5 de marzo de 2011

Vecinos de Os Castros, enfadaDOS con los cambios de recorrido en la línea 2, reunen 2.500 firmas.

La polémica por la supresión del recorrido de la línea 2 del bus urbano, desde el Mirador de Os Castros hasta Casablanca, y la consecuente eliminación de varias paradas, tuvo ayer un nuevo capítulo tras la falta de acuerdo en la reunión que la concejala Yoya Neira y los vecinos mantuvieron el jueves para zanjar el problema. El próximo podría ser la movilización.

Ayer, los portavoces vecinales, liderados por el secretario de la AAVV de San Diego, Rogelio Suárez, entregaron en el registro municipal 2.500 firmas que apoyan el retorno de la línea 2 a su anterior recorrido. Aseguran que están dispuestos a tomar “todas las medidas de presión oportunas” si la edil socialista no rectifica su decisión y consideran que una “discriminación continua e injusta” para los usuarios que se subían al autobús en estas paradas.

“Nos reunimos ayer con ella pero no llegamos a un acuerdo y nos hemos visto obligados a presentar estas firmas en registro. Esperamos que esto haga cambiar de opinión a Yoya”, explicaba uno de los representantes vecinales. Hace tan sólo una semana la responsable de movilidad pedía “calma y tiempo” a los residentes de Os Castros para probar el nuevo recorrido y justificaba la retirada de las cuatro paradas de General Sanjurjo por el bajo uso que se hacía de las mismas.

Así, la parada la que estaba situada a la altura del número 290 de dicha avenida, era empleada por 23 personas al día y los autobuses pasaban 64 veces al día, por lo que, según la concejala, no tenía sentido que el trasporte urbano circulara por ese tramo. Los portavoces de los afectados por la supresión de las paradas advierten de que son 5.000 los perjudicados con la eliminación de la ruta. “Nos prometieron que lo iban a estudiar y nos dan un plazo de 15 o 20 días para solucionarlo”, apunta Suárez.

Además, los afectados por esta medida adoptada por el Ayuntamiento denuncian que con la ampliación del servicio hasta el hospital de Oza y la supresión de las paradas en cuestión, se habilitaron otras que están en cuesta.

Insisten en que lo que piden es que haga el recorrido que hacía antes, y “después, si quiere ir hasta Sada, que vaya”, indica uno de los portadores de las firmas. Critican el modo en el que se llevó a cabo la eliminación de las paradas. “La cuestión fue que el sábado a las 06.00 horas de la mañana pusieron unos letreritos sin previo aviso, con alevosía y nocturnidad, y sin comunicárselo a los usuarios del autobús”, explican. Además, se declaran “muy crispados” y “dispuestos a salir a la calle”. “Recogimos muchas firmas y están convencidos de que hay tomar medidas más serias si es necesario, aunque pensamos que con el apoyo realizado la concejala cambie de actitud”, añade Suárez.

Por su parte, la Asociación de Vecinos de San Diego anunció la convocatoria de una reunión que se celebrará el próximo jueves y que contará con la presencia de los responsables de la agrupación y de todos los afectados por el cambio de las líneas.

Allí se tomarán las decisiones sobre las medidas que van a emprender para hacer cambiar a la edil de opinión y no descartan que de esa reunión salga una convocatoria de movilización por la avenida de General Sanjurjo. “Están muy cabreados y ellos serán los que decidan qué medidas vamos a llevar a cabo. Creemos que la concejala ha tenido tiempo de rectificar”, sentencia el secretario de la agrupación de San Diego.

Fuente: La Opinión de A Coruña y El IdealGallego

3 comentarios:

  1. Encántame que os representantes inventen os datos que lles convén. Se os datos oficiais din que a parada do número 290 a usaban 23 persoas ó día, ¿quen inventa o dato de que son 5000 perxudicados?

    E para rematar, os portavoces fan a perfecta definición de egoísmo: que haga el recorrido que hacía antes, y “después, si quiere ir hasta Sada, que vaya”.
    Perfecto! A min que me pare na porta da miña casa, os demais impórtanme unha merda.

    ResponderEliminar
  2. Yo sigo pensando, que aunque el nuevo recorrido (el que hay ahora) es ideal y lleva a nuevos destinos donde no llegaba antes un autobús urbano, que yo sepa, recolocar las 4 paradas de General Sanjurjo en la manzana opuesta (poniendo una de ellas en Vales Villamarín), yendo dirección Puerta Real, quizás hubiese evitado esto, puesto que la mayoría de gente que bajaba y subía en esas paradas procedía ó iría, al fin y al cabo, a cualquier parada en sentido Puerta Real.

    ResponderEliminar
  3. PD: es decir, las 4 paradas del lado de Casablanca / Castros).

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: