora, si ellos la quieren utilizar, lo vemos perfecto. Aunque solamente sea "por imagen".

    (Nota del blog busurbano:
    Habrá que ver si con las sucesivas regulaciones y normas esto cambia o no)
Gel higienizante en el interior del autobús - P. G. Fraga

Por cierto, es posible que a algunos lo de AENOR os suene pero poco... ¿Qué es AENOR? 

La Asociación Española de Normalización y Certificación es una asociación española sin ánimo de lucro, privada e independiente, que desarrolla actividades de normalización y certificación (N+C), para mejorar la calidad en las empresas, sus productos y servicios  el organismo internacional.

Si recordáis, Tranvías lleva ya unos años luciendo esta serie de certificaciones, ya extendidas dentro del ámbito del transporte público (os sonará eso de ISO-9001 y semejantes). Y a ellas se le suma ahora la certificación relativa a la situación actual.
La "certificación AENOR frente a la enfermedad COVID-19", adjudicada a Tranvías de Coruña, es una pegatina más a añadir a las que lucen los autobuses coruñeses, y que, en este caso, refrenda las adecuadas actuaciones relativas a la seguridad y la higiene llevadas por la Compañía de Tranvías en pro de garantizar a sus trabajadores y usuarios que está cumpliendo con las prácticas precisas para luchar contra los riesgos que implica la presente pandemia.


Las certificaciones actuales de Tranvías, concedidas por AENOR.

Para la obtención de esta certificación ha sido necesario realizar una exhaustiva auditoría, tanto presencial como documental, con el objetivo de contrastar los protocolos que aplica la compañía y asegurar que los aplica con la metodología desarrollada por AENOR.

Así, se han valorado aspectos como:
  • la gestión de riesgos, de la salud en el trabajo;
  • la formación, información y comunicaciones desarrolladas;
  • las medidas organizativas;
  • las medidas de protección
  • y las buenas prácticas de limpieza e higiene, entre otros.

El 16 de junio es cuando la empresa recibe esta certificación de manos del director de Aenor en Galicia, Martín Pita, que señaló que, debido a las circunstancias de la actual situación sanitaria, la certificación será revisada con periodicidad trimestral para comprobar que se ajusta a las exigencias de cada momento.

Ignacio Prada (Tranvías), Martín Pita (AENOR) y Juan Díaz Villoslada (concejal)

El transporte público es un sector "claramente afectado" por la crisis económica causada por el coronavirus, ya que al tratarse de un servicio esencial se vio obligado a mantener su actividad a pesar de que durante los peores momentos de la pandemia el número de viajeros era muy bajo.

Prada situó en un 10% de lo habitual el volumen de usuarios que se contabilizó en esas semanas, aunque dijo que es "pronto" para conocer el impacto que ese descenso de los ingresos tendrá sobre las cuentas de la compañía. Añadió que la evolución de la situación sanitaria en los próximos meses es "impredecible", por lo que desconoce si al final de este ejercicio económico la empresa sufrirá pérdidas.

El concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada, destacó que la Federación Española de Municipios y Provincias trasladó al Gobierno central su preocupación por la repercusión que tendrá la crisis del coronavirus en el transporte público, así como la necesidad de que se abran líneas de financiación públicas para prestar ayuda a las empresas que prestan este servicio.

Mamparas en los buses urbanos de Coruña

De este modo, y una vez reinstaurado el cien por cien del servicio, el certificado pone de manifiesto la seguridad del transporte público coruñés y otorga la confianza necesaria para ir recuperando el modelo de movilidad sostenible que ha promovido siempre la compañía, apostando por el transporte colectivo como el medio más eficiente y ecológico de desplazarse en la ciudad de A Coruña.

Juan Villoslada, felicitó a la Compañía de Tranvías por el esfuerzo realizado tanto en la escalada como en la desescalada.
"El certificado nos deja un mensaje fundamental a los vecinos, la recuperación de la confianza en el servicio público de transporte. Desde el ayuntamiento apelamos a la responsabilidad en el cumplimiento de las normas y también a ese mensaje de confianza de la ciudadanía, necesaria para recuperar el transporte público"

En la misma línea se expresó Ignacio Prada, que manifestó que el certificado de AENOR era
"...el aval que necesitábamos para transmitiros nuestro mensaje de confianza, de modo que podáis estar absolutamente seguros de que la Compañía de Tranvías ha puesto y seguirá poniendo su máximo esfuerzo en garantizar vuestra seguridad"

Añadió que "la movilidad sostenible ha sufrido una alteración que hoy es fundamental ir recuperando", para recordar que "estamos en un momento crucial para volver a viajar en autobús sabiendo que nos ofrece la máxima seguridad" y concluir apelando al lema de la compañía:

"Vaya donde vaya, vaya en autobús"

Tal como señaló Martín Pita, el certificado demuestra...
"...el compromiso de la Compañía de Tranvías con la ciudadanía en la prestación de servicios con la máxima calidad y viene a confirmar no solo que su protocolo interno contempla las medidas más estrictas en cuanto a normativa y buenas prácticas, sino también que estas medidas se están cumpliendo en todo momento"
_________________________



________________________


Finalmente queremos hacer dos referencias particulares, dos reflexiones, sobre dos aspectos que consideramos importantes:

1.- Los mayores y los niños.

Estamos de acuerdo en que la normalidad ha de ir recuperándose. Ello implica que el uso del bus urbano debería ir normalizándose en su uso y en el tipo de viajeros. Pero queremos llamar la atención sobre dos colectivos: los mayores y los niños.

 > Sobre los primeros, los mayores:

Sabemos que el bus urbano en ocasiones actuaba de "pasatiempo", por decirlo así. Sabemos que alguna gente mayor pillaba el bus casi por afición, sin un destino fijo, si una función de movilidad; no lo criticamos, pero sí elevamos la recomendación de que, si no les es necesario, que se abstengan de hacerlo así. Por su bien, por evitar riesgo de contagio innecesario. Que no va a pasar nada, seguro que no, pero por precaución es lo que nosotros le diríamos a nuestros mayores. Por ellos. Y los que tengan que viajar, pues mascarilla, gel y las precauciones pertinentes.

 > Sobre los niños -pequeños-:

Hemos sido testigos de diversas situaciones con niños pequeños, menores de 6 años, en el bus, correteando hacia los asientos del fondo, sin mascarillas... No están obligados a llevar mascarillas, cierto. Pero en lo posible, somos de la opinión de que -de ser nuestros- se la pondríamos. También se da el caso en que se podrían evitar algunos viajes de menores en el bus. Al menos es la recomendación que elevaríamos a los padres y madres, por seguridad.

2.- Las personas con exención de uso de mascarilla.

Recientemente se han dado casos en los que la norma se contradice. Hay personas que, por indicación médica, están exentas del uso de la mascarilla. No somos nosotros nadie para poner objeción a ello. El dilema llega cuando, al querer viajar en el bus, el conductor le comunica que, según la normativa vigente, no está permitido subir al bus urbano sin mascarilla.

¿Qué ocurre en casos así? Pues que el conductor plantea lo que tiene como directriz y la persona que quiere viajar exhibe el certificado correspondiente que le exime de ir con mascarilla. El bus se inmoviliza, los viajeros de quedan tirados en su viaje (sin comerlo ni beberlo) y se requiere la presencia de la Policia Municipal. En uno de los casos, esta ha sido quien ha autorizado a la persona a viajar en el bus SIN mascarilla.

(...)

Como hemos expresado, desde el blog busurbano creemos realmente que, a día de hoy, viajar el bus urbano es seguro si los que viajamos mantenemos la alerta y cumplimos las mínimas medidas de precaución.

No es intención aquí generar polémica y ni mucho menos, miedos gratuitos sin fundamento. Pero sí queremos apelar a la responsabilidad individual en relación con el entorno que frecuentamos cada uno de nosotros.

Protegiéndonos a nosotros mismos, protegemos a los nuestros y también a los demás.

En estos tiempos de coronavirus, cuidémonos :)

_____________________
Fuentes:
La Opinión de A Coruña, 17-06-2020, José Manuel Gutiérrez
tranviascoruna.com
maldita.es
aenor.com

Imágenes:
Blog Busurbano
La Opinión de A Coruña
El Ideal Gallego  - Patricia G. Fraga
TranviasCoruna/RadioVoz

7 de julio de 2020

En días de ABAU, los buses urbanos de la Línea UDC, con frecuencias de 10 minutos.

Este breve inciso es para recordaros que los buses urbanos de la línea UDC -los que acuden a los campus de Elviña y Zapateira- disponen de frecuencias de 10 minutos en estos días de exámenes de ABAU (el martes 7 y miércoles 8 y jueves 9 de julio).


Continuamos, pues, en días "convulsos" en los que las dinámicas que antaño eran "normales", se ven alteradas por la influencia de las medidas de prevención sanitaria a causa del coronavirus.

En estos tres intensos días del mes de julio que está acogiendo las pruebas de selectividad (ahora "ABAU", o "Avaliación do Bacharelato para o Acceso á Universidade), os queremos desear suerte a todos, que sin duda será el producto del estudio y el esfuerzo previos.

Respetad las indicaciones y sed cuidadosos con los protocolos de prevención de contagios ante el coronavirus: mascarillas, higiene de manos, etc. La salud es lo primero.

Y os recordamos también que, si tomáis las medidas adecuadas, el viajar en el bus urbano no tiene porque albergar riesgos de contagio. Eso sí, hacemos llamamiento a la responsabilidad de cada usuario para que esto sea así.

Ah, y felicidades a todos los Fermines...

____________________
Fuente:
@tranviascoruna

1 de julio de 2020

Un turismo se salta un ceda, colisiona con un bus urbano y el resultado son cuatro pasajeros heridos.

Ayer lo veíamos en foto (gracias a @Lupezas) y hoy leemos los detalles en La Opinión de A Coruña: En la tarde de este martes 30 de junio, el bus urbano 418 de la línea 22 tenía "un contacto no deseado" con un turismo que,según la Policía Local, se saltó un ceda el paso existente en una de las vías que se incorporan a la Avda. De Finisterre, a la altura del número 153, en la zona de Santa Margarita.


La colisión hizo que cuatro personas que viajaban en el bus resultaran heridas. Leves un hombre y una mujer, mientras que dos mujeres más tuvieron que ser trasladadas a sendos centros de salud para recibir atención médica (Modelo y San Rafael).

_____________________
Fuentes:
La Opinión de A Coruña, 30-06-2020,José Manuel Gutiérrez
Imágenes:
@Lupezas