26 de mayo de 2015

Seguimiento de la huelga de transporte público en #Coruña: las versiones de los bandos. El futuro inmediato.

Faltan tres días para la segunda jornada de huelga del transporte público en Coruña. Con todos estos acontecimientos del pasado fin de semana -la resaca de la huelga en el transporte público, el día de reflexión, Eurovisión...;-P, y el día de las elecciones, junto con su resaca-, nos quedaron pendientes algunas menciones, en concreto sobre la mencionada huelga.
Partimos de los artículos de la prensa local:


La huelga del pasado viernes 22 de mayo, convocada por el comité de empresa de la Compañía de Tranvías fue secundada por...:
  • .. el 90%según los datos del comité, . 
  • ... y por el 38% de los conductores, según la empresa.
La entidad informó de que, a primera hora de la mañana del viernes 22, acudieron a sus puestos de trabajo 48 conductores, de los que 39 formaban parte de los servicios mínimos decretados por el Ayuntamiento (el 50% de los 78 trabajadores que prestan servicio de forma habitual), y 9 más que no secundaron la huelga en cada turno.
La empresa subrayó que la jornada transcurrió "con total normalidad".

El comité de empresa, sin embargo, destaca que el paro fue secundado por la inmensa mayoría de trabajadores:
"Estamos muy satisfechos con el apoyo que nos han dado los compañeros. Los que salieron fueron los servicios mínimos"

Desde el comité de empresa cuestionan los datos ofrecidos por la compañía, ya que, a su juicio, no deberían contabilizarse los servicios mínimos, obligados a trabajar, como parte de los que no secundaron la huelga.


Denuncias

Los miembros del comité denunciaron ante Inspección de Trabajo a la Compañía de Tranvías porque aseguran que no les facilitó el listado de los autobuses que circularon por la ciudad.
«no fuimos informados debidamente de qué trabajadores y qué autobuses conformaron los servicios mínimos, que ni siquiera iban identificados como tal con el distintivo que habitualmente suele colocarse en los vehículos»

También se quejó de las «trabas» puestas por la empresa para que pudieran ejercer su derecho a huelga:
«En un primer momento no se nos permitió acceder a las instalaciones de la empresa y tuvo que llamar el inspector de trabajo para que finalmente nos dejasen pasar»

El presidente del comité de empresa, Alberto Couselo, garantizó en el día de autos que, a primera hora de la mañana, salieron de cocheras los servicios mínimos "y cinco coches más con compañeros que son eventuales y están más presionados por la empresa".
Couselo, además, destaca que la jornada fue tranquila porque los vecinos fueron informados, por lo que optaron por desplazarse por la ciudad caminando o en coche.

La Compañía de Tranvías cifró en un 23% el número de autobuses cuyos conductores, además de los servicios mínimos, salieron a circular en la jornada de huelga.

Los conductores de autobuses reclaman más "garantías de empleo" [y algunos otros puntos que os hemos concretado en un post anterior en este blog busurbano].

La empresa, por su parte, indicó en un escrito enviado a los medios de comunicación que la huelga es "injustificada, incoherente, irresponsable e injusta". Así, la compañía destaca que el comité se niega a realizar una jornada de 40 horas semanales, "que es la que tiene la inmensa mayoría de trabajadores". Además, indica que no entiende "por qué se quejan de trabajar ocho horas", ya que asegura que se estableció ese horario "a raíz de una petición que hicieron ellos mismos en una negociación anterior, cuando tenían jornada partida".

La huelga se repetirá, en principio, el próximo viernes 29 de mayo y, en caso de que no haya un cambio de actitud de la empresa se tomarán nuevas medidas, entre las que el comité no descarta la convocatoria de un paro indefinido.
«Reiteramos que en cuanto nos llamen nos sentamos a negociar. Pero me da la impresión de que sigue sin haber voluntad, así que continúa en pie la convocatoria de huelga para el día 29. 

Si se llegase a esa fecha sin que se retomase la negociación, los trabajadores convocarían una asamblea para decidir las nuevas medidas de presión que adoptarían:
«Por ahora no se ha hablado nada en firme, pero sí que existe la posibilidad de que se plantee una huelga indefinida»

Tranvías reforzó las líneas con mayor demanda en las horas punta y fletó autobuses articulados con el objetivo de aumentar su capacidad. Los usuarios tuvieron que esperar más de lo habitual en las paradas, pero la mayoría estaban informados, por lo que no les sorprendió. Además, la aplicación del móvil y los paneles informativos funcionaron con normalidad.
_______________

El jueves, más novedades e información para la segunda jornada de huelga, el viernes 29 de mayo.

Fuente: La Opinión de  Coruña, La Voz de Galicia
Imágenes enlazadas: La Opinión, La Voz

1 comentario:

  1. Creo que de tomar métodos más efectivos cómo la Digitalización del transporte público podrían abaratarse costos cómo para poderle ofrecer a las trabajadores lo que piden.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: