30 de mayo de 2016

#ACCESIBILIDAD: Los carros de bebés entrarán al bus urbano por la puerta delantera desde ya!

De cuando en vez recibimos consultas con dudas de cómo "moverse" en bus urbano con un carro de bebé. Madres y padres que, de usuarios "independientes", pasan a verse en esa nueva situación que, precisamente por "nueva", no se habían planteado antes. Hace pocas semanas nos preguntaban por las redes y, dentro de nuestro conocimiento y experiencia busurbanos, detallábamos el proceder habitual "oficial" y también todas esas otras circunstancias "extra" que suelen darse cotidianamente pero que pocas veces se explican "en voz alta".


A mediados de este mismo mayo, la empresa anunciaba "cambios" en el procedimiento de viaje en bus urbano con carros de bebés. Resumiremos esquemáticamente en qué se modifica la normativa y las costumbres. Nos fijaremos en el caso que más solemos ver, que es uno de los progenitores viajando solo, con su criatura en el carro.

Pero antes, dos incisos a modo de puntualizaciones:

1.- Por lógica simple y economía del lenguaje, denominaremos "puerta central" a la situada por detrás del eje delantero, que es la que incorpora la rampa en todos los buses (independientemente de cuántas puertas tenga el bus -dos o tres- o de si es articulado o no).

2.- Un aspecto a veces confuso: el uso de la rampa existente en la puerta central solamente está previsto para la subida al bus de sillas de ruedas y similares. No está contemplada para carros de bebé, tal como los conocemos (salvo en situaciones excepcionales, en las que el conductor tiene la potestad de evaluar).


Aclaradas estas cuestiones iniciales, vamos con los ejemplos de cómo eran las cosas hasta ahora y cómo son desde mayo de 2016:

ANTES de mayo de 2016...
(o cuando la entrada con el carro
se realizaba por la puerta central
y otras circunstancias...)


> ANTES > 1.-En la parada 

El papá o la mamá solía esperar con su carro y bebé en la parada, haciéndose visibles al conductor para que este intentase arrimar el bus a la acera o plataforma. Bueno, eso cuando es posible, ya que en ocasiones, coches "aparcados", paradas mal resueltas u otras "circunstancias" impiden esa facilidad. Aún hoy en día podemos ver subir carros desde el propio carril de circulación.

Si esto fuese hoy, ya habría pagado por la puerta delantera...

> ANTES > 2.-La subida al bus 

Si se torna necesario, se puede solicitar al chófer que incline el bus para favorecer la maniobra de subida. Normalmente lo harán sin objeciones. Pero echamos en falta cierta "iniciativa espontánea" de algunos de ellos, según en qué circunstancias, sin tener que indicárselo: por ejemplo, cuando se sube desde el propio carril de circulación (no desde una acera o plataforma).

Tenemos que decir también que hay casos totalmente opuestos, como algunos conductores que en tiempos menos "accesibles" hasta se bajaban para ayudar!



Desde que desaparecieron los tres últimos buses con escaleras de acceso, se desterraron también las barras verticales que dividían "en dos carriles" el umbral de las puertas centrales y/o traseras.


Desde entonces, en toda la flota las puertas centrales se presentan anchas y diáfanas. Y además, no falta rampa en ningún bus (sea mecanizada o manual), pero ojo!: En principio, son exclusivas para la entrada y salida de sillas de ruedas.


> ANTES > 3.-El detalle final: El pago del billete 

Obviamente, los ejemplos que estamos analizando son los menos "favorables", pero -bajo nuestra observación particular- suponen los más habituales, como os decíamos más arriba: madre o padre (uno sólo, sin acompañante) con carro de bebé.

En esa tesitura, la maniobra del pago del billete era la lógica (y casi la única posible):
_ Después de haber subido a bordo por la puerta central, lo primero era colocar y asegurar convenientemente el carro con el bebé en su emplazamiento reglamentario;
_ Y a continuación, dejarlos solos un momentito para ir al único punto de pago/cobro en el bus (situado en el puesto del conductor), a pasar la tarjetita o pagar en metálico.

Como los viajeros del bus de Coruña somos solidarios y atentos, siempre nos prestaremos a vigilar y tutelar durante ese instante a todo carro de bebé que haya de aguardar el trámite.
Sí, nos incluímos :)
_______________________________

Si hasta hace días el acceso al bus era por la puerta central, desde esta última semana de mayo se establece lo siguiente:

 La norma de subida al bus varía: 
 Los carros, por delante! 


El cambio efectuado en la normativa se apoya en el argumento de la movilidad y la accesibilidad, y nos parece de perlas, a pesar de tener alguna salvedad que se compensa con la consideración de "excepción" y que luego comentaremos.

*Ojo! -> Insistimos en que estamos valorando el supuesto en el que viaja una sola persona con el carro de bebé/s. Si van dos personas, todo es mucho más fácil y las excepciones y los problemas se diluyen :)


 AHORA, desde mayo de 2016... 
(o cuando la entrada con el carro
ya es obligada por la puerta delantera,

no siendo por una/la excepción...)

> AHORA > 1.-En la parada 

Nada cambia. O casi nada. Procurad que si vais a subir al bus que llega, que el conductor os vea según va parando e intentando arrimarse a la acera. El tema de las colas en las paradas lo tocaremos en otra ocasión... Vosotros considerad previamente donde presumís que sea sencillo que vaya a "colocar" el morro del bus, ya que ahora os tocará acceder con el carro por la puerta delantera. Y ello es posible por que se han suprimido las barras que existían en el medio del acceso, esas que delimitaban "dos carriles" de subida". Las recordáis, no?



> AHORA > 2.-En subiendo al bus 

Al realizar la subida justo delante de las narices del conductor, este se dará cuenta -al abriros las puertas- si necesitáis que os arrodille el bus; y si no lo hiciese, os queda más a mano para solicitárselo.

Ahora sin las mencionadas "barras", un carro de casi cualquier medida (sobre los gemelares, nota al final del postcabe perfectamente por la puerta delantera y por el pasillo interior.

Todo son ventajas :)

La cuestión relativa a la excepción viene ahora, por cronología:

__ Si en el bus viaja poca gente, el pasillo estará más bien libre y será posible avanzar con vuestro carro hasta la zona central del bus, habilitada para carros y sillas. Sin problema.

__ Si el bus va algo más lleno, o directamente abarrotado, el procedimiento sería el siguiente, atendiendo a la nueva norma:
Yendo solos -que es caso que analizamos-, subís vosotros, sin carro, el escalón inicial y efectuáis el pago del billete, mientras el carro permanece cinco segundos en tierra. Seguidamente, os dispondréis a subir con el carro por la puerta central, como se hizo hasta hace unos días.

Esto nos lleva al punto 3:

> AHORA > 3.-El detalle final: El pago del billete 

Confiamos en que este supuesto un tanto "raro" se dará las menos veces. Pero puede darse. Y ya conocemos a más mamás que han manifestado su "extrañeza y desasosiego" por tener que dejar solo a su bebé, no dentro del bus, sino en la acera, mientras sube a pagar. Claro, así planteado... poneos en su pellejo. Cierto que os lo vigila quien esté en la cola, por ejemplo, que la gente -como hemos dicho- colabora; pero... ¿si no hay nadie en la cola? ¿Y si llueve a cántaros? (...) Pero ya os decimos: no tiene por qué ocurrir nada malo.

Diego apela al sentido común de los chóferes más que a la aplicación de la norma, para esas ocasiones en las que se indica el pago del bus en la puerta delantera antes de entrar el carro por la trasera. Pero la norma es -parece- clara y meridiana...
A veces somos simples, a veces somos cuadriculados. Nos preguntamos el por qué de las cosas, y si no lo vemos, damos gracias por hacérnoslo visible y comprobar si se corresponde con lo que en realidad es. En ese sentido, caímos en la inoportunidad de plantear "una razón más" por la cual se ha hecho efectiva esta modificación:
Pero, ciertamente, no procede...

Bien es cierto que el hecho de subir por detrás, directamente, a menudo traía como consecuencia que si el conductor no estaba muy al tanto o se despistaba mínimamente con su quehacer o con la cantidad de gente dentro del bus, quien fuese con el carro podría no haber pagado el viaje y, paradas más tarde, bajarse tan alegremente como subió. Y casi somos testigos de ello en una ocasión, si bien el conductor "tenía fichado" al personaje en cuestión. Con malicia o sin ella, esto es algo factible.

Di tú que hay más argumentos que reforzarían el "forzar" el procedimiento de pago inmediato por delante y posterior subida al bus con el carro por detrás:
Es conveniente que el viajero tenga en su poder su billete según sube al autobús. Y, seguramente, la opción lógica, ya que constituye su "seguro" si algo ocurre durante el viaje. En cambio, si el acceso se hace directamente por la puerta trasera, y no se abona la tarifa del billete hasta dentro de tres paradas, entonces podría estar dándose una situación potencialmente delicada...

_______________________

Para terminar, un apunte también interesante y fundamental, relativo a los tipos de sillas, y que veis mejor en formato gráfico:


Hemos leído ya algunas objeciones al respecto de que estas normativas de seguridad estarían condicionando la compra de un modelo u otro de silla gemelar. En ese sentido, es interpretable que se estaría limitando el derecho al uso del bus urbano. Comprendemos estas quejas, lógicamente; pero atendiendo a los argumentos de seguridad sobre los que se asienta la norma:

Entendemos que ante una situación en que un bebé viaja mirando en sentido de la marcha, al igual que ocurriría en un coche, un frenazo y la inercia que produce podrían suponer un riesgo importante. Tanto para este bebé como para el que viaje mirando para él, enfrentado.

Interpretamos que primará la responsabilidad de los padres y las madres por encima de gustos sacrificables, por decirlo de algún modo :-) Otra situación se daría si se anula (si bien entraría en contradicción con ese argumento esgrimido de la seguridad). En algunas ciudades se permiten en los buses urbanos ambos modelos de silla gemelar. En Coruña nos estaríamos equiparando con Madrid, por ejemplo:

Normativa carros gemelares EMT Madrid

 Asimismo, tened en cuenta que llegado un momento, el chófer puede negaros la subida al bus si se da el caso de que la plataforma ya está ocupada por otros carros o sillas de ruedas. No es capricho, no es porque seáis más elegantes o no; se trata de normas que hay estipuladas y que tienen como fondo la seguridad de los viajeros.


Hasta aquí, lo primordial. Si se tercia añadir algo más... queda sitio :)


Fuente: Tranvías Coruña, Blog Busurbano
Gráficos: Tranvías Coruña (fotos Blog Busurbano); EMT Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: