12 de julio de 2016

Los fallos de la #TarjetaMillennium continúan provocando retrasos en el #BusUrbano de #Coruña.

«Si hay diez personas subiendo y le falla la tarjeta a tres, claro que pierdes tiempo, sobre todo en hora punta»

Esta es una de las verdades absolutas que un porcentaje de usuarios no contempla (porque tiene la suerte de que la suya no le dé fallos, por ejemplo) a la hora de buscarle explicación a algunos de los retrasos del bus urbano de Coruña. Una cadena con diversos eslabones cuyo infortunio, a nuestro entender, se origina en el momento primigenio de decidir la calidad del producto "Tarjeta Millennium". Vamos, que al cabo del tiempo "lo barato sale caro".

Hace unos días la noticia era que en la oficina municipal de la Estación de Autobuses -en donde se tramita la Millennium-, la cantidad de personal de atención al usuario era mínimo y las colas tendían a ser máximas. Ambas circunstancias ya sabéis en qué redundan: indignación y enfado. Se acaban los números a repartir para la jornada mañanera (por la tarde está cerrado, por lo que sabemos) y la gente, que ha sacado tiempo de su trabajo, de sus aficiones u otras ocupaciones varias, ha de darlo por perdido y volver otro día.

Colas en la oficina municipal de las tarjetas Millennium, en la Estación de Autobuses

Suavizando la circunstancia -que no merece ser suavizada en absoluto-, hay quien se atiene a los fríos porcentajes: quien os quiera convencer dirá que "solamente se da en un 7% de casos". En 7 de cada 100 pagos. Las matemáticas son más rígidas que una jornada en el bus urbano... Preguntadles a los conductores si les importa que sea un 7% o un 11% o un 4%... Cuando nos explican personalmente el tema no se quejan por ellos; ellos están en su puesto de trabajo; se quejan por el perjuicio que les es causado a sus "clientes", a los propios usuarios.

La "Millennium Plus" prometida, la solución a los males presentes, nunca llegó a materializarse, pese a habérsenos anunciado a bombo y platillo su llegada. A lo que hemos llegado es a la continuación de lo que se dice "seguir tirando piedras contra el tejado propio" o "pegarse un tiro en el pie" día tras día.

En La Voz de Galicia sondean el paisaje busurbano y las experiencias "Millennium":

  •  Usuarios del bus urbano 
Quien pronunciaba la frase del inicio del post tranquilamente podía haber sido cualquier conductor de los buses urbanos de Coruña, pero en este caso se trataba de un usuario cotidiano llamado Diego. A él la tarjeta del servicio metropolitano le falla más que la Millennium -cosa que a nosotros no nos ocurre así-. Diego considera que una buena alternativa ante esta realidad sería aprovechar los dispositivos móviles para realizar dichos pagos. En una ciudad tan adelantada como Coruña todavía no hemos pasado por los estadios intermedios, por lo cual, esa opción nos queda un tanto... lejana?

Sheila y Javier, usuarios habituales de los autobuses de la ciudad, cuentan que sus dispositivos funcionan a la perfección. Comenta Javier que...
«... No me hace falta ni sacarla de la funda, pero sí veo como retrasa los viajes el hecho de que a alguna gente no le funcione la tarjeta con normalidad»

Por su parte, José Manuel, jubilado habitual en diferentes líneas del servicio, es la segunda vez que tiene que cambiar su tarjeta. Aún así, no piensa que se den grandes retrasos en los trayectos, pero dice que ahora que tiene tiempo prefiere ir andando.

  •  Conductores de los buses  
El colectivo conductor del servicio público coruñés señala que sería suficiente con que la tarjeta funcionase correctamente, pues son muchas las quejas que les remiten los usuarios. Miguel conduce un articulado en la línea 14:
«Está dando bastantes problemas, la mitad de la gente nos da la tarjeta directamente a nosotros, antes de que les falle. (A mí no me supone) un retraso grande, pero sí un incordio para nosotros y para los usuarios, sobre todo cuando llueve. Yo peleo con la tarjeta hasta que puedo, porque la diferencia económica que supone el descuento es importante. Suelo conseguir que funcione, pero a veces los conductores estamos un poco en tierra de nadie, comiéndonos el marrón»

Sergio también conduce un autobús de la compañía, y se encuentra con que las tarjetas Millennium cada vez fallan más a los usuarios, algo que considera que no ocurre en otras ciudades.
«Cuando los dispositivos dan error, comprueban su funcionamiento [en las tres oficinas municipales disponibles para la renovación], pero no de la misma manera que lo hacemos nosotros. Allí revisan la banda, que no da ningún problema, pero en nuestras máquinas el chip sigue sin funcionar correctamente»

Comenta que la semana pasada un usuario se negó a pagar en efectivo el billete, pero que él tiene la obligación de cobrar el viaje de alguna manera, y que no es la primera vez que esto causa alguna disputa. Señala Sergio respecto a los frecuentes fallos que...:
«En un trayecto de una hora, pierdes entre tres y cinco minutos con este asunto»
________________________

Y ya no quede la cosa en los meros retrasos. Nos preocupa la vertiente económica. Si tu tarjeta no funciona... te toca pagar el importe total del billete...

Por parte del Blog Busurbano, no podemos concebir a estas alturas del progreso y demás que no haya solución en caliente para los fallos. Solución o alternativa. Es decir: si a ti te falla la tarjeta, ¿por qué tienes que abonar todo el billete y que la cosa quede así? (...) Te correspondería que por las molestias, al menos te devolviesen la parte que te cobren "indebidamente". Sea con un "vale" que te facilite el conductor, con una hoja de reclamación que dejarle como justificante o con lo que se le ocurra a alguien competente... 

Recordemos que os lo comentamos en febrero de 2015, cuando el gobierno del PP anunciaba que se desentendìa de los problemas de la tarjeta y "pasaba" del compromiso de la tarjeta nueva:

En cuanto a los perjuicios que han de soportar los usuarios, tened en cuenta que, si a los problemas comentados le añadimos el dinero que no se le devuelve al usuario por la irregularidad en el sistema de pago, provocado por esos fallos, y sin protocolo inmediato, se os darán casos como estos:

  • Si no os funciona la Millennium, o pagáis 1,30 € (en vez de 0,85 €), o vais caminando;
  • Si luego habéis de hacer transbordo, tendréis que pagar 1,30 € (en vez de ser gratis!)
  • ¿Quién y cómo os devuelven el dinero que os han hecho gastar de más?
Hagamos cuentas: 
  • Si vais a trabajar cada día cogiendo dos buses para ida y dos para vuelta, con la Millennium estándar (y los transbordos gratuitos que conlleva), en un día normal que os funcione la tarjetita pagaríais un total de 1,70 € (85 céntimos a la ida y 85 a la vuelta).
  • Pero si se os da una incidencia, si ese día os deja tirado el cartón, serían 1,30 € + 1,30€ a la ida, y otro tanto a la vuelta: total 5,20€ ; o sea, que os "desaparecen" de vuestra cartera, como "por arte de magia", TRES EUROS Y MEDIO en un solo día!

No lo entendemos.

Esto continúa...


Nos queda "la esperanza" de que el gobierno local actual tenga contemple alguna solución o alternativa al respecto a medio plazo.

Fuente: La Voz de Galicia, Blog Busurbano
Foto: La Opinión de A Coruña

1 comentario:

  1. No viene de más insistir en dos medidas sencillas que alargan muchísimo la vida útil de las tarjetas: no doblarlas bajo ningún concepto (de esto hay que darle un cursillo a los conductores porque las doblan casi siempre) y mantenerlas alejadas del móvil. Y problemas (casi) solucionados. Pero no hay forma...

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: