24 de junio de 2012

Pasajera del bus urbano se complica la vida al negarse a presentar al inspector la tarjeta de pago.

La ley está hecha para todos y su cumplimiento es obligado; otra cosa son los chanchullos, arreglos y demás variedad a la que nos tienen habituados ciertos estamentos muy de moda en estos tiempos.

Lo cierto es que no habíamos tenido noticia de casos como este que leemos en La Opinión de A Coruña. Y es que le han "adjudicado" una pena de siete meses de prisión a una pasajera que iba en la línea 14 del bus urbano por... cabezona (según entendemos los hechos que relata La Opinión).

La cosa se desarrollía como imagináis: se sube un inspector de los que chequean el justificante de pago, billete o tarjeta, y cuando llegó a su altura, se negó a presentar la suya. Seguramente la cosa derivó en discusión, inicio de escándalo... y ante la tesitura, se solicita la presencia de la Policía. Ésta llega y a la mujer no se le ocurre mejor idea que enfrentarse a los agentes, motivo por el que se la condena.

Todo esto, ocasionando perjuicio para los demás pasajeros, que se vieron asistiendo al espectáculo dentro del 14, protestando por la circunstancia, parados sin poder continuar su ruta.
Esto es lo que se llama complicarse la vida sin necesidad, a la vez que jorobas al de al lado...

Fuente: La Opinion de A Coruna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: