22 de septiembre de 2016

De estreno en #Barcelona: Dos #Solaris eléctricos y el primer cargador ‘ultra-rápido’ de #España.

Finalizando ya la Semana de la Movilidad, y a falta de conocer el desenlace del lío sobre la entrada del transporte metropolitano al centro de Coruña, distraigámonos con algo de actualidad nacional... o internacional: recopilamos datos sobre el estreno en Barcelona del primer cargador ultra-rápido que va a servir a dos -también nuevos- autobuses Solaris articulados:

Los autobuses del futuro ya son una realidad en Barcelona. Ayer mismo, la empresa de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y la eléctrica Endesa presentaron el primer cargador “ultra-rápido” para los dos primeros autobuses articulados 100% eléctricos de España.

Su funcionamiento se resume en esta imagen:


Este sistema cuenta con una potencia de 400 kW y consiste en un módulo de unos cinco metros de altura, parecido a una farola, que se ubica en la parada del final de línea del autobús, allí donde se detiene unos minutos antes de iniciar de nuevo su ruta.

Por su parte, el vehículo tiene instalado en el techo el pantógrafo retráctil –un dispositivo con un brazo mecánico- que a través de un sensor detecta cuándo ha llegado al punto donde está el módulo donde tiene que cargarse. Cuando está estacionado ahí, el brazo del pantógrafo se despliega hasta unirse a la campana del sistema de carga.


En tan solo cinco/ocho minutos la batería del vehículo se carga hasta el 80%, ya está listo para circular 14 horas más por la ciudad.

El cargador estará conectado al centro de control de Endesa, desde donde se compartirán los datos con TMB y que permitirán saber, en tiempo real, la actividad que está desarrollando el dispositivo y el estado del vehículo conectado. La puesta en marcha del cargador ha requerido, también, la instalación de un centro de transformación subterráneo, exclusivo para su funcionamiento.

La iniciativa se enmarca en el proyecto ZeEus  (Zero Emission Urban Bus System, o Sistema de Autobuses Urbanos de Emisión Cero) de promoción de la movilidad eléctrica urbana, financiada por la Unión Europa y en el que, junto a Barcelona, participan ciudades europeas como Londres, París o Estocolmo.
“La electrificación de los autobuses es una apuesta para mejorar la calidad de vida de las personas y la competitividad de Europa”

Es lo que ha afirmado la responsable del proyecto, Pauline Bryce, durante el acto de ayer en el CaixaForum de Barcelona. El proyecto europeo cuenta con un presupuesto de 22,2 millones de euros y en 3 años y medio ha subvencionado 60 autobuses y cargadores eléctricos en 10 ciudades europeas.

Barcelona fue en 2014 la primera ciudad europea seleccionada por este proyecto impulsado desde la Comisión Europea.

  • En su primera fase, se estrenaron los dos primeros autobuses (de 12 metros de longitud) 100% eléctricos (ambas unidades, de carga nocturna) de la capital catalana. Fabricados por la empresa vasca Irizar i2E, los dos vehículos han prestado servicio en dos líneas de TMB por las que ya han recorrido más de 55.000 kilómetros cada uno.
    -
  • Es después de instalar dos estaciones de carga en las cocheras de TMB, cuando se da un paso hacia adelante y se instala ahora este primer cargador para autobuses en la calle.
    - 
  • Los dos nuevos autobuses presentados ayer, de 18 metros y con capacidad para 110 pasajeros, han sido fabricados en Polonia por la empresa Solaris, concretamente del modelo Urbino E18. que continuarán en la denominada “marcha en blanco“ (simular el servicio habitual de una línea, pero sin pasajeros). En esta etapa, además, se acaba de formar a los conductores para conducir estos vehículos, que traen diversas innovaciones tecnológicas.
    -
  • La línea de autobuses metropolitanos que se beneficiará -desde el mes de noviembre- de este sistema es la H16, que une el Fórum de Barcelona con la Zona Franca, trazando una línea paralela al mar que pasa por Poblenou, la Vila Olímpica, plaza Cataluña y plaza España, de unos 12 kilómetros de longitud.
    -
  • Entre las ventajas de este sistema, además de la rapidez en la carga, está también el hecho que permite que la batería del autobús sea más ligera y pequeña, y como consecuencia, tenga un coste menor. Este modelo de estación, igual que los otros, está pensado, además de para alimentar autobuses, para vehículos de servicio, como por ejemplo, camiones de limpieza o mercancías.

“La movilidad eléctrica no es una visión futurista. Es el presente, y ya la tenemos aquí”, ha afirmado la regidora de movilidad y presidenta del TMB, Mercedes Vidal. En Barcelona, al año mueren 3.600 personas a causa de la contaminación, “unas cifras escandalosas”, según Vidal, quien ha asegurado que la voluntad del Consistorio es convertir a la ciudad en “un referente mundial de la movilidad sostenible”.


La capital catalana ha incumplido sistemáticamente la directiva europea de concentración de NO2, un gas que, según la Agencia de Medio Ambiente de la UE, provoca cada año más de 25.000 muertes prematuras en España, 430.000 en Europa. En 2015, los 12 los puntos de control instalados en la capital catalana incumplieron la directiva, sobre todo por la circulación de vehículos diésel, principal foco de emisión de este contaminante.

TMB explica que desde hace años “el servicio está transformando la línea de autobuses para hacerla más sostenible”. Actualmente, la empresa pública cuenta con una flota de 159 unidades híbridas (el 15% de la flota operativa), que permiten reducir hasta en un 85% las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Para 2019, la empresa pública se ha comprometido a aumentar en 330 unidades la flota. Una medida con lo que se prevé reducir hasta mil toneladas las emisiones de CO2 al año.

La nueva generación de motores diésel, diseñados bajo las normativas comunitarias, debe emitir hoy un 28% menos de monóxido de carbono que los motores de hace 15 años. Hector Olabe, director de la primera empresa que fabricó los tres primeros autobuses 100% eléctricos de Barcelona, opina sin embargo que las nuevas normativas comunitarias no son suficientes para la reducción de la contaminación y la mejora de la calidad de vida en las grandes metrópolis.
"Es necesario que un vehículo eléctrico sustituya a uno diésel”, ha afirmado en el acto de presentación, durante el que ha aportado una cifra muy llamativa:
“La reducción del parque diésel en las ciudades contribuye a una reducción del 37% en los costes de la Seguridad Social”

La directora de Solaris, Ana López Ballesteros, ha agradecido al Ayuntamiento de Barcelona que haya elegido el camino "más difícil". Y les ha instado a convertir a esta ciudad en una de las capitales verdes del mundo. No sin antes recordar al polaco Krzysztof Olszewski, fundador de la empresa, quien hace 20 años dijo una frase por la que muchos, ha dicho López, le tildaron de loco:

El diésel ha muerto
_______________________________

Proyecto ZeEUS (Zero Emission Urban System)

El proyecto ZeEUS, financiado por la Unión Europa, se desarrollará entre noviembre de 2014 y abril de 2017. Con el objetivo de extender la movilidad eléctrica a los transportes urbanos de las ciudades, desde ZeEUS se están realizando pruebas con diversas tecnologías de autobuses eléctricos o híbridos ecuables y diferentes soluciones de carga en un total de 20 ciudades europeas. Juntamente con Barcelona, participan Münster i Bonn, en Alemania; Londres y Glasgow, en el Reino Unido; Caller, en Italia; Estocolmo en Suecia y Pilsen, en Chequia. La finalidad de las pruebas es validar las ventajas económicas, ambientales y sociales de este sistema para valorar su viabilidad. 

Fuente e imágenes: El Paishibridosyelectricos.comelperiodico.com,
CincoDias.comamicsdelbus.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: