16 de julio de 2008

El coche de ... aparca en ..., y a los demás nos lo retira al depósito la ... del lugar menos pensado.

Fijaos, por favor, en la foto, cortesía del Blog del barrio de Los Rosales:


- ¿Es mi coche? No, sin duda. Quizá el tuyo...
- Tampoco; no tenemos coches tan...
- Ya. ¿Quieres saber de quién es?
- ¿De quién...?
- Estás viendo dónde y cómo ha aparcado...
- Sí, es la parada del bus urbano, ¿no?
- Ajá. Tal.
- Y está... como en diagonal, ¿no?
- Mmmmm, cinco metros de coche en diagonal, a lo ancho de una parada de bus urbano... ocupan.
- ¿Pero de quién es el coche!?
- ¿De quién es, o quién lo conduce?
- A ver, yo conduzco el coche de mi padre a menudo...
- Ya, pero tu padre te enseñaría ciertas cosas, ¿no?
- Hombre, a aparcar mejor que el menda este, seguro!
- ¿De dónde eres?
- Ya me dirás a qué viene eso ahora...
- ¿En tu casa dejáis las cosas así, donde sea, en el primer sitio que se os ocurre?
- Hombre...
- Ya, pues hay alguien que en "su casa", arrasa.
- ¿Tiene que ver con lo del coche?
- Psí...
- Ya. Ya caigo. Así que ese coche es el de vuestro alcalde... ¿no? ¿Pero no me habías dicho que iba en bus?
- (...)
- Ah, claro, la foto... era sólo eso.
- Nunca dejamos de sorprendernos, ¿eh? En tu ciudad... ¿el alcalde hace cosas así?
- Si yo te contara...!
- O sea que son todos de la misma especie, ¿no?
- Me parece que sí. Pero el que conduce no es el alcalde, ¿cierto?
- No, claro. Pero cuando ven el coche de tu padre mal aparcado y lleno de mierda, tampoco es cosa de tu padre. ¿Me equivoco?
- Ya...
- Pues venga, a lavar el coche! Que nos da tiempo antes de las próximas elecciones!
- Eh! Sin avasallar...!
- Hazte a la idea de que soy tu alcalde! Je, je...! Tiiiiraaaaa...!

Para seguir del todo la historia, os remitimos a los antecedentes:

Antecedente 1: Inauguración del Centro Cívico. ¿Donde aparcará el Alcalde?

Antecedente 2: Hoy viene el alcalde Javier Losada. Cosas que no va a inaugurar

Antecedente 3: Exclusiva: Lo que nos contará Javier Losada esta tarde

Antecedente 4: Javier Losada no conoce el Blog de Los Rosales, pero aparcó fuera de la (Plaza) Elíptica

Accidente 5
(porque fue un pequeño accidente, no?): ¿Dónde aparcó al fin el Alcalde? Donde le salió de su bastón

Nuestro más sincero y descojonante (con perdón) agradecimiento al Blog de Los Rosales. Cómo nos hemos reído... por no llorar. De cualquier modo no nos gusta la política. Sólo hemos querido describir un hecho, documentado, indiscutible, rodeado de sus antecedentes, y comprobar que hay actitudes que no son sinónimas de respeto al ciudadano. Y ya. Que ya hemos dicho bastante para lo que en nosotros es habitual...

1 comentario:

  1. Je, je. La verdad es que es lo mejor, reírse. Total, hay cosas que nunca cambiarán.

    Gracias a vosotros siempre, amigos.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: