28 de diciembre de 2015

Soluciones para los asientos "resbaladizos" de los buses urbanos de Coruña: Por el buen camino!

Habida cuenta de la polémica sobre la escasa "adherencia" y lo resbaladizos que resultan los asientos de plástico de los buses urbanos de más reciente incorporación, podemos comunicaros que hay novedades al respecto!

Somos muchos los que hemos experimentado esa sensación de "flotabilidad" y deslizamiento, tanto con vaqueros como con ropajes de diversos tejidos. Y todos conoceremos a alguien que si no ha acabado con sus posaderas en el suelo del bus, en curvas como la de los Salesianos o la de la Cuesta de la Unión, poco le habrá faltado. En esas en las que se va acumulando cierta cantidad de energía centrífuga, que nos tira tira "hacia afuera" de la trayectoria de la curva, lo cierto es que no es preciso que el autobús vaya muy rápido. Las quejas son generalizadas, ciertamente...


Recordemos que desde la época de los MAN más nuevos (los de la estética Lion´s City, llegados a partir de 2012) y los más recientes Mercedes Benz Citaro C2 (desde 2014), los asientos que nos encontramos en los autobuses son "de plástico" -como soléis describírnoslos-.

Esto es así por razones de limpieza e higiene (y seguramente económicas). Claro, ello trae consigo el "pequeño inconveniente" o la curiosa característica de que... "resbalan", lo cual se ha convertido en un problema delicado.

La quejas han llegado inevitablemente a oídos de la concejalía de Movilidad del ayuntamiento regentado por La Marea, y su representante en el Concello ha considerado necesario tomar algún tipo de medida. La Compañía de Tranvías también estaba encima de esta circunstancia. Y si bien los ocho autobuses nuevos presentados hace una semana incorporan igualmente asientos "de plástico", ya están abocados a ser modificados en la medida de que se ha de solucionar el inconveniente. 

Y en qué consiste esa solución? 

Sencilla y simple: se trata de adherir al asiento y respaldo una porción de tapizado a modo de "cojín", de tal manera que vuelva a recuperarse la estética (y la comodidad) de los asientos de los buses más veteranos o algunos de los últimos MAN de la anterior generación (378 a 387), como veis en esta imagen del interior de uno de ellos:


O la estética de los buses más antiguos, ya fuera de servicio; en la imagen, en una semana de la Movilidad:



El número de buses afectados es de 32, correspondientes a las tres ultimas remesas: son 20 vehículos MAN y otros 12 Mercedes Benz Citaro C2 (entre rígidos y articulados indistintamente).

Solución provisional previa:

Entretanto no se lleva a cabo por completo la modificación, prevista en su totalidad para finales de mayo de 2016, os encontraréis a bordo de esos vehículos con una solución de "anclaje provisional al asiento", solución bastante curiosa pero efectiva, y que, por cierto, se suele utilizar en algunos autobuses de transporte público con ciertas carencias de países de Sudamérica, para con los niños, por ejemplo. 

A semejanza de la imagen, se trata de unas "cinchas ventrales", una especie de cinturones de seguridad pequeños, de unos 60 cm, parcialmente elásticas, que se engancharían de manera muy sencilla en los laterales del asiento, colocándolo previamente por encima del abdomen. Los extremos traen un sistema de anclaje (hay dos variedades, una de ellas, regulables) y son los extremos los que se enganchan en una pieza situada en los bordes laterales de cada asiento. O sea, para que nos entendáis,es como la parte del cinturón de seguridad de un coche que nos pasa por encima del vientre

No es un cinturón de seguridad al uso, lo sabemos. Y no lo es por la dificultad que entrañaría acometer la instalación de los mecanismos propios de un cinturón completo en todos los asientos del bus. Así, quien se vea en la necesidad o prefiera utilizar este método, podrá hacerlo o no voluntariamente, de cara a sentirse más seguro en el trayecto.

Ello nos mantendría sujetos evitando que nos caigamos por el efecto resbalamiento. Estas "cinchas" las encontraremos en la zona central del bus, apoyadas en una especie de colgador que se habilitará en la zona de las sillas. Hay que coger una por viajero que vaya a ir sentado y colocarla en el momento de sentaros. Así iréis más seguros. Antes de salir la dejaréis en el mismo lugar.


Para evitar problemas de "desaparición" del material, ojo, porque tienen un sistema de alarma que empezará a pitar en el momento de atravesar la puerta de salida; por si os bajáis "sin querer" del bus con ella.

Algún simpático sugería por nuestras redes que se "amueblase" el interior de los buses con otro estilo, más acogedor y más "hogareño". Obviamente, va a ser que no... xD


Ya es serio, en la siguiente imagen podéis ver lo que se gasta en otros autobuses de otras ciudades (sea uno u otro el carrocero): la tendencia es simplificar, por razones de higiene y limpieza, como os comentábamos antes:


En fin, ya nos contaréis qué os parece la propuesta y sobre todo, la solución provisional de la "cincha" en cuestión...

Fuentes: Blog Busurbano, Concello da Coruña, Tranvías Coruña

1 comentario:

  1. Ya os cantaré si funcionan. Espero que si. Pero es una solución. Hay que esperar a ver si es efectiva.
    Esperaremos.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: