5 de junio de 2018

Servicio de bus urbano y movilidad... ¿mejorables? en un Parque Empresarial con "Q" de calidad.

Recuperando argumentos relacionados con la actualidad busurbana, leemos que al Polígono de Agrela (como nos han dicho que se escribe) le han concedido la banderita morada equivalente a la azul de las playas. La otorga la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales (CEPE) en colaboración con Aenor. Agrela se convierte así en el primer polígono de Galicia y el tercero de España en contar con una "Q" de calidad de los parques empresariales. Si bien es cierto que la asociación fue la que solicitó la distinción, para conseguirla tuvo que pasar un complejo análisis de las instituciones que la otorgan, que valoran...:
  • aspectos urbanísticos
  • servicios básicos con los que cuentan las compañías 
  • o la influencia social de la agrupación dentro de la ciudad, que pesó porque es considerada un interlocutor más como cualquier asociación vecinal de un barrio.

Cada tres años se auditará la situación para comprobar que el espacio certificado sigue cumpliendo los estándares de calidad para dar continuidad a este título.

Nos alegramos de ello y lo celebramos. Pero también nos preguntamos por los otros criterios que se entienden incluidos en el paquete y que ceñimos en nuestro comentario al concepto "transporte público urbano". No se cita de modo explícito pero hace de un entorno ( laboral) un lugar satisfactorio para todas las piezas en juego (en este caso, los trabajadores que acuden todos los días). El transporte público al polígono viene siendo objeto de crítica, de demanda, y de promesas electorales desde hace décadas. De hecho, cada cierto tiempo nos hicimos eco en este blog de alguna línea o conexión con los polígonos... que nunca se materializaron. La única línea que evolucionó en cierta manera fue la línea 11, cuya tímida incursión en el meollo del polígono aportó una parada en la Estrella Galicia, frente al Centro Comercial ComCor.

En 2014, el desvío por obras del 11 acabó por implantarse como definitivo
Líneas 11, 6 y 6-A y los buses metropolitanos.

Estas tres son las líneas que se puede considerar que "sirven" al polígono. Hay otras tangenciales, que lo bordean por la ronda de Outeiro: 12-A, 14, 22, 20). Pero también hay quien considera que el 6 y el 6-A también bordean sin más.

Para optimizar el servicio de autobús, sería interesante conseguir que se tengan en cuenta los horarios de mayor afluencia y el número de trabajadores que acceden desde la ciudad al polígono para reducir el número de vehículos particulares.

  • Las líneas urbanas al polígono de Agrela: 
En cuanto al Polígono de Agrela, se puede decir que más bien dispone de líneas que circundan su extensiónLa única que "entra" en el Polígono es la línea 11. Y lo hace en su camino hacia el gran centro comercial que se ubica en la Avda./Carretera de Baños de Arteixo: Marineda City.

Las demás líneas que nos podrían servir, según a qué zona nos dirijamos serían...:
  • la 6 y 6-A (recorren toda la Avenida de Finisterre, cuya zona de influencia abarca desde el cruce con la Ronda de Outeiro hasta San José y Meicende); 
  • la línea 7 (se adentra en el vecino barrio del Ventorrillo, hasta el Ambulatorio); 
  • 12-A, 14, 20 y 22, que son las líneas que circulan por la Ronda de Outeiro (vía fronteriza -junto con Avda. de Arteixo y Avda. Finisterre- entre las naves industriales y la civilización).

Modificación de la línea 11 cuando abrió Marineda y estaba Dolce Vita

Nos tranquiliza conocer que la Asociación de Empresarios de A Grela reconoce como principal preocupación actual garantizar una buena movilidad. Instan al concello a presentar su -prometido- mapa de líneas del transporte urbano –en el que están trabajando desde mayo de 2016 sin dar detalles– para poder negociar la atención a los 14.000 trabajadores que acuden a diario a las 500 compañías instaladas en el área industrial y comercial.

La gerente de la Asociación de Empresarios de A Grela, Teresa Firvida destaca que al aumentar la cantidad de negocios al por menor (177 sin contar Marineda City) se hace necesario adaptar un sistema de movilidad para satisfacer esas nuevas dinámicas tanto de trabajadores como de clientes.

Con todo, los buses son una pata nada más:
«La Administración, municipal, el área metropolitana y la Xunta, tienen que atender el polígono y lo hacen, pero hay que mentalizarse. El espacio es el que es y no podemos estirarlo. Quien con unas buenas líneas y buenas frecuencias no pueda prescindir del coche, porque al salir del trabajo tiene que recoger a sus hijos, por ejemplo, también tendrá que asumir el coste que supone, en tiempo o económico»

Al estimar la plantilla total de A Grela en unas 14.000 personas, de las que algo más del 40% se desplaza desde municipios del área, Teresa Firvida también solicitó la implicación de la Xunta para que el transporte urbano metropolitano llegue hasta allí.

__________________________

Como aderezo a la información y la reflexión, vemos interesante la recopilación de testimonios de los directamente afectados, recogidos en el artículo de M. Carneiro en La Voz. Pero no sin antes hacer mención a la mole de ladrillo, denominada DOLCE VITA, que cuenta con una nada despreciable cantidad de plazas de aparcamiento potencialmente aprovechables, pero que está cerrada a cal y canto. Un viejo centro comercial, una ruina, una cicatriz, un resto, una herencia nefasta... que ni pudiendo se rentabiliza. En fin.

La odisea de aparcar...

Empezar bien el día para los trabajadores de A Grela significa llegar al polígono antes de las ocho de la mañana. No importa que la entrada sea a las 9.30. A esa hora las 4.000 o 5.000 plazas de aparcamiento en superficie del área empresarial ya estarán ocupadas, habrá coches montados sobre las aceras y conseguir sitio requerirá media hora como mínimo dando vueltas con los dedos cruzados.

 Sandra y la suerte 

Sandra Rodríguez es camarera del bar Tránsito y entra a las 9:30. En un golpe de suerte, conoció a un señor que tiene un taller y cada mañana mueve su furgoneta para que ella pueda dejar el coche. Para otros el mal humor es un resorte que se activa solo con oír la palabra aparcar.

 Mónica, sin plaza 

En la misma calle Copérnico una plaza subterránea cuesta 77 euros más IVA, que es lo mismo que 93 euros al mes:
«Si bajasen los precios, podríamos asumir el coste compartiendo la plaza con compañeras con otros horarios»

Mónica trabaja en un call center de la zona y confirma la hora:
«Tienes que llegar antes de las ocho; si no, ya no aparcas»

Pilar, Patricia, Diego y David

Compartir es una opción habitual. Todas las mañanas Pilar, Patricia y tres compañeros viajan juntos con los gastos a escote: combustible, peaje y 78,65 euros que les cobran por una plaza en un párking privado de la calle Gambrinus. Vienen desde Ferrol, como el informático Diego Fernández, aunque él viaja solo, en coche y por poco tiempo, porque en breve seguirá el ejemplo de su paisano y compañero David, que se cansó de ir y venir y alquiló un piso en Pastoriza. Así se despuebla Ferrol.

 Rui, Yuriy y Adrián, a pie

Al polígono también se llega a pie, aunque menos. En el grupo de los informáticos se encuentran Rui Caramés, que camina 20 minutos desde Agra del Orzán; Yuriy Mishchenko, 25 desde la estación de tren, y Adrián Blanco, 35 minutos desde Cuatro Caminos. Las tarifas de aparcamiento bonificadas por su empresa rondan los 50 euros al mes. Los buses, para ellos, no son alternativa. Arián sugiere:
«Yo crearía una línea de bus desde ronda de Outeiro hacia el interior de A Grela»


 Emilio,  Pablo y los buses 

Como comentábamos anteriormente, dos líneas (tres con la 6-A) sirven al polígono:
> la 6 y la 6-A, que circulan por la avenida de Finisterre,
> y la 11, que se acerca por la avenida de Arteixo y, después de muchas gestiones e intentos fallidos, ahora se interna tímidamente en el centro poligonero.
Los buses funcionan más o menos para quien viva en el recorrido:
Emilio Paz, que sube al 6 en San Andrés a las 7.50 horas y baja en A Silva a las 8.04, minuto arriba minuto abajo.
«Deberían mejorar las frecuencias para ajustarlas a los horarios de trabajo»

Pablo Crespo coge el 11 en la plaza de Pontevedra a las 7.50 horas y se apea a las 8.10 frente al Centro Comercial ComCor, en José María Rivera.


 Antonio y Adrián, indignados 

En la barra del Tránsito, delante del almuerzo, Antonio Dubra responde a la situación del aparcamiento con disgusto:
«Es una vergüenza»

A pocos metros, un concesionario utiliza plazas de la vía pública para guardar sus vehículos durante meses, dice. Enfrente, la hierba cubre la única parcela vacía del polígono.
«Podían limpiarla y habilitarla como aparcamiento»

Es tal el malestar por la mala movilidad que Adrián Vilariño llega a quejarse de las malas prácticas policiales.
«Aquí la policía viene a multar a los de la doble fila y después dejan ellos el coche igual para entrar a tomar café»

A mayores:

El presidente de la asociación, José Antonio López López destacaba que en breve contarán con la senda peatonal y ciclable, así como la pasarela de Baños de Arteixo.

Asimismo, destacó que el Gobierno local se ha comprometido a enviar a A Grela un servicio diario de barrenderos una vez se apruebe el pliego del servicio municipal de limpieza. Hasta el momento hay unas horas de recogida de basura pero a veces se quedan cortas.

__________________________________
Fuentes:
La Opinión de A Coruña, 30-05-2018
El Ideal Gallego, 30-05-2018, Sonia Dapena
La Voz de Galicia, 31-05-2018, M Carneiro
Imágenes: Blog Busurbano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: