6 de marzo de 2016

El #ASICASA-Gate: se repiten los cobros fantasma dobles por máquinas canceladoras "defectuosas".

Quizá algunos no lo recordéis, pero otros sí: Hace un tiempo (en diciembre de 2014) recogíamos las voces que se levantaron alertando de un funcionamiento irregular en las canceladoras de los buses metropolitanos, cuyo efecto era que se cobraba varias veces el billete: Por arte de magia, los usuarios se quedaban sin saldo sin siquiera enterarse!

Han vuelto los fantasmas, mejor dicho, se manifiestan públicamente con mayor fuerza a raiz del caso que leemos en La Voz de Galicia. "El mal" siguió todo este tiempo subyacente y sin remover... hasta que María levantó su voz!

 Leamos el desarrollo de los hechos en la prensa local:


La historia es rocambolesca, pero describe muy bien la indefensión que sienten muchos usuarios del transporte público. 

Le ocurrió el pasado 29 de enero a María López Dans, cuando cogió a las 8.55 de la mañana, como todos los días, la línea de bus que conecta el aeropuerto de Alvedro con la estación de autobuses y Puerta Real en A Coruña.

-Subí al bus y cuando metí la tarjeta en la canceladora pitó y dio un error..., explica.

Los problemas llegaron cuando el conductor se la requirió otra vez y ella se negó:
«¡Claro que me negué a pasarla otra vez! Es que en otras ocasiones lo hice y al final acaban cobrándome los 85 céntimos y dos o tres billetes más»

María recuerda que la discusión llegó a un punto muerto, ya que el conductor no tenía forma de justificar que le había cobrado el viaje y ella, por su parte, no quería volver a pagar.

-Así que entré en el bus y me senté...

La situación generó, como admite María, cierta «tensión» y el resto de pasajeros comenzaron a perder la paciencia porque el conductor se negaba a arrancar.
«Le ofrecí a una señora 10 euros para cogiera un taxi, porque tenía que ir a cuidar a un enfermo, pero yo me negué a pagar de nuevo. Unos increpaban al conductor y otros me daban la razón porque a todo el mundo le pasó algo parecido alguna vez». 

El caso es que el empleado llamó a la central de Asicasa, y le ordenaron mantenerse en la parada (en la avenida do Portádego, en Culleredo) hasta que llegase la Guardia Civil. Veinte minutos después apareció la patrulla.
«Los agentes me preguntaron si no había pagado el billete. Respondí que sí, y que lo podía comprobar en cualquier cajero de Abanca. Al conductor le preguntaron lo mismo, pero él no tenía forma de justificar que yo no había pagado»

Poco después llegaron agentes de la Policía Local...
«... y se repitieron las preguntas y el proceso. Al final, como el conductor no tenía manera de justificar que yo no había pagado los 85 céntimos, le mandaron arrancar el bus con los pasajeros que quedaban dentro.

«Y yo, en cuanto llegué a A Coruña me fui a un cajero de Abanca. Saqué los últimos movimientos de la tarjeta y, efectivamente, pude comprobar que los 85 céntimos del billete estaban pagados»

«Solo unos pocos protestamos. 
¿Para quién son las ganancias?»

La semana pasada María recibió una llamada de la Guardia Civil para informarle de que había sido denunciada por la empresa Asicasa:

«Me llamaron para que fuera a declarar al cuartelillo. No llegué a tiempo y ya me dijeron que la denuncia se había remitido al juzgado. Incluso los agentes se quedaron sorprendidos de que la empresa me hubiera denunciado por 0,85 euros. Ellos verán si les compensa iniciar un proceso judicial por 0,85 euros... Y más teniendo en cuenta que el billete estaba pagado...»

Más afectados
«Yo en lo que pienso ahora es en la cantidad de gente a la que le ocurre lo mismo que a mí. Porque yo estoy harta de ir a reclamar el dinero que me cobran de más.
Cada quince días tengo que ir a reclamar viajes dobles o triples que me cobran de forma incorrecta»

María insiste en que es bastante habitual y que la gente, en general, no protesta por el incordio que supone ir a reclamar a la oficina:
«Si llevas el justificante te lo pagan al momento. Pero esto es de sinvergüenzas. Las canceladoras no funcionan, dan error, pero al final te cobran dos o tres veces y solo unos pocos reclamamos. ¿Y para quién son las ganancias? Es un negocio redondo»

De hecho, el día en que tuvo el incidente dos o tres personas antes también tuvieron problemas con la tarjeta.

A pesar de que este periódico (La Voz) intentó ponerse en contacto con la empresa Asicasa, fue imposible hablar con algún responsable de la compañía de transportes. En todo caso, será el juzgado ahora el que decida si la denuncia contra esta usuaria de la línea metropolitana prospera o no.
___________

El devenir de los acontecimientos dio más de sí en días posteriores:

La empresa Asicasa ha anunciado que tiene previsto cambiar a partir del próximo verano los lectores de las tarjetas del transporte metropolitano.

Desde la compañía reconocen que el sistema «está dando fallos», que «no es perfecto» y que las máquinas canceladoras ya son bastante antiguas. Fernando Míguez, responsable de Asicasa, confirmó que también está previsto cambiar las tarjetas del bus, aunque eso ya dependerá directamente de la Xunta.

Ante la avalancha de críticas por los cobros indebidos, Fernando Míguez, responsable de Asicasa, explicó que los conductores no tienen forma de confirmarlo al momento y que tan solo pueden solucionarlo anulando el supuesto cobro indebido y emitiendo otro billete. El usuario podría reclamar el importe pagado de más en las oficinas de la empresa situadas en la estación de autobuses de A Coruña. El responsable de Asicasa reconoció que el sistema «algunas veces da fallos y, cuando se detectan, se intentan corregir. Este no es un sistema de estafa».

No obstante, los usuarios piden que la empresa solucione esos problemas y que no cargue la responsabilidad o los inconvenientes sobre los pasajeros. Piden, también, que la Inspección revise el sistema de cobro en el transporte metropolitano porque consideran que se está cometiendo «un abuso».


Susana, vecina de Cambre y usuaria del bus que comunica O Temple con A Coruña, denunció ayer el caso de un joven pasajero que se quedó sin saldo en la tarjeta del bus por culpa del conductor.
«El chico entró justo detrás de mí. La máquina pitó error y el conductor, en vez de anular la operación errónea, seguía pasando la tarjeta. No sé cuántas veces lo hizo... seis o siete. El caso es que dejó sin saldo al pobre chico, que no tenía dinero en metálico para pagar el billete y se tuvo que bajar.

Este caso no es «algo puntual», como justificaron desde la empresa, sino que se da «a diario».

¿Quién ingresa el dinero?

Algo similar le ocurrió a Rosa Pérez, vecina de Culleredo.

En su caso acababa de recargar la tarjeta del bus con 10 euros en el banco y, al querer pagar, la canceladora dio error:
«El conductor decía que era mi tarjeta, que o bien estaba estropeada o no tenía saldo. Y, evidentemente no era ninguna de las dos cosas. El chófer gastó todo el saldo de mi tarjeta y yo me negué a pagar en metálico, porque es mucho más caro. Vino la Policía Local y ellos me prestaron dos euros. Pero al llegar a la estación de autobuses puse una reclamación». 

Insiste en que es raro el día en que no haya incidencias, así que «la empresa no dice la verdad cuando comenta que son errores puntuales». Ella, al igual que muchos otros usuarios, se preguntan quién ingresa el dinero de más que pagan los viajeros y que no reclaman.
«Está claro que no les interesa arreglar las máquinas. Dan un servicio deficiente y, además, ingresan un dinero extra. Para ellos es muy rentable, pero a costa de la buena fe y del dinero de los pasajeros»

María López, la usuaria denunciada por Asicasa por no querer pagar dos veces un mismo billete, volvió a tener problemas con la canceladora del bus cinco días después:
«Esta vez llevaba el billete de mi último viaje, y el conductor pudo comprobar que me había cobrado aunque la máquina pitó un fallo. Es un abuso en toda regla»
_________

Asicasa habla:

«Asicasa recibe al mes tan solo
«una o dos» quejas por billetes mal cobrados»

La empresa Asicasa, adjudicataria de la mayor parte de las líneas de transporte público en el área metropolitana coruñesa, asegura que el nivel de incidencias en las canceladoras es mínima y que, de hecho, tan solo tramitan al mes «una o dos» reclamaciones al mes por el importe de billetes mal cobrados.

El responsable de la empresa, Fernando Míguez, echó mano a las cifras e indicó que en el 2015 hubo únicamente 136 reclamaciones sobre un total de 839.785 transacciones o usuarios.

[En cambio, si nos remitimos a la hemeroteca y nos remontamos al año 2013, entonces se dieron 66 incidencias por quejas de usuarios; vamos, que la cosa fue en aumento...]

Explicó también que no es habitual que tengan que denunciar a un cliente ante la Guardia Civil y que el año pasado se dieron dos casos.
«Es algo absolutamente extraordinario»

En este sentido, justificó que los conductores tienen la orden de detener el autobús en caso de que algún pasajero se niegue a abonar el billete y esto es, según la empresa, lo que sucedió el pasado mes de enero cuando María López Dans no quiso volver a aproximar su tarjeta del bus, por segunda vez, a la canceladora.
«Ella misma reconoció que la máquina pitó un error. Así, cuando el trámite no se completa hay que anular el billete y volver a emitir otro. Y ella no quiso colaborar en la corrección de ese error. Así que fue denunciada por no pagar el billete»

Esta versión, sin embargo, contrasta con la que ofrece la usuaria denunciada, que afirma que en ningún momento el conductor le ofreció la posibilidad de cancelar el pago y volver a efectuarlo.
«Él solo me decía que yo no había pagado, aunque no tenía forma de justificarlo. Quería cobrarme otra vez, cosa a la que yo me negué. Y, como pude comprobar después en el extracto de mi tarjeta, el pago se había efectuado»


Otra usuaria se manifestaba hace dos años en estos términos:
"Pensei que era a miña soa... Totalmente certo. A min pásame sempre que a utilizo. Ata agora dábame vergoña, aínda por riba!!! E, sobre todo, ao mirar a cara do busero...que é de todo menos amigable. Sin non temos a culpa que o arreglen e que non poñan mala cara aos usuarios, que nós tamén o pasamos mal: non temos cartos? estará raiada? estamos facendo perder o tempo ao busero e máis aos outros usuarios..."

«El sistema da errores»

Desde la empresa confirmaron que el sistema «da errores» y que cuando se detectan se intentan corregir, pero que no retirarán la denuncia contra María López Dans por los 0,85 euros del citado billete.
«No podemos decir que el sistema es infalible, porque, efectivamente, no es perfecto. Pero no se le denunció por los 0,85 euros, sino por no querer pagar»

La empresa ha pedido la medición de la Dirección Xeral.

En todo caso, y al margen de las cifras que maneja la empresa, muchos usuarios confirmaron que este tipo de fallos son habituales y que, en más de una ocasión tuvieron que reclamar importes cobrados de forma errónea, como indicaron:
«El año pasado creo que fui unas cinco veces a las oficinas de Asicasa. Es verdad que te devuelven el dinero al momento, pero es un incordio»

Otra comentó que le pasó dos veces. «Pero normalmente no tengo problemas».

Otro usuario relata que muchos pasajeros no reclaman esos cobros mal efectuados por no perder «media mañana» en las oficinas de Asicasa y, dado que el error es de la empresa por ofrecer un servicio defectuoso, deberían ser ellos los que compensen al usuario.
«El caso es que la empresa se está beneficiando de ello, porque ese dinero que la gente no reclama lo ingresa Asicasa»

Desde el Concello de Culleredo indicaron ayer que los problemas en el funcionamiento del servicio no pueden perjudicar a los vecinos:
«Si hay fallos en las canceladoras se deben resolver de la manera más fácil para los usuarios»

También que debe informarse con claridad del procedimiento a seguir en estas situaciones.
___________

Como veis, esto es de disparate:

Que la empresa en cuestión, en lugar de afrontar las incidencias con un poco de sentido común, se ancle en una actitud orgullosa de "la denunciamos porque no quiso pagar", en vez de reconocer a posteriori la verdadera secuencia de los hechos, es lo que les deja quedar mal a cada nuevo dato que sale.


Y lo de las cifras, se trata de otra ración de "anecdatos": No significan nada al fin. Quien más quien menos ha "pasado" de molestarse en protestar, porque como decía una usuaria, es un incordio: tardas más tiempo y gastas más recursos y dinero en desplazarte a las oficinas a presentar la reclamación que en dejarlo pasar


Y, para beneficio de Asicasa (u otros), somos muchos lo que lo dejamos pasar por las veces que ocurre. Pero si esto se repite cientos -o miles- de ocasiones... ¿qué?

Veremos en que acaba todo esto y qué va ocurriendo a lo largo de las semanas...
_______________________________________________

4 comentarios:

  1. Pues con los cobros indebidos y no reclamados ya tienen dinero para poner máquinas canceladoras nuevas!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues con los cobros indebidos y no reclamados ya tienen dinero para poner máquinas canceladoras nuevas!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo que me parece mas rocambolesco es lo de Asicasa querer denunciar a un usuario por 0.85 céntimos, si le sale más caro ya empezar los pleitos...

    ResponderEliminar
  4. Pues curiosamente me ha pasado unas cuantas veces, eso sí, con una diferencia muy importante. El conductor SIEMPRE me ha cancelado el billete cobrado de más y me ha dado un ticket con el reingreso de esos 85 céntimos, total, que me daban 3 tickets; uno con el primer ticket fallido en el que te descuentan 85 céntimos, después otro en el que te vuelven a dar esos 85 céntimos, y el tercero, otra vez sin esos 85 céntimos.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: