15 de mayo de 2015

Los motivos de la #huelga de los conductores de los autobuses urbanos de Tranvías de #Coruña.

Los sindicatos con representación en el comité CCOO, UGT, CIG y GTT-STL explicaron el pasado miércoles los motivos: La plantilla de Tranvías irá a la huelga el 22 y el 29 para exigir reducción de horas anuales. Los trabajadores aceptaron una subida salarial del 3% en tres años, pero reclaman a la compañía que les asegure el empleo y promueva "mejores condiciones de salud".

Garantías de empleo y de salud para los trabajadores. 

Estas son las dos demandas principales que la plantilla de la Compañía de Tranvías ha expuesto a la dirección de la empresa en la negociación que mantienen por la renovación del convenio colectivo.

Las medidas de presión, respaldadas por todos los sindicatos, se toman después de que no se hubiese llegado a un acuerdo con la dirección de la empresa en las numerosas reuniones mantenidas desde el inicio de los contactos, el pasado 3 de marzo. Desde ese momento, según fuentes sindicales, hubo hasta nueve citas entre representantes de la plantilla y de la dirección de la compañía, sin que por parte de los primeros se viese voluntad de solucionar el problema con un acuerdo.

Entre las medidas que el personal considera que han de fomentar la buena salud de los empleados está la reducción de las horas de trabajo anuales, algo que la compañía no les concede. Por esta razón y otras peticiones sin cumplir la plantilla presionará con una huelga el 22 y el 29 de mayo, según confirmó una representación del comité de empresa.

Estos dos días -el viernes 22 es la víspera de la jornada de reflexión de las elecciones municipales- habrá servicios mínimos de transporte público, aseguran los empleados, aunque aún no se han pactado.

La puerta a un nuevo encuentro con Tranvías para retomar las conversaciones y llegar a acuerdos aún está abierta, afirma el comité.

El convenio laboral recoge 1.810 horas anuales de trabajo, una cantidad rebajada desde las 1.826 máximas permitidas por ley y que cumplían los empleados antes de la última negociación. Aseguran que otras empresas del sector realizan una media de 1.750 horas al año, como ocurre en Vigo, ejemplo al que aludieron. Reclaman la rebaja progresiva de 16 horas al año al volante para ir acercándose a la media del sector.
"Reduciendo las horas paulatinamente cada año llegaríamos a las 1.760 horas en cuatro años"

El presidente del comité, Alberto Couselo:
"Lo que pedimos no es ninguna locura, sino un trabajo más seguro, tranquilo y coherente, con horas de trabajo que consideramos adecuadas. Queremos unos horarios lo más saludables y llevaderos posible. Queremos asegurar nuestros puestos de trabajo y saber que llegaremos a la jubilación con cláusulas que son gratuitas pero que la empresa no quiere y no entendemos por qué"

Hay 248 trabajadores en la Compañía de Tranvías, de los que 212 son conductores que realizan su tarea en turnos de ocho horas seguidas. Consideran que son muchas horas acumuladas.
“Nos preocupa poder hacer bien nuestro trabajo, de la manera más profesional y para eso hay que tener unos horarios adecuados, unos medios adecuados y una carga de trabajo adecuada

...subrayó el responsable del área de Seguridad y Salud, Miguel Ángel Campos.

El representante entró en su experiencia personal para aclarar el por qué de la reivindicación:
Después de 20 años como conductor –la mayoría de ellos está en torno a los 50 años de edad–, ha realizado “más de 40.000 horas y más de un millón de kilómetros”, pero entiende que todavía resta “eso y mucho más” porque, como sus compañeros, quiere jubilarse en Tranvías.
“Por eso se busca bajar la carga; para dar un buen servicio hace falta estar bien”

Campos, explicó que en la condiciones actuales el índice de bajas médicas es muy alto, algo que achaca al exceso de horarios. Los servicios médicos de la empresa, en cambio, no ven correlación entre el absentismo y esa actividad.


Subrogación y readmisiones

En pro de la estabilidad y conservación del empleo actual, la plantilla reclama también que el convenio colectivo les garantice el mantenimiento de sus puestos de trabajo en el caso de que otra empresa obtenga la concesión del servicio en el futuro -la actual concluirá en 2023-, de manera que sigan contratados y desarrollen su actividad en la ciudad en las mismas condiciones.

Y por otro lado demandan otra cláusula, pero esta vez de readmisión, que obligaría a la empresa a readmitir a los trabajadores cuyos despidos salieran improcedentes o nulos. Esta última demanda está en relación con varios despidos en los últimos años que, pese a salir favorables a los despedidos, sólo han supuesto para estos el embolso de una indemnización; mientras que los representantes de los trabajadores lo que piden es que esos empleados volviesen a la nómina de la empresa.

La representación laboral recordó que el año pasado pactó congelar sus sueldos para evitar que subiera el precio del autobús en 2015 y ahora asegura que el único punto en el que la compañía llegó a un acuerdo con la empresa en el marco de la negociación del convenio fue el aumento salarial, que será de un 3% en tres años.
"Todo lo demás está estancado, solo se habla de lo que la empresa quiere"

...comentan los trabajadores, que añaden que también han solicitado una reunión con el Concello, pero no han recibido respuesta.

Tranvías explicó este martes pasado, tras conocer que los trabajadores convocarán dos días de huelga, que tras las reuniones periódicas celebradas cada semana desde marzo se alcanzó un preacuerdo que "de manera súbita y sorprendente se rompió en una asamblea posterior". Manifiesta la empresa que...:
"Tras dos meses trabajando para alcanzar un consenso y un preacuerdo, en cuatro días se rompieron las negociaciones y se convocó una huelga basada en reivindicaciones planteadas a última hora (...). Las demandas planteadas en ningún caso justifican una movilización que implica un gran trastorno para los usuarios del autobús y para los ciudadanos en general y que resultan abusivas e incongruentes"

En su respuesta a los trabajadores recordó que “la mayoría ha actuado de acuerdo con la negociación que se ha venido manteniendo en relación con las actualizaciones salariales”. Además, respecto a las críticas por la estabilidad, recalcó que “el 97% de los contratos son indefinidos”.

En alusión al tema de la salud, el grupo comentó que “hay una apuesta firme por esos asuntos” dado que entre los beneficios sociales pagan el 70% de seguros de médicos privados. En este contexto, insistieron en la artificialidad del conflicto “forzado por unas circunstancias que están colisionando con las lógicas y legítimas reivindicaciones”.

Existe otra cláusula que el comité pone encima de la mesa, que es la de evitar externalización de los servicios de la empresa (como talleres, oficinas o inspección).

El presidente del comité, Alberto Couselo, asegura, con todo, que hay margen para desconvocar la propuesta siempre y cuando la firma se atenga a hablar con ellos y a negociar ese acuerdo. También apunta que de no haber un entendimiento después del día 29 intensificarán las medidas de presión hasta que sus reclamaciones sean atendidas.

La empresa recalcó que no tiene previsto negociar y afirman que no aceptarán presiones.

Con todo, especificó que en los dos días de paro convocado tratarán de que la afección a los usuarios del transporte sea mínima, aceptando los servicios mínimos que se decreten.

Recuerdan que su ánimo no es nunca perjudicar a los ciudadanos, y ponen como ejemplo que voluntariamente renunciaron el año pasado a una subida de sueldo pactada con el fin de que no subiera el billete. La firma recuerda que ese aumento no se anuló, sino que se aplazó.

Fuentes: La Opinión de A Coruña, El Ideal Gallego, La Voz de Galicia, Radio Coruña, @Sindarro, La Opinión 2, @vocescoruna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: