24 de octubre de 2014

El agresor del conductor de Tranvías, en la calle, viajando en bus y pavoneándose de sus actos...

Sabéis que a principios de este mes de octubre una "persona" de cierta edad -y en teoría, en plenitud de sus facultades físicas y mentales- agredió a un conductor de la Compañía de Tranvías de Coruña. El incidente realmente tuvo que ver más con el comportamiento en el interior del vehículo que con el pago del billete; y a posteriori,  el agresor la tomó con el conductor al llegar a su destino, propinándole un bastonazo en un ojo, y dejándole con secuelas graves. Así lo cuenta la opinión de A Coruña:
El conductor de bus urbano que fue agredido el pasado 2 de octubre por un viajero que no quiso pagar el billete y que lo insultó antes de golpearle con un bastón en un ojo ha perdido casi la totalidad de la visión del ojo herido, según le diagnosticaron los médicos y como confirmó ayer el presidente de la Compañía de Tranvías, José Prada. Las graves lesiones pueden incapacitar al busero para realizar su actividad.

Para mayor indignación, este elemento continúa en la calle, sigue viajando en los buses (ya le conocen de sobra) y encima va presumiendo de sus fechorías. Según lo que leemos por gente que parece conocer mejor que nosotros esta cuestión, el señorito se va pavoneando de que ya agredió a tres (dos conductores y una conductora).

Concentración de apoyo y protesta

Mañana sábado 25 de octubre, el personal de la empresa va a llevar a cabo una concentración, delante las instalaciones de Tranvías, para mostrar su apoyo al conductor agredido y a la vez como signo de protesta contra este tipo de actos sufridos en el colectivo. Quien lo desee puede sumarse al acto, que tendrá lugar a partir de las 10 horas. ¡ÁNIMO J. MARÍA!

La Opinión comenta que tanto conductor como empresa se van a personar como acusación particular:

El suceso ha causado "malestar" en el colectivo de conductores y en la propia Compañía de Tranvías, admite Prada. El presidente adelantó que la empresa va a iniciar acciones legales y presentarse como acusación particular en una denuncia contra el agresor, una persona que además tiene un juicio pendiente por un acto de violencia con otra conductora. El empleado agredido también pretende denunciar.

"Llevamos al conductor herido al mejor hospital privado de España para ver si podría recuperar la vista, pero la información es mala. Estamos muy disgustados", lamentó el presidente de Tranvías.

Comenta La Opinión que los tres oftalmólogos a los que ha acudido en días posteriores al suceso le dieron muy pocas esperanzas de que recupere la vista, puesto que esa agresión «acabou cunhas células do ollo que é moi difícil que se rexeneren», según relataba el presidente del comité de empresa, Pablo Leis. Esta situación incapacita al conductor -de 31 años y con cinco de experiencia en la compañía- para poder conducir un autobús e incluso para realizar algún trabajo. 

Pablo Leis considera que los conductores de buses están indefensos ante este tipo de personas, y lo que es peor: este indeseable es reincidente.
«Esa agresión non foi a primeira do mesmo individuo, tamén golpeou a outra compañeira. Por lei, nós temos que deixar pasar a todos os usuarios, só podemos impedirllo por motivos de hixiene ou se soben baixo os efectos do alcohol e as drogas»

Pues si que está bien la cosa... En fin. Vamos a guardarnos comentarios fuera de tono, porque esto enerva a cualquiera. También evitaremos dar más detalles en estas líneas sobre el energúmeno este, ya que nos arriesgamos a que después nos llaméis la atención y nos metemos en terrenos delicados (lo consideremos justificado o no). Algunos ya sabéis de qué va el  tema. Así pues, "escondamos" datos.

La agresión tuvo lugar el 2 de octubre, a las 14.45 horas, cuando se subió a la línea 21 un pasajero que no quiso abonar todo el coste del billete. A pesar de ello, el conductor lo dejó entrar, pero este siguió insultándolo hasta que bajó en el Birloque, momento en el que se acercó al trabajador de Tranvías y le golpeó con un bastón en un ojo.

Y le fastidió media vida...

Como colofón a todo esto, hemos encontrado un cuadernillo de Violencia en el trabajo en el colectivo de conductores de autobuses, al que le vamos a dar un repaso.

PD 2: Acabamos de recibir un comentario que os rogamos leáis, ahí abajo, en comentarios. Y si podéis aportar algo al respecto, adelante

Fuentes: La Opinión de A Coruña, La Voz de Galicia,
Más info: Facebook coment1coment2 coment3, coment4, coment5

1 comentario:

  1. Me imagino que sería el mismo personaje. Ayer sobre las 9:30 en la línea 14 presencié un suceso lamentable en el cual un señor, imposible estuviese con sus facultades mentales plenas, amenazó a otro usuario por mirarle. No solo le amenazó sino que además casi le agrede cosa que no ocurrió porque el otro ,un chico joven de unos 17 años, se mantuvo impasible. Si es el mismo habría que tomar medidas de lo contrario cualquier día ocurrirá otro suceso lamentable.
    Mucho ánimo al conductor y ojalá se recupere. Por cierto en caso contrario que esperemos no suceda me imagino que la empresa será sensible y lo recolocará en algún puesto acorde a su nueva situación.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: