25 de abril de 2011

El uso de la Tarjeta Millennium social sube un 35% en 5 meses. ¿Será porque la recomendamos?

Las cuentas de la Concejalía de Movilidad reflejan que en los últimos meses, los usuarios del bus urbano están empezando a usar cada vez más la tarjeta social, que permite abaratar el transporte para jubilados, parados, escolares y universitarios. Concretamente, desde octubre hasta marzo, las cuentas arrojan un aumento del 35% en el número de viajes pagados por la tarjeta social. En total, siete millones de viajes de 22.

El que cada vez más viajeros recurran a esta versión de la tarjeta Millennium puede ser entendida como una medida de ahorro contra la crisis, sobre todo teniendo en cuenta que los parados pueden beneficiarse de ella. Es cierto que existen otros factores, como la creación del billete único para el área metropolitana, pero los expertos hacen hincapié en el hecho de que el cambio comenzó en octubre, mientras que esta medida se puso en prácticas a comienzos de febrero.

Comparando el uso de la tarjeta del bus para escolares, pensionistas y parados en el primer trimestre de 2011 frente a 2010, las cifras son claras:

Enero 2011 >> 298.759 viajes; 2010 > 256.885
Febrero 2011 > 304.517 viajes; 2010 > 255.611
Marzo 2011 >> 344.842 viajes; 2010 > 302.484


La más barata de las tarjetas sociales la disfrutan los universitarios, porque la Universidad subvenciona parte del importe, pero en su caso el aumento en el uso ha sido menor, aunque también se ha podido constatar, sobre todo en marzo, cuando la emplearon para viajar más de 4.500 veces más que en marzo de 2010. Unas cifras que resultan bastante impresionantes, a juicio de los técnicos municipales.

Para la Concejalía de Movilidad, de la que es responsable Yoya Neira, estos datos refrendan su política de subvenciones al transporte público, que tuvo que defender durante la última subida, en diciembre del año pasado. Ya entonces Neira había descrito como un compromiso del gobierno local mantener la tarifa social de la tarjeta Millennium. Desde el 1 de enero, abonar el coste del billete en metálico supone 1,14 euros, en vez de los 1,10 que costaba el año anterior pero la tarifa social es de 0,26 céntimos.

La general, es decir, la que se paga cuando se emplea la tarjeta Millennium normal, subió dos céntimos, con lo que pasó de 0,69 a 0,71. A pesar de que la subida era lo más baja posible, muchos viajeros se quejaron de que se siguieran subiendo las tarifas cuando el Ayuntamiento pretende reducir la presencia del transporte privado en las calles. La Concejalía de Movilidad había respondido que existía un gran número de usuarios que no aprovechaban sus ventajas.

Fuentes de la Compañía de Tranvías reconocen que “hay pocas ciudades en las que el transporte esté tan barato y subvencionado como en A Coruña”. En realidad, la fórmula matemática que se emplea para calcular la subida habría obligado a aumentarla 6 céntimos, pero el gobierno local lo rebajó a 4.

Aquellos que reúnan las condiciones y deseen sacarse una de las tarjetas sociales, deben acudir al mostrador de las oficinas del Ayuntamiento en la estación de bus. (...)

Un detalle importante: Puntualizar que en las oficinas del Ayuntamiento y del Parque Europa también se hacen las tarjetas sociales. Es decir, que hacen TODAS las diversas gestiones de la tarjetita. Así que ya no hay nadie que tenga que ir obligatoriamente a la estación de autobuses si no quiere, hay varias alternativas.

Hasta ahora, el uso de la tarjeta Millennium era irregular y solo era mayoritario dependiendo de en qué linea se viajara. Los conductores de los buses, por ejemplo, señalaban que los que viajaban a barrios periféricos como Novo Mesoiro y Los Rosales la empleaban más, hasta en un 80% de los casos, mientras que en otras líneas su uso descendía, un fenómeno que se achaca a que la población de estos barrios es más joven que asume las nuevas iniciativas con más facilidad. Sin embargo, la crisis obliga a modificar los hábitos de consumo.

Fuente: El Ideal Gallego

3 comentarios:

  1. La tarjeta Milenium está bien, pero yo ya es la quinta vez que tengo que ir a cambiarla a la estación de autobuses, y me tiro allí mínimo de dos horas, porque hay una cola impresionante no sé porqué.

    La primera vez vale que la tenía cerca del mobil pero las siguiente no salieron de la cartera ni rozaron aparato electrónico alguno, y la última me duró exactamente dos semanas, no me parece muy normal

    ResponderEliminar
  2. Mittens, si nos permites una indicación basada en experiencias propias, te recomendaríamos que acudieses preferiblemente a las oficinas del Parque Europa o a las del Ayuntamiento. Lo habitual es que estén más desocupadas que las de la Estación de Autobuses.

    En cuanto a la durabilidad de las tarjetas... nos toca a todos de cuando en vez tener que ir a cambiarlas, con las consiguientes molestias.

    ResponderEliminar
  3. Mittens, as tarxetas non só se estropean por levalas preto do móbil, senón que tamén influe que vaian preto dalgún imán como os que soen levar as carteiras ou bolsos. Ten coidado se ese é o teu caso, xa que vas ter que trocala máis veces.

    Con respecto ás ringleiras para cambialas decirche que as oficinas do Parque Europa están case sempre baleiras, os meus pais foron sacala e dixénlles que fosen alí en cinco minutos xa saían con elas no peto.

    ResponderEliminar

Comentarios busurbanos...: