15 de diciembre de 2014

Líneas 3, 3,-A y 7 desviadas por partido en Riazor y con número de efectivos mermados del 092...

Juega el Dépor en casa a las 20:45, frente al Elche, y por ello, como es habitual, un par de horas antes la zona aledaña al Estadio de Riazor ve regulado y cortado el tráfico. A las 18:45 horas, en la calle Manuel Murguía y a las 19:45 en la Avda. de la Habana.

Como siempre, mientras dure el corte las líneas 3, 3-A y 7 se desvían por la ruta alternativa que redea por el Paseo Marítimo desde las Esclavas -San Roque de Afuera-, para subir por la Avda. de Labañou y luego ir recuperando cada línea su respectivo recorrido habitual.

Pero hoy es un día "delicado"...


Y es un día delicado, ya que la Policía Municipal anda revuelta. Los mandos del 092 tienen problemas para encontrar agentes dispuestos a formar parte del dispositivo de control de tráfico de Riazor. Son "horas extra" y la asociación del cuerpo ha decidido que no se harán más en represalia porque el Ayuntamiento no les ha abonado los atrasos de sus sueldos. Es el primer efecto de lo que algunos llaman “huelga de bolis caídos” y que se adoptó en una asamblea la semana pasada.

Se trata del primer partido al que acuden los Riazor Blues tras la muerte de uno de sus miembros en Madrid, aunque la Policía Local se mantiene fuera del estadio y la seguridad ciudadana es competencia de la Nacional. Todos los dispositivos especiales como la cabalgata, comercio y tráfico en Navidades o el ocio nocturno dependen de agentes que hacen horas extras, así que  la Jefatura tendrá que hacer un encaje de bolillos con el turno ordinario para que se pueda cumplir con el servicio, aunque algunos agentes sostienen que era demasiado tarde para anunciar los cambios.

¿Os libraréis hoy de las multas los que aparcáis mal...?

"Cambio de actitud" - Hasta el mes pasado, el portavoz del cuerpo, Manuel Aceña, había mantenido una actitud conciliadora con el gobierno local, tratando de negociar por las buenas un acuerdo, hasta que se agotó el tiempo y la paciencia de los agentes, que descubrieron que en los nuevos presupuestos no figuraba siquiera su nueva comisaría.

 Pero sobre todo, les duelen los salarios, puesto que no cobran de acuerdo con la categoría que se determinó en un acuerdo de 2009 pero si sufren los recortes de acuerdo con su sueldo teórico. El convenio está bloqueado desde que entró en vigor la ley de estabilidad presupuestaria, una de las medidas más destacadas del Ejecutivo de Rajoy, y el gobierno local está decidido a respetar esa norma mientras siga vigente porque consideran que de cambiarlo cometerían una ilegalidad, según el concejal de Seguridad, Julio Flores.

Fuentes: Tranviascoruna y El Ideal Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: