10 de diciembre de 2010

Los taxistas, no muy contentos tras el intercambio de parada con la del bus en Cuatro Caminos.

Ya hace casi seis meses desde que la Concejalía de Movilidad decidiera intercambiar las posiciones de las paradas de taxis y las de buses en Cuatro Caminos. Ya entonces el gremio del volante había vaticinado que resultaría perjudicial para sus intereses, porque en esa posición resultaban más visibles para los viajeros y, además, porque obligaba a dar menos vueltas según el destino que hubiera que tomar.

Desde luego, lo hemos notado. Esta parada es menos productiva que antes”, lamentó el presidente de la asociación Teletaxi, Manuel Sánchez Quindimil. Una opinión que rubrica su colega de Radiotaxi, Leopoldo Villa, que añade que “desde el cambio, ya no es igual, y siempre se dijo que se iba a notar porque es una parada emblemática”.

Pero determinar hasta qué punto la bajada en el número de viajeros viene determinada por el cambio de localización (unos cincuenta metros, a fin de cuentas) y cuánto tiene que ver con la coyuntura económica, que afecta al sector del taxi como al que más, es difícil. En cierta medida el cambio queda compensado porque se permite a los taxistas ocupar su antigua parada por la noche, una vez finaliza el servicio de bus urbano.

Sobre todo a los taxistas les preocupa perder a los que no son habituales de la zona. Es decir, a los turistas, que son uno de sus clientes más importantes. Por otro lado reconocen que otra actuaciones del Ayuntamiento les han beneficiado, como la reapertura de la parada del Obelisco. “Es una de las más importantes, sobre todo porque está cerca de las calles peatones más transitadas”, explicó Villa.

El Ayuntamiento, además, se encargó de trasladar el teléfono del taxi cuando trasladó la parada, encargándose de todos los tediosos trámites con la empresa telefónica, pero Quindimil considera que, en todo este asunto, su colectivo ha salido perdiendo: “Nos sentimos un poco abandonados, la verdad”.

Por otro lado, no todo el mundo está descontento con la nueva situación, por ejemplo: los negocios más cercanos a la parada de bus, como la agencia de viajes Wanderer o la delegación de Lotería La Favorita. “La gente que espera que se acerca al escaparate y echa un vistazo a las ofertas, y eso es bueno. Más nos perjudicaban las obras de General Sanjurjo porque nos tapaban el escaparate”, comentaron en la agencia.

En cuanto a La Favorita, el tener la administración de lotería tan cerca anima a muchos a aprovechar para probar suerte. Otros en cambio la utilizan para conseguir cambio para el bus. “En general, no nos ha perjudicado”, explican en la delegación. Incluso puede que les haya beneficiado un poco.

Fuente: El Ideal Gallego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios busurbanos...: