8 de febrero de 2009

El trayecto de bus entre Feáns y el centro: 36 minutos.

Dos meses después de la reestructuración de las líneas 23 y 23-A se han convertido en las rutas de la polémica. Los usuarios critican la falta de frecuencias y el tiempo de los trayectos. El viaje desde inicio de la línea al centro dura 36 minutos, en sentido contrario no baja de 45.


Son aproximadamente diez kilómetros que muchos vecinos tiene que recorrer cuatro veces al día. Salen de la urbanización Breogán por la mañana para trabajar en el centro, vuelven a la hora de comer y, por la tarde, repiten el mismo trayecto de entre 40 y 50 minutos.
Son diez horas que al cabo de un día suponen 180 minutos montados en un bus, tres horas que en los cinco días laborables de la semana se convierten en 15 horas. En el mismo tiempo podría llegarse a Santiago.

Las líneas 23 y 23-A son las más largas de la red de transporte público de la ciudad. Entre el centro, la plaza de Pontevedra, y el final, la entrada de la urbanización Breogán, el 23-A hace 38 paradas y el 23 hace 35 paradas.
El tiempo estimado para llegar del punto de inicio al final son 45 minutos que a veces se quedan cortos en dirección Feáns. Los pasajeros que viajan desde la urbanización al centro pueden llegar a hacerlo en media hora.

El tiempo en cada parada puede ir de los 10 segundos hasta los 60, en el caso de que suban seis o siete personas. Si los buses recogiesen gente en todas las paradas, contabilizando una media de 20 segundos en cada una, gastaría 12 minutos en todo el recorrido. Las distancias, las carreteras estrechas donde es necesario reducir la velocidad y difícil cruzarse con otro vehículo, es lo que roba más tiempo al autobús.

Un viajecito...

Si el bus sale a las 15.42 minutos de la urbanización Breogán llegar a Novo Mesoiro le lleva cuatro minutos y cincuenta y ocho segundos. Sólo se han hecho dos paradas para recoger a dos personas.


Las seis paradas de Novo Mesoiro, unidos a las largas distancias entre unas y otras y la afluencia de pasajeros mucho mayor de la que en Feáns, ocupan ocho minutos, uno y medio han sido sólo para recoger gente. Son las 15.56 y el bus apenas ha recorrido una pequeña parte del trayecto. Cruza Pocomaco en dos minutos y medio. No hay mucho tráfico, tampoco gente en las paradas, sólo hace una y recoge a tres personas.

La carretera de O Birloque se hace difícil. Es demasiado estrecha y el bus encuentra problemas para circular de manera ágil. Un semáforo para el autobús durante 45 segundos. Hay obras de canalización y uno de los carriles está cortado. Hasta atravesar Salgado Torres hace cinco paradas, montan nueve pasajeros; son las 16.05 horas. Han pasado 23 minutos desde el inicio del viaje, quedan siete para llegar al destino.

Comienza a llover y General Sanjurjo está colapsado. Un semáforo en rojo hace perder segundos, teniendo en cuenta el tiempo que el bus necesita para recobrar la marcha. Pierde tiempo, pero se acerca al carril bus, al llegar a Juan Flórez y aunque le cuesta incorporarse, lo consigue, es más, llega a la plaza de Pontevedra en tres minutos y doce segundos. Hace algunas paradas y un 24 que va delante le dificulta tomar la marcha. Llega a las 16.18 horas.

Una pantalla indica que el próximo 23A llegará en 36 minutos, cuando las frecuencias son de 20. Todavía no es el final del trayecto. La cabecera de parada está en la Casa del Mar, girar hacia Juana de Vega, con las dificultades que puede conllevar cuando haya un coche de grandes dimensiones en dirección a la plaza y cruzar las calles restantes nuca baja de los 10 minutos, aunque habitualmente lleva 15.

Fuente: La Opinión de A Coruña
Imagen: Blog busurbano

1 comentario:

  1. "Una pantalla indica que el próximo 23A llegará en 36 minutos, cuando las frecuencias son de 20."

    Eso es mentira, la frecuencia es de 40m, combinada es de 20m. O eso tengo entendido, perdón si me equivoco.

    Solución a esto: Metro de una vez en las rutas importantes! y carril bus en las demás. Y mejorar la información sigo diciéndolo, a ver si esta semana le mando un email al ayuntamiento comentándoselo... igual hasta sirve de algo, a la cia de tranvías paso que ni contestan.. ¬¬

    Por cierto, muy chula la pantalla de la nueva parada de la plaza Pontevedra, de lejos me temí otra antiusabilidad como la de la plaza de Ourense.

    ResponderEliminar

Aquí tienes tu espacio para comentarios busurbanos...: