19 de mayo de 2009

¡Huelga indefinida el 15 de junio!

"Solo uno de los 147 trabajadores de la Compañía de Tranvías que ayer asistieron a las asambleas programadas para decidir medidas de presión no apoyó con un sí la convocatoria de huelga. Su abstención fue la única excepción en las votaciones, en las que tomó parte el 58% de la plantilla.

El comité de empresa se considera ampliamente respaldado para llevar a cabo una huelga que se iniciará el 1 de junio con paros los lunes y los viernes y que, de no lograr un acuerdo antes, se convertirá en un cese completo de la actividad a partir del día 15.

«Sabíamos que había insatisfacción y descontento, pero no pensamos que fuese tan patente», comentaba ayer Miguel Campos, presidente del comité de empresa, tras sumar 63 apoyos de 64 posibles en la asamblea de la mañana y 83 de 83 en la del turno de tarde.

En las reuniones, los representantes laborales recogieron el malestar de la plantilla con respecto al cariz que han ido tomando las negociaciones, iniciadas en enero y que, tras ocho reuniones, se han estancado en un punto que, no obstante, el comité espera tenga retorno. «Quedan dos semanas para la huelga y nosotros nunca nos hemos negado a dialogar», indicó Campos, quien señaló que la pelota, ahora, está en el tejado de la patronal.

La representación sindical, formada por UGT, CIG y CC.?OO., decidió someter a decisión de los trabajadores la posibilidad de llevar a cabo una huelga ante la que consideraron «actitud intransigente» de la empresa, a la que acusaron de escaso ánimo negociador. Junto a las diferencias en cuanto a mejoras salariales -la empresa plantea un 4% de subida para los tres próximos años frente al 6,28% anual que reclama el comité-, los trabajadores consideran inadmisible el que tildan de intento de recorte de derechos adquiridos ya consolidados. Irrenunciable para los trabajadores es, según indicó Campos, el mantenimiento de pluses como el de quebranto de moneda, cantidad equivalente a tres billetes diarios que los conductores perciben por posibles pérdidas y errores en el cobro y que, según sostienen, la firma concesionaria pretende vincular de forma proporcional a los billetes que se cobran en mano en un momento en que la mayoría de los usuarios utilizan tarjeta.

Rechazan también de plano modificaciones en la jornada laboral, ya que, según aseguran, la empresa trata de introducir en el convenio colectivo de forma oficial una flexibilización que la plantilla no apoya. «De hecho -explicó el presidente del comité- pedimos una rebaja a 1.800 en el número de horas anuales, porque tenemos el máximo que marca la ley, 1.826, y la mayoría de las empresas de transporte público ya han recogido jornadas menores, como la de Vigo, que tiene 1.775».

El catálogo de reivindicaciones de los empleados de Tranvías incluye también la negociación de medidas de compensación de los festivos y domingos trabajados, así como de los pagos por antigüedad.



Si el acercamiento entre la parte laboral y la patronal no se alcanza en los próximos trece días, el transporte urbano en la ciudad se verá sensiblemente alterado. No obstante, al tratarse de un servicio público habrá que esperar a que la Administración fije los servicios mínimos que deberán operar los lunes y viernes hasta el día fijado para el comienzo del paro indefinido, el 15.

Los servicios mínimos deberán establecer la frecuencia de los recorridos en las líneas urbanas, que en la actualidad y en condiciones normales de actividad realizan cada día una flota de autobuses formada por alrededor de un centenar de vehículos."

Fuente: La Voz de Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: