27 de abril de 2012

Busero valenciano salva la vida de una pasajera al llevarla de urgencia al Hospital. El Carril Bus y la Onda Verde tendrían algo que ver...?

Ya habréis leído la noticia y ya os la habrán puesto decenas de veces por la tele o la radio; pero no la reflexión busurbana de turno.

De todos modos recreémonos primero en los hechos del pasado martes, en la línea 64 de los buses urbanos de la EMT de Valencia. Eran sobre las nueve de la tarde-noche; José Manuel Esteve, el conductor, realizaba el recorrido de la línea 64 con la normalidad cotidiana, por la calle San Vicente en dirección al nuevo Hospital La Fe, donde se encuentra la cabecera de la línea. Cuenta en todas las entrevistas que una de las pasajeras que subió a su autobús llamó su atención.

"Se subió en la parada de metro de plaza de España y me pidió un billete. Era una chica de color, muy delgadita y joven (unos 20 o 25 años). Me fijé en la joven porque le costaba bastante respirar. Pagó su billete y se metió para adentro"

Seguramente se dirigiría al Hospital, pero no imaginó que su viaje iba a ser a vida o muerte. Esteve no reparó más en ello hasta que otra de las viajeras se dirigió a él:

“Vino una pasajera y me pidió que fuera más deprisa. Le contesté que no, que había mucho tráfico, que era un servicio público, que tenemos unas normas,... Entonces ella me dijo que si no iba más rápido al hospital íbamos a perder a una chica que tenía una hemorragia muy fuerte, y que sabía lo que decía porque era enfermera"

La pasajera en peligro era aquella que había subido al bus repirando con dificultad. A bordo, la enfermera y un médico habían sentenciado el diagnostico. Era darse prisa o rezar. En realidad era darse prisa, porque rezar debieron rezar los 15 pasajeros que viajaban en ese viaje en el autobús.  
"Cuando hay una urgencia así se agradece la solidaridad y la comprensión de la gente. Al conocer la situación no lo pensé dos veces y anuncié al resto del pasaje que se sentasen adecuadamente porque no iba a detener el autobús hasta llegar a La Fe. Todos lo entendieron"

Nadie protestó, ni alzó la voz ni se quejó de que no parase donde correspondía. 
La decisión estaba clara: pedal a fondo en dirección al Hospital. Y ya
. El médico ya estaba coordinando vía móvil a un equipo que les aguardaría en la parada preparados de urgencia. El único objetivo debía ser llegar desde la Cruz Cubierta hasta la Nueva Fé en el menor tiempo posible.

Con los viajeros bien sentados y asidos como para un rallie, José Manuel, busero reconvertido a piloto, y toda la sangre fría de la que fue capaz, comenzó una gymkana consistente en pasar de largo todas las paradas, surcar el Carril Bus lo más velozmente posible, sobrepasar al compañero que conducia la línea 8, que, atónito, se sorprendíó viendo "volar" una bala rojo fuego entre ráfagas de luces. La aguja del cuentakilómetros escaló decenas hasta unos inusuales -y delicados- 80 km/h., y algún toque de claxon serviría de avisador ante el tráfico que no podía evitar; quedaron atras un par o tres semáforos en ambar (dejando aparte aquellos que cambian automáticamente a verde al detectar la llegada del bus...).

Esos fueron los ingredientes de un verdadero viaje contrarreloj.



En el Hospital esperaba un equipo de urgencias que se hizo cargo de la pasajera, que finalmente sí tuvo que ser operada de urgencia a causa de la hemorragia interna.

"Dejé a la chica en la puerta del hospital y me quedé tranquilo, porque el pasajero que era médico me dijo que ya había avisado al centro hospitalario y que el personal de urgencias se encargaría de ella. Entre dos personas bajaron a la joven del autobús y deseé que se mejorara"

Esto y más era lo que relataba estos días el protagonista de esta historia. Luego seguiría con su jornada laboral hasta las 23 horas.

Los momentos, horas y días posteriores no fueron de gran repercusion en su vida; le pidió disculpas al compañero al que "cerró" en arriesgada maniobra; en casa, Esteve lo contó casi como una anécdota, tras comentarlo con algunos conductores, sin darle mayor importancia. "Es lo que hubiera hecho cualquiera de mis compañeros", afirmaba ayer con cierta timidez. Pero saltó la noticia a los medios y la anécdota se convirtió en heroicidad, como suele ser habitual en estos casos.
"Incidentes como éste ocurren "casi a diario". Nos pasamos todo el día en el autobús y en los viajes pasan cosas. Los accidentes más frecuentes son infartos, y siempre se actúa de la misma manera. Lo marca el protocolo. Tal vez si damos a conocer historias como ésta consigamos mejorar la imagen que hay sobre los conductores de autobús porque no tenemos buena fama"

A los dos días del incidente, desde el Nuevo Hospital La Fé llamaron a la EMT para "dar las gracias al conductor y hacerle saber que con su gesto salvó la vida de la pasajera, que tuvo que ser operada de urgencia a causa de la hemorragia", aseguraron desde la empresa municipal de transportes.



Esteve quiso desearle a la mujer a la que le salvó la vida una pronta recuperación, porque se acuerda de ella a la perfección. Lógicamente será dificil de olvidar tal experiencia.
La entidad ya ha reiterado a José Manuel Esteve las felicitaciones por su gesto y ha señalado que...
"el valor humano de todos los empleados de EMT Valencia, y en especial del colectivo de conductores queda reflejado y demostrado en hechos como este".


José Manuel Esteve: Un héroe desconocido al que “nunca antes” le había ocurrido algo similar, aunque cuando trabajaba de camionero sacó “a gente” de los coches tras haber sufrido accidentes. José Manuel trabaja desde los 21 años de conductor. Hace dos que lleva un autobús de la EMT “a faltas”, es decir, cubre vacantes, libranzas y bajas de los conductores, motivo por el que va cambiando de líneas.
“Esta vida es más cómoda y familiar, claro, y aprendes a disfrutar de tu ciudad más. Pero ir con el camión por ahí, también me gustaba mucho: Yo sólo con el camión y mi música. Siempre acompañado por [Joaquín] Sabina”

Es lo que comenta este valencianista, que ha alquilado sus dos pases del Mestalla —“pero al mismo precio, eh”— porque ahora le viene mejor así, y así mantendrá sus localidades para un futuro que espera cercano.
A José Manuel le gustaría hablar con la mujer que condujo al hospital. La Fe ha comunicado a la EMT que ha salvado la vida pero ayer por la tarde aún no había dado más detalles.

Como hemos leído en otro blog...:
Un hurra por el conductor que pese a todos los recortes con que la empresa les está amenazando, no lo dudó ni un momento.

La reflexión inicialmente planeada para el final del post la vamos a obviar, ya que preferimos resaltar el hecho y a la persona, antes que establecer comparaciones que no ha lugar. Desde luego que en Coruña también se han dado casos de tinte similar; preguntad a los veteranos a ver si os cuentan alguna de estas aventuras... ;-)

Fuentes y vídeos: 
El Comercio.es, Galicia24horas
Vídeo de 
Las Provincias, vía BusValencia
Imágenes: eEl País, Levante-emv.com+vídeos: El Mundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: