23 de noviembre de 2015

#DOSSIERbusurbano > #TarjetaMillennium Gate 2015: Todos exigimos soluciones a un problema... que no es de ahora.

Los usuarios, los primeros
... y los más afectados.
El concello, por la cuenta que le tiene.
La oposición porque es su papel.


Vamos a atacar en esta mañana de lunes, antes de nada, el tema que viene siendo actualidad busurbana estas semanas, dejando para más tarde cualquier puntualización o comentario.

Pasamos a transcribir y adaptar a nuestro modo busurbano las informaciones de las diversas fuentes locales. Este es el cóctel-resumen de la actualidad que nos llega a través de ellas, a través de otros medios y a través de vuestras -y nuestras- experiencias como usuarios.
  • El hecho en sí:
Hace casi un mes (a finales de octubre) el alcalde de A Coruña anunció la carencia de tarjetas Millennium tanto para nuevas expediciones como para renovaciones. Así pues...:
> No hay Tarjetas Millennium para expedir.
> No hay existencias.
> La empresa que las fabrica no tiene.
> Ni cheirarlas nuevas...
> A apuchinar 1,30.
> Y a esperar, a ver si esta semana...!

  • Los afectados y las consecuencias a varios niveles:
El hecho de que no haya Tarjetas Millennium disponibles afecta a dos tipos de usuarios:
    • Unos, los que estuviesen pendientes de renovar su Tarjeta Millennium, fuere por malfuncionamiento o pérdida, que se ven colgados de tal modo que, en vez de continuar pagando alguna de las tarifas bonificadas, han de desembolsar ese euro y treinta céntimos en moneditas que a día de hoy sólo lo paga un turista o un viajero ocasional, por ejemplo...;
    • ... y otros, los que soñaban con expedir por primera vez la suya y estrenar alguna de las dinámicas de pago bonificado, que asisten impotentes a una espera incierta.

Ya sabéis en qué realidad se está traduciendo esto:

En que actualmente hay cientos de usuarios afectados que se desplazan en bus haciendo dos, tres, o incluso cuatro viajes diarios en el urbano y/o en los metropolitanos, que están viendo cómo se les esfuman las bonificaciones a las que tienen derecho -algunos de ellos, tarifas sociales con importantes descuentos- y cómo esta situación les está suponiendo una cantidad importante de euros a la semana, al mes...
Casos reales más delicados: Un desempleado o un estudiante, una persona con movilidad reducida o un pensionista, afectado por la carencia de tarjetas, cuya tarifa social bonificada es actualmente de 0,33 euros, estaría pagando durante estas semanas el billete en metálico a 1,30 euros. ¿Quién les restituye los otros 97 céntimos que están pagando "por el belfo"...? (...) 
Vamos más allá: ¿Quién se los restituye cada una de las veces que falla la Tarjeta Millennium... desde el siglo pasado? (sea en las Metropolitanas o en las Millennium)

Claro, el tema se complica y se hace más flagrante en aquellos casos en los que, merced al número de viajes que realizan al mes, se viesen favorecidos por la modalidad de Tarifa Plana existente a día de hoy.

Ya sabéis: para "acogerse" a ella hay que realizar un número mínimo de viajes, 70 o 44 según se trate de modalidad de bonobús social o el estándar. Y no computan los pagos en metálico; solamente los efectuados con la Tarjeta!

Bajo las circunstancias actuales, la influencia en algunas las economías podría estar siendo bastante notable...


A partir de datos del pasado año, se ha cifrado un número aproximado de afectados cercano a los 2.500, desde el anuncio de la situación. Para ese cálculo, cuya fiabilidad desconocemos, se tomó como referencia la media de cien tarjetas expedidas por día de 2014.

Pero sabéis que no solamente afecta a los usuarios del bus urbano: También se ven privados de la comodidad del pago los usuarios del aparcamiento regulado, la ORA, tan en boga últimamente en las noticias locales...

Así, seguramente habrá algún damnificado más, alguien que use el servicio de bicis de BiciCoruña u otros que se sirvan de su Tarjeta Millennium en las bibliotecas municipales.

A otro nivel, hablando concretamente de los malfuncionamientos del cartón, ni que decir tiene que hay más daños colaterales, tanto en personas como en desarrollo normal del servicio. Es decir, tanto afecta a los conductores de los buses como a los horarios y las frecuencias, aunque os parezca que no.

Al fallar las tarjetas y demorar el paso por cobro por pasajero, el tiempo en las paradas es mayor. Segundos. Pero multiplicad -por ejemplo- por tres cuartos del total de paradas de una línea. Esos pueden ser minutos muy valiosos en un servicio!

Ah! Que se nos pasaba!:

Y qué nos decís de los transbordos!?? Actualmente, solamente con la Tarjeta Millennium es posible enlazar otro bus tras el primero, gratuitamente, para realizar un trayecto que con una sola línea nos sea imposible cubrir.
Caso real posible: Un usuario estándar que tenga su Millennium funcionando y con la tarifa estándar (0,85 cts.) pagaría por un viaje en dos buses (transbordo gratuito) esos 85 céntimos. Si le ha coincidido mal y está sin Tarjeta -o simplemente le falla cualquier otro día-, le sale en 2, 60€! O sea, 1,75€ más! 

Y no digamos una persona con bono social (0,33€) en esa misma situación: la diferencia por viaje, lo que paga de más, haciendo el mismo transbordo, se va a los 2,27 euros! ¡2, 27 euros de más! (...) Una barbaridad si lo hace 5 días laborables en ida y vuelta! (os dejamos calcular a vosotros...) 

Por todo ello, el problema con las tarjetas Millennium no es baladí. Ni lo es ahora ni lo era en épocas precedentes.

  • La causa del problema actual...
El escándalo viene derivado de la entrada en liquidación -a inicios de año- de la firma que fabricaba las tarjetas y su posterior adquisición por parte de otra sociedad (la Millennium estuvo siempre vinculada a una única empresa, al estar dotada de un circuito de fabricación y un software específicos, y claro.......).

El alcalde, Xulio Ferreiro, incluso se remontó más allá y achacó el problema con la tarjeta a una "mala planificación" desde el momento en que se eligió, ya que este medio de pago "utiliza un sistema que origina muchísimos fallos", a lo que se une que la fabricaba esa única empresa, que quebró. Su tecnología fue adquirida por una compañía alemana que es la que ahora se retrasa en el suministro de las tarjetas.

Ferreiro ha pasado rozando una de las claves que comentaremos al final del post...

  • Voces claman... y reclaman.
Las primeras protestas, las de los usuarios, que se ven impotentes por un episodio más de incidencias con las Tarjetas Millennium, en esta ocasión de más entidad que los habituales malfuncionamientos cotidianos.

Y a continuación, las de los partidos políticos que en el pasado han gobernado, hoy en su rol de oposición. Las ideas de "los unos" y "los otros" vienen a compactarse en las siguientes:
>>> La alternativa que proponen unos es la de distribuir sin coste, desde las oficinas municipales, la tarjeta metropolitana (expedible en Abanca, con una tasa de 2 euros por expedición y 0,85 euros de coste de viajey abonar los descuentos a sus beneficiarios. Y exige al alcalde Xulio Ferreiro soluciones en lugar de pedir disculpas.
>>> La alternativa de los otros... bueno, realmente no plantean ninguna. Solamente exigen que el concello actual adopte “una solución urgente a este problema real, que sufren los ciudadanos y que afecta a la movilidad de la ciudad y que supone un importante daño económico a los viajeros, para el que no vale recurrir al pasado y sí asumir responsabilidades y poner los medios para que no se repita en el futuro”.

Como no, seguimos asistiendo a las reivindicaciones de los usuarios para que el concello solucione el problema. Y a los que se unen los anteriores representantes de la movilidad coruñesa.

Os dejamos acá una muestra de nuestro parecer al respecto del espectáculo al que estamos asistiendo. Nos parece entre injusticia y burla...:



  • Remedios/soluciones/alternativas:
    ¿La tarjeta Metropolitana...? Puess....
Pues como solución, aunque transitoria y provisional, ya la teníamos también nosotros en mente. De hecho, es nuestro Plan B cuando la Millennium nos deja tirados miserablemente... ;-)

El caso es que podría ser "arreglo" para los usuarios "estándar". Pero en el caso de los colectivos sociales, es imposible adaptarles esos descuentos de manera que escolares, pensionistas, discapacitados y jubilados paguen esos 0,33 euros por viaje (o universitarios, sus 0,30€, que no lo habíamos mencionado).

Peeeeeero..., según el Concello, resulta que... la Tarjeta Metropolitana tampoco está disponible porque su fabricante es el mismo que el de la Millennium! Tate! Con lo cual, todo queda en agua de borrajas...

De hecho, es peor todavía, ya que se suman afectados! Con lo cual, no hay solución posible ante esta situación. Sólo queda reclamar, pero la cuestión, como hemos comentado en este blog decenas de veces, es que la letra pequeña "no contempla" responsabilidades ni compensaciones por parte de los responsables de las Tarjetas, al menos en lo que respecta a fallos y malfuncionamiento. Es más: el coste de la renovación, por ejemplo, corre a cargo del usuario!

Hay que reclamar.
No nos quejemos exclusivamente!
Es lo que nos queda.
(el pataleo es a mayores)

(...)
  • ¿Cuándo estarán esas tarjetas finalmente...?
El 27 de octubre saltaba la alarma: unos días sin tarjetas... El 11 de noviembre, el alcalde, Xulio Ferreiro, anunciaba que los problemas de suministro se resolverían a la siguiente semana ; pero no.

El gobierno local, preguntado al respecto el miércoles 18, evitó contestar a cuándo volverán a estar disponibles las tarjetas y tampoco facilitó datos de cuántas se solicitaron desde el 26 de octubre, cuando dejó de expedirlas.

Las emisoras de radio locales y los teléfonos de información (010, Tranvías) eran los lugares donde los usuarios afectados daban cuenta de su indignación y sus dudas. En las oficinas de expedición (Fórum Metropolitano, oficinas de María Pita y Estación de Autobuses, centros cívicos...) los funcionarios advertían a los usuarios que "de momento, nada".

También quiso destacar el Ejecutivo municipal que se encuentra limitado para corregir esta situación, que se mantiene desde hace casi un mes, porque solo existe un fabricante de este modelo de tarjeta, por lo que defiende la puesta en servicio de otra más fiable.

  • Las pifias de la Millennium.
En la ciudad hay cerca de 200.000 tarjetas Millennium, permiten pagar el autobús, la ORA, entradas deportivas, los museos y otros servicios.
(Ah, ¿esto también...???)

"Un sistema con un alto porcentaje de error que se ha mantenido durante años".  Las tarjetas tienen un porcentaje de error del 7 %, similar al de las de crédito o débito, pero su uso continuado dispara el número de «averías» permanentes que sufren y que obligan a sustituirlas continuamente.

Hay que recordar que no es la primera vez que escasean las tarjetas:

Y en estas estamos:
el muerto le ha tocado al nuevo xD


  • Lo último: Indemnizaciones
El alcalde anunció que el Gobierno local estudiará la exigencia de una indemnización a la empresa fabricante de la tarjeta Millennium por incumplimiento de contrato ante los sucesivos retrasos en la entrega de esas tarjetas:
“A xente ten toda a razón do mundo para estar enfadada, como o Goberno local está enfadado”

El regidor pidió «perdón» a los usuarios afectados y lamentó que los anteriores anuncios de que volverían a expedirse tarjetas a la «semana seguinte» no se cumpliesen.

El mandatario incidió en que se trata de un “incumprimento” y, por lo tanto “haberá unhas indemnizacións”. Consideró que hubo una “mala planificación desde o principio”, se optó por un sistema que “da moitísimos fallos” y que “só fabrica unha empresa no mundo e que despóis da en quebra”.

Dicho esto, Ferreiro avanzó que el Ayuntamiento “unha vez solucione o problema puntual coa subministración de tarxetas, traballará para substituír o modelo por outro que funcione mellor e non se estropeen como unha escopeta de feira.
____________________________
  • Planteamiento busurbano:
Analizada y "deshuesada" la cuestión, solamente queremos añadir que el titular completo, y que resumiría bastante más apropiadamente la situación, asistiendo a lo que estamos asistiendo, y teniendo la referencia de la Historia Busurbana como respaldo -verbigracia, este blog y la "maldita hemeroteca" de turno- podría ser algo como lo siguiente:

"Representantes de los partidos que han gobernado anteriormente ponen el grito en el cielo por un problema achacable en origen a unos y no solucionado cuando se debía por los otros; y todos reclaman ahora "soluciones y compensaciones" que ninguno de ambos articuló cuando les tocó la misma china"

Pero comprenderéis que no nos cabía arriba... xD

Ahora es cuando venía el comentario de turno, desgranando algun episodio concreto al que hemos asistido -y participado- en la red social twitter.

Pero vamos a obviarlo.

Al menos de momento ;)

Nos quedamos con los "gestos", que son los que en verdad retratan objetivamente.

Salvamos y dejamos a la vista, eso sí, uno de un seguidor de nuestro twitter @BlogBusurbano, que sí sabe de qué va la cosa, y al que agradecemos lo oportuno de su tuit (y no "oportunista", como en otros casos...;).


XD Los que nos conocen saben de qué palo vamos. Y algo apostaríamos a que algunos de los que nos "dedican tuits" ni siquiera huelan un bus... xD

Y ahí lo dejamos, como decimos, "de momento". Solamente aguardamos que se solucione este problema, se compense a los afectados y se ponga un remedio digno a este sistema de pago del bus que tantos problemas vienen dando al cabo del tiempo.

Un afectuoso saludo al Señor Pepe, tan citado en twittter en fechas recientes...! ;-)

Fuentes: El Ideal Gallego, y 2 , La Opinión de A Coruña 1 y 2 y 3 , La Voz de Galicia,  y 2
Imágenes: Ibáñez, gstatic .com, marcaladiferencia.com, Blog Busurbano


Más fuentes: La Voz de GaliciaLa Opinión de A Coruña

7 comentarios:

  1. Eso pasa bastante...lo de que no vaya la tarjeta en el bus...y lo peor es cuando falla en un trasbordo que tienes a coste 0€, y te hacen pagar...además que lo de las tarjetas que solo se puedan recargar en abanca en horario de oficina si no tienes cuenta, tampoco está bien. Debería poder recargarse como los móviles, en cualquier cajero. Por no hablar de las tarjetas de abanca metropolitanas, que si te fallan te hacen pagar una nueva o pierdes todo el dinero que tengas porque no te lo devuelven, y son las que más fallan...menuda cara!

    ResponderEliminar
  2. Lamentable el hooliganismo político de aquell@s que tuvieron cuatro años para ocuparse de los problemas del Sr. Pepe y no hicieron absolutamente nada, pero ahora se acuerdan del tal Sr. Pepe para utilizarlo como arma arrojadiza.

    ResponderEliminar
  3. Lembro xa o comentara fai tempo, que as tarxetas non é que fallen senón que están caducadas e unha vez caducadas é cando empezan a fallar, eu decateime cando a intentei usar para pagar o servizo da ORA e púxome na pantalla do terminal que estaba caducada, xusto estaba na estación de autobuses, e alí comentaronme que moita xente non sabía que andaba coa tarxeta caducada porque nela non pon a data de caducidade, pois eso que moitas tarxetas deixan de funcionar porque están caducadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hombre no... no habléis de oídas que luego se confunde a la gente. Las tarjetas NO caducan.

      Eliminar
    2. Arbitrucho non falo de "oidas", falo por coñecemento dos feitos, as tarxetas teñen data de caducidade. Dígoche o que me pasou ca miña, e que xa comentei no seu día aquí, empezoume a fallar e non sabía o por qué e dinche o de sempre se a puseches ao lado do movil, etc. Pero un día cando fun pagar a ORA con ela, xa que tamén uso o monedeiro municipal, (cousa que pouca xente utiliza), no terminal da ORA poñía que a tarxeta estaba caducada, co qe non puiden pagar a ORA -esto foi na estación de autobuses-, polo que fun a oficina municipal que está alí dentro e dixéronme que as tarxetas tiñan data de caducidade, agora non me lembro pero creo que eran dous anos, e informarónme de que eles o sabían, pero os usuarios non, porque as tarxetas non poñían esa data. Non sei se iso coas novas non pasa.
      Pero esa é a explicación que me deron de porque dun día para outro as tarxetas empecen a fallar.
      Non o digo de "oidas" o digo por a propia experiencia. Derónme outra nova na que tiven que esperar 24 h. para o traspaso do saldo.

      Eliminar
    3. Pues estás mezclando unas cosas con otras y corectas con incorrectas, así que o hablas de oídas o te han informado mal, pero me extraña que funcionarios que se pasan la vida repitiendo lo mismo se inventen una cosa semejante... Si me permites te lo explico: las tarjetas NO CADUCAN; sin embargo, al programarlas para la ORA, por ignotas razones informáticas, es necesario indicarles una fecha de inicio y de fin de funcionamiento. Esa fecha es virtual y sólo para los parquímetros; aunque se suelen colocar plazos largos para evitar problemas, en tarjetas 'longevas' puede alcanzarse esa fecha y entonces los parquímetros loquean muestran ese mensaje de error. ¿Está la tarjeta caducada, ya no funciona? NO, es un asunto de los parquímetros. ¿Tiene arreglo? TAMPOCO, por eso no queda más remedio que hacer otra. Falta de planificación, si lo quieres ver así... me imagino que se pensaron que las tarjetas llegarían al final de su vida útil antes de que surgiese este problema 'parquimetril'.

      Y ojo, que esto que comento es sólo en los parquímetros, por lo que si te falló en el bus fue por otra razón como les pasa a tantos usuarios. Repito una vez más, las tarjetas NO CADUCAN.

      Eliminar
  4. Atención! Yo he ido hoy a la estación de autobuses a darla de baja por robo y ya tienen existencias! Ya me han dado mi nueva millenium!

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: