21 de febrero de 2017

La lucha del transporte público y los vehículos que invaden las paradas del bus urbano: Doblefilia, ocupación y "estorbamiento".

Nos despertamos ayer por la mañana leyendo en La Voz un artículo de tinte busurbano, de la pluma de Javier Becerra, del que ya estábamos prevenidos. Llega tocando fibra sensible en el ramo del transporte público y la movilidad. Algún dato lo hemos contrastado a la par en estos días previos. Pero podría dar para una entrega semanal durante una buena temporada. Apostillaremos nuestros comentarios aquí, a lo largo del desarrollo de la transcripción.

El título ya antecede contenido:

¿Son las paradas de bus los nuevos párking exprés?
Los conductores del transporte público se tienen que enfrentar con vehículos que aparcan en sus paradas a diario.

El 15 de marzo del 2016 la Compañía de Tranvías anunciaba que la totalidad de la flota activa de buses disponía de rampas para facilitar el acceso y la salida de los usuarios. Gracias a esta medida una persona que usa silla de ruedas, por ejemplo, puede bajar con ella directamente a la acera sin peligro. También un anciano con bastón evita el escalón que se forma entre la puerta de salida y la calzada. Y un papá puede deslizar el carrito de su bebé sin tener que bajarlo a pulso.

Esta imagen tuvo su historia. De vergüenza ajena...
Esta medida, aplaudida por los viajeros habituales del bus urbano, se tropezó con una realidad: la imposibilidad de llevarla a cabo en muchas ocasiones. ¿Por qué? Pues porque en las paradas hay coches estacionados que impiden que el bus se pueda acercar lo suficiente a la acera como para desplegar la citada rampa.

Si el bus no se puede aproximar a la acera...
Cuando afecta a alguna persona como las antedichas se las tiene que ingeniar como puede. En casos extremos, apelar a la solidaridad de la gente que en ese momento vaya en el autobús. Cuando no al propio conductor, que tiene que tirar de freno de mano, dejar su asiento y asistir a la persona que no puede bajar por sus propios medios.

Escena de un tiempo pasado que no está tan lejos de algún caso puntual hoy día: el conductor ayudando a subir o bajar un carrito de bebé. Veis que el aparcamiento en batería anulaba toda posibilidad de "parada". En ese punto no, pero hoy en día a lo largo de Novo Mesoiro sigue dándose este caso.
La plaga incívica y tolerada se extiende por toda la ciudad. Se da entre los conductores una cierta sensación de impunidad al respecto. Se descarta estacionar en un paso de cebra o en doble fila. Sin embargo, dejar el vehículo en la parada de bus no genera el mismo temor. No se suele multar esa práctica. Por tanto, se instaura. La cuestión se ha normalizado de tal manera que los conductores del bus ya ni pitan, aunque en ocasiones esté una persona dentro del coche.


Hay lugares donde la situación resulta especialmente grave. La ronda de Outeiro, por ejemplo. Entre los Mallos y Riazor estos aparcamientos se suceden de manera intermitente. En la rotonda del cruce con la avenida de Finisterre ya resulta sangrante: es más difícil ver la parada libre que repleta de coches.

La parada de la intersección entre la avenida del Finisterre y la ronda de Outeiro es una de las que más acusan esta práctica. Se ha convertido en algo así como el estacionamiento de los recados. Los coches se extienden por al calzada sin que el bus pueda parar de manera normal prácticamente en todo el día.

Ocurre lo mismo en la avenida de Novo Mesoiro, donde la permisividad con estos comportamientos es total.

A los coches de la siguiente imagen realmente no sabemos si poder achacarles nada:
Aparcan porque nadie ha prohibido aparcar ni existe plataforma ni zig-zag... Más que parada de bus, lo que hay es un mísero poste. De este modo, nos parece más grave la inacción de los ayuntamientos que la actitud de quien deja el coche en ese espacio no señalizado... Sin duda se tercia la construcción de un tramo de acera accesible.

Casos que se dan en muchos de los barrios por donde pasa el bus urbano...

Pese a existir toda una franja de aparcamiento en batería, en la Avenida de Novo Mesoiro resultan constantes los aparcamientos indebidos. Esto tiene un doble efecto: el bus no pude arrimarse en su parada y, por ello, bloquea la circulación, ocupando el único carril libre.
Y eso no sería todo...: en la única parada con plataforma "postiza" nos encontramos con que se convierte en el "estoy en el bar" de esa misma acera, con lo que la plataforma queda totalmente inutilizada. De nuevo esta relación tóxica entre parada de bus, bar al pie y gente cómoda, despreocupada, incívica... 

También existen problemas en la avenida de los Mallos. En fin de semana hay conductores que incluso dejan los coches aparcados en paradas como la del cruce con Vizcaya el día entero, sin que les ocurra absolutamente nada. Son apenas tres ejemplos de una tendencia generalizada.


El Ayuntamiento no contesta

Los usuarios de bus denuncian este hecho y constatan que va a más. El blog Busurbano recoge muchas quejas al respecto. Desde Tranvías son conscientes de la situación. Fuentes de la compañía indican que les preocupa, ya que es un problema diario que afecta tanto al tráfico como a la seguridad, dificultando el trabajo de los conductores.

Imágenes como esta son habituales en la parada de la avenida de Ejército situada donde empieza la ronda de Outeiro. Vehículos que desechan la opción de la doble fila por miedo a la multa, pero que sin embargo, estacionan ahí al confiar en que no van a ser sancionados.
La Voz ha preguntado al Ayuntamiento si se ha tomado alguna medida para combatir este fenómeno en los últimos meses y si planean hacer algo en el futuro inmediato. No hubo ninguna contestación al respecto.

_______________________

En este blog en que estáis leyendo encontraréis referencias a la "doblefilia", el eterno "misterio" de la calle San Juan, los aparcamientos indebidos -en días de partido del Dépor, por ejemplo-, el absoluto desprecio por las plataformas dedicadas a las personas con más problemas de movilidad, la lenta habilitación de todas las paradas para convertirlas en totalmente accesibles, etc. 

Y ya son unos cuantos años de blog busurbano. De ellos os iremos dejando estos días como muestra algunos pequeños "botones" 

03-09-2011 > ¿La "cura" para la "doblefilia" (mala para el bus) será... la cebolla (buena para la circulación...)?

20-12-2016 > De ciudad de tercera... Más concienciación y un poquito más de transporte público, de paso...

25-06-2016 > El Bus Urbano, el Animal en su hábitat. Por naturaleza! ¿O alguien lo pone en duda?


(...)

Por contra, si nos dedicásemos a recopilar los comentarios de reacción al artículo de La Voz, el primero sería este:
alam6494 de A Coruña > Si solo aparcasen mal en las paradas de bus... La tolerancia es total, puedes dejar el coche en cualquier esquina o acera molestando, quedarte con un carril de circulación para ti solo, y lo mejor que la Policía Local pasa de largo!!! Si a esto le añadimos que cualquier evento da barra libre para dejar el coche donde te de la gana, hace insufrible esta ciudad para el peatón. Y pensar que votamos marea para poner fin a estas actitudes y nos encontramos en que no se hace NADA, seguid así que vais bien.

Si queréis aportar alguna observación al respecto, o reclamar que en alguna de vuestras paradas se arreglen los problemas endémicos que nos asolan a todos, ponedlo por escrito aquí mismo, que algo queda.

Continuará..., porque detalles acerca de esta problemática, hay bastantes que comentar. Sólo concluir en un apunte sobre el título que encabeza el artículo:
Fuente:
La Voz de Galicia, 20/02/2017, Javier Becerra
Imágenes: 
Blog Busurbano, César Quián, Javier Becerra, Paco Rodríguez, @jvarela

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: