10 de junio de 2020

Tranvías transporta un 40 % de pasajeros y aguarda la certificación AENOR ante la COVID-19.

Habló con una emisora de radio local el director general de Tranvías, Ignacio Prada. En la entrevista comentó diversos aspectos que nos apetece recoger y que dan muestra del estado actual del transporte urbano en nuestra ciudad, ya a punto de finalizar la Fase 3 de desescalada, y aún en tiempos de coronavirus.

  • Autobuses y Pasajeros

Desde este pasado lunes 8 de junio -ya en Fase 3-, el servicio ha vuelto al pleno funcionamiento, con el número de buses habitual en tiempos pre-COVID-19. Eso sí, las ocupaciones continúan reguladas a razón de 2 viajeros por metro cuadrado en los pasillos y zonas de pie. Por contra, los asientos sí pueden ser ocupados en su totalidad.

A pesar de ello, el volumen de pasajeros actual a principios del mes de junio ronda el 40 % de lo que era habitual el año pasado, por ejemplo. En el momento crítico de la crisis sanitaria se llegó a estar en niveles de un 10 % de los pasajeros con la mitad del servicio.
«Han sido unos meses nefastos para los viajeros»

Es decir, que el descenso en este punto es de un 60% menos de usuarios en el bus urbano. Según expresó Prada,
«... en cada cambio de fase se ven incrementos. Sigue siendo una cifra muy baja porque no están los estudiantes y a la gente mayor se le recomienda viajar lo mínimo»

A preguntas de Pablo Portabales, Ignacio Prada reconoció que es una situación inédita, si bien su predecesor -padre a la sazón- tuvo que lidiar con «otras crisis del servicio como la gripe de 1918, guerras civiles... y la Compañía ha sobrevivido».

Por lo tanto, su misión ahora es «recuperar la confianza de los pasajeros con todas las medidas de seguridad» mientras recuperan el flujo de viajeros.

  • Descenso de líneas

En cuanto al descenso en las distintas líneas, Prada destacó que «todas han caído, unas más que otras. La 14 y la 6 no decrecieron tanto como la 2 o la 23, pero son décimas de diferencia».

  • Mamparas, mascarillas, geles...

Tranvías ha tenido que hacer frente a una nueva situación crítica por la que ha tenido que improvisar una serie de medidas para crear un ambiente seguro para sus usuarios. Las primeras medidas han pasado por la instalación de mamparas que aislasen a los conductores -pieza clave- de los viajeros que acceden a bus.
«Tratamos de implantar todas las medidas posibles para proteger a los trabajadores. Montamos mamparas improvisadas cuando comenzó todo»

El avance de la pandemia trajo consigo limitaciones de aforo temporales que coartó muchísimo a los usuarios del bus urbano. También asistimos a indicaciones inicialmente contradictorias por parte del gobierno nacional sobre el uso de las mascarillas, por ejemplo. Hasta que se llegó a un punto en el que su uso se hizo obligatorio para acceder al transporte público.
«La mayoría de los pasajeros está conforme con la medida. Da confianza que todo el mundo la lleve puesta y de esta manera se puede evitar la barrera de la distancia»

Sobre el tema de las mascarillas, hay que puntualizar un aspecto que a menudo siembra dudas entre los usuarios:

  • ¿Han de llevar mascarilla los conductores?

En principio, por lo que nos consta, los conductores NO están obligados a pasarse 8 horas conduciendo con mascarilla. Los que la llevamos en nuestros trabajos, incluso menos tiempo, notamos ciertas afectaciones que en ocasiones podrían afectar al desarrollo normal de nuestra tarea. Imaginamos que para un conductor, eso conllevaría cierta dosis de peligrosidad.


Una de las razones por las que se instalaron las mamparas fue precisamente para salvaguardar al conductor de agentes externos. Es cierto que, aun así, algunos la llevan puesta la mayor parte del tiempo. Nos parece bien, pero más que nada por la sensación extra de tranquilidad que les puedan infundir a sus viajeros. Pero no están obligados. Eso sí: en caso de abandonar su puesto, si han de ponerse la mascarilla.

Desde el Ayuntamiento sostienen que, en el caso de notar que este miedo perjudica a la utilización del transporte público, se podría realizar una campaña de apoyo al servicio.

  • Certificaciones 

Algunos establecimientos lucen certificaciones de "espacios seguros frente a la COVID-19". La Compañía de Tranvías aspira a ser objeto de tal certificación por AENOR. A tal fin ha dotado a los vehículos de dispensadores de gel hidroalcohólico en el interior para que los viajeros puedan utilizarlo.


«Estamos a punto de «cerrar con la auditoría externa el protocolo de la Compañía para actuar frente al covid-19. Seremos de los primeros en la zona en tenerlo aplicado»

Esta sería otra pegatina más a añadir a las que lucen los autobuses coruñeses, y que, en este caso, refrendaría las adecuadas actuaciones relativas a la seguridad y la higiene llevadas por la Compañía de Tranvías en pro de garantizar a sus trabajadores y usuarios que está cumpliendo con las prácticas precisas para "luchar" contra los riesgos que implica la presente pandemia.

Una frase para leer despacito...

El mensaje ideal sería "DESPACIO, CORUÑA..."
_____________________

Fuente:
La Voz de Galicia, 09-06-2020, A. G. Chouciño
La Voz de Galicia, 06-06-2020
El Ideal Gallego, 09-06-2020, Lara Fernández
Imágenes:
Delegación del Gobierno en Galicia (fotos)
El Ideal Gallego - Patricia G. Fraga

Blog Busurbano

2 comentarios:

Comentarios busurbanos...: