7 de diciembre de 2008

Los cambios en las líneas causan despistes a los usuarios del bus.

Los cambios introducidos por la Concejalía de Transportes en siete líneas de la Compañía de Tranvías entraron ayer en vigor sin más trascendencia que los despistes de los usuarios ante las variaciones en los recorridos y la ausencia de información en las paradas acerca de esta reforma.

La sustitución de los carteles que indican el recorrido de cada línea en las paradas y la colocación de un aviso en el interior de los buses de las rutas afectadas fueron las únicas medidas informativas aplicadas por la empresa concesionaria, lo que llevó a que los conductores de los vehículos tuviesen que informar a quienes se subían de las alteraciones efectuadas en los itinerarios.

Pese a que la Compañía de Tranvías anunció una campaña informativa para dar cuenta de las modificaciones, lo cierto es que no se publicó ningún contenido publicitario en los medios coruñeses, cuyas informaciones acerca de los cambios en las líneas fueron las únicas referencias que pudieron tener los usuarios.

Todo hace prever que la vuelta a la actividad laboral que se producirá el próximo martes reproducirá las situaciones de desconcierto a la hora de subir a los autobuses, puesto que son muchas las personas que utilizan el transporte público para desplazarse a sus puestos de trabajo o a los centros educativos.

A lo largo de la jornada de ayer, los viajeros expresaron su sorpresa por el rumbo que tomaban los autobuses en los puntos donde variaba su recorrido a partir de ese día, con la consiguiente petición de explicaciones a los conductores.

También en las paradas, donde ningún aviso advertía de la puesta en marcha de la reforma de líneas, se repitieron las muestras de extrañeza por parte de numerosos viajeros, a quienes aclaraban la nueva situación los usuarios mejor informados.

La escasa información tuvo su reflejo más claro en la línea 15, ya que es un recorrido que inició su actividad ayer, por lo que pocas personas conocían su existencia. Este factor, unido a la circunstancia de la festividad de la jornada, hizo que el número de viajeros que utilizaran esta línea fuese bajo.

La elección de un día festivo que precede a otros dos de este mismo tipo hizo que el volumen de pasajeros en todas las líneas fuese muy inferior al de cualquier día laborable, pese a que la Compañía de Tranvías preveía que hubiese una mayor demanda de transporte por tratarse de un puente cercano a las fiestas navideñas.

Los cambios aplicados por el Ayuntamiento afectan a los recorridos 1, 12, 12A, 14, 21, 23 y 23A. Las mayores alteraciones se producen con la desaparición de la línea 12A y la creación de la 15, que ha suscitado la protesta de usuarios de los barrios de O Ventorrillo, Agra do Orzán y Peruleiro por la falta de conexión directa con el Hospital Universitario.

También la supresión de la línea 21 y la integración de su ruta en las que realizan las 23 y 23A ha motivado quejas entre los vecinos de Novo Mesoiro y Feáns. Pese a que el Ayuntamiento contaba con recibir la aprobación de los residentes a los cambios introducidos, una asamblea celebrada en el barrio decidió rechazarlos.

Fuente: La Opinión de A Coruña

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: